INTERNACIONALES

Pide Siderurgia Europea a Bruselas frenar la competencia de acero Chino

31 de Mayo de 2015.- La industria siderúrgica Europea quiere que Bruselas ponga freno a la expansión del acero chino por el Viejo Continente.

Las importaciones desde el país oriental han crecido de forma notable durante los últimos años, casi al mismo ritmo que descendía la producción de ese material en las factorías ubicadas en terreno europeo.

La patronal de este sector, Eurofer, defiende que la china no es una economía de mercado, ya que, particularmente el sector siderúrgico, se encuentra fuertemente intervenido por el Gobierno.

La Unión Europea deberá definirse en unos meses y conceder a China, o no, ese estatus que le otorgaría una serie de ventajas a la hora de hacer negocios y que, defiende, perjudicaría a las empresas locales.

Esto ocurre, además, en un contexto en el que la demanda de acero comienza a recuperarse en Europa. Creció un 3.9% en el conjunto de la Unión Europea (UE) el año pasado. Pero, al mismo tiempo, las importaciones aumentaron un 20%, según la patronal española Unesid, absorbiendo la mayoría del crecimiento de esos nuevos pedidos en detrimento de los fabricantes europeos. Así que el acero chino, considerado en general de peor calidad pero más barato, cada vez tiene un mayor peso en el mercado.

En una reciente intervención en el Parlamento europeo, el líder de Eurofer, vicepresidente ejecutivo y responsable del área de salud y seguridad del gigante Arcelor-Mittal, Robrecht Himpe, defendió que la industria del acero china tiene un exceso de capacidad de producción fruto del apoyo gubernamental que ha provocado una oleada de exportaciones sin precedentes. «No merecen ser reconocidos como una economía de mercado por parte de la UE, simplemente porque este país no reúne las condiciones técnicas requeridas ya que las políticas del Gobierno chino sigue teniendo un papel importante en lugar de guiarse por las verdaderas fuerzas del mercado», señaló.

El director general de Unesid, Andrés Barceló, asegura que hasta el propio presidente chino Xi Jinping reconocerá que pese a que China ha recorrido en pocos años un grandísimo trecho está, hoy por hoy, lejos de ser una economía de mercado. Y basa su argumento tirando de datos. Según sus cuentas la superproducción de acero chino supone el 48% de lo que se fabrica a nivel mundial, debido exclusivamente a «que el Partido Comunista que han intervenido para construir el gigante siderúrgico que es hoy China». Según Unesid, las factorías europeas están en desventaja frente a las orientales, ya que las primeras están sometidas a una serie de requisitos legislativos y ambientales que no tienen las segundas.

Agencias

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar