INTERNACIONALES

Pone Italia venta de central siderúrgica de Ilva

5 de Enero de 2016.- Italia ha puesto a la venta la planta siderúrgica del grupo Ilva, en Taranto (sur), el complejo industrial dedicado al acero más grande de Europa y, desde hace años, afectado por todo tipo de polémicas económicas y ambientales.

El Gobierno y la compañía publicaron hoy en la prensa nacional e internacional un anuncio en el que invitan a posibles compradores a «manifestar interés por los complejos empresariales del grupo Ilva» antes del próximo 10 de febrero.

La ministra de desarrollo económico, Federica Guidi, ha firmado además el decreto con el que autoriza la operación, dirigida a traspasar las diferentes plantas de la siderúrgica, lo que podrá realizarse mediante compra o alquiler con derecho a compra.

Tiene como objetivo «preservar la continuidad operativa de los altos hornos, con garantías idóneas del mantenimiento de adecuados niveles ocupacionales».

También «desarrollar la relativa producción siderúrgica en Italia y permitir la implementación de medidas para el cuidado medioambiental y de otras inversiones necesarias u oportunas para optimizar las plantas productivas».

Después de que se manifiesten las empresas compradoras -tanto individuales como participadas- comenzará el proceso de estudio de sus propuestas, en una operación que tendrá una duración prevista de cuatro años.

El presidente de la región de Apulia, Michele Emiliano, celebró la decisión del Gobierno de vender a privados la planta y abogó por encontrar un comprador que «continúe produciendo y dando empleo sin matar y enfermar a los ciudadanos» de la región.

La planta de fabricación de acero de Ilva es la mayor Europa, con una producción de cerca 10 millones de toneladas de acero al año, en la que trabajan casi 12,000 personas, la mayoría suspendidas de empleo y sueldo.

Actualmente se investigan varios casos de problemas medioambientales, contaminación de productos alimentarios, presunta omisión dolosa de asistencia en caso de incidente laboral o daño agravado de bienes públicos, entre otras acusaciones.

Y es que diversos estudios acusan a los altos hornos de haber provocado tumores a la población y de producir el 93 % de todas las emisiones de partículas tóxicas en Italia.

El Gobierno italiano llegó incluso a intervenir la acería y a nombrar tres comisarios para gestionar la situación: Piero Gnudi, Corrado Carruba y Enrico Laghi.

El presidente del Gobierno Matteo Renzi quiere regenerar la zona y por esa razón ha lanzado esta oferta, aderezada con una serie de préstamos económicos para facilitar la operación.

El 4 de diciembre el Consejo de Ministros italiano decretó un desembolso de 300 millones que, sumados a los 800 millones que figuran en los Presupuestos para el 2016, deberán «agilizar el traspaso» de Ilva, aunque el comprador deberá devolver este dinero.

Estos préstamos han sido considerados por la Comisión Europea como «ayuda de Estado» ilegal, al afectar a la competencia, por lo que ha abierto contra Italia un procedimiento de infracción, tal y como figura en un documento del 19 de diciembre firmado por la comisaria europea de la Competencia, Margrethe Vestager.

Con información de agencias

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba