Nacionales

Crece déficit de comercio de acero en Latinoamérica

30 de octubre 2012.- La estratégica industria del acero continúa con una tendencia deficitaria en sus exportaciones en todo el continente americano y en lo que compete al comercio de bienes manufacturados, afirmó Raúl Gutiérrez Muguerza, presidente de la Asociación Latinoamericana del Acero (ALACERO). En el último día de trabajos del 53 Congreso de la ALACERO, celebrado en Santiago de Chile, Gutiérrez Muguerza detalló que el comercio de bienes manufacturados, con alto contenido de acero, observó una tendencia deficitaria que, sin duda, representa el mayor desafío que enfrenta la cadena metalmecánica en todo el continente.

“En el 2010, las importaciones latinoamericanas de comercio indirecto crecieron a un promedio anual del 7 por ciento, alcanzando 18 mil 300 millones de toneladas, mientras que las exportaciones latinoamericanas, de estos mismos productos, crecieron sólo un 3 por ciento, con una exportación de 12 mil 200 millones de toneladas en el mismo año, y una especialización en el sector automotriz, el cual es responsable del 56 por ciento de estas exportaciones”, detalló.

Puntualizó que “el déficit de 6 mil 100 millones de toneladas significó un incremento del 408 por ciento con respecto al déficit de productos con alto contenido de acero que tenía la región en el año 2000”.

El líder de la ALACERO anunció que al cierre de este año, se espera una ligera caída en las exportaciones de productos laminados con respecto al 2011, pasando de 16 millones a 15 millones 400 mil toneladas, además de un aumento en la importación de estos productos que será de 17 millones a 18 millones 144 mil toneladas en el 2012, lo que significará un aumento en el déficit de un millón 800 mil toneladas.

En su ponencia magistral expuesta dentro del “Panel: Mercado Mundial del Acero: Realidades Divergentes y Metas Comunes”, Gutiérrez Muguerza expuso que aunque la oportunidad de fortalecer el intercambio comercial en América Latina es aún muy grande, las importaciones intrarregionales de productos siderúrgicos son todavía deficitarias, “ningún país del continente representa más del 50 por ciento de las importaciones totales”.

De igual forma, sostuvo que aunque el consumo percápita en la región es favorable con -130 kilogramos por persona para el cierre del 2012-, éste nivel continúa siendo bajo, si se compara con otras economías como China, Corea del Sur y el resto del mundo.

Al referir a la balanza comercial que guarda América Latina  con respecto a China, Gutiérrez Muguerza indicó que “tuvimos un superávit de 30 mil 400 millones de dólares en el comercio de materias primas de acero, mientras que registramos un déficit en manufacturas con alto contenido de acero que llegó a 3 mil 900 millones de dólares”.

Explicó que esa dinámica de comercio, caracterizada por un constante crecimiento de importaciones de productos con mayor valor agregado provenientes de otras partes del mundo, sin duda, representa “el mayor reto que enfrentamos como latinoamericanos”.

Al hacer referencia al estudio elaborado por la ALACERO, denominado “Cadena Metalmecánica en América Latina: El caso de México”, el líder de los industriales pertenecientes al valor del acero, dijo que en nuestro país por cada punto porcentual de incremento de las importaciones chinas, se dejan de crear 3 mil puestos de trabajo en el sector formal, lo que implica una reducción del 0.125 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Ante estas repercusiones negativas, Gutiérrez Muguerza puntualizó que “tenemos que buscar competir con el mundo en circunstancias más parejas y, para ello, requerimos trabajar en dos frentes. El primero, en coordinación con nuestros respectivos gobiernos para posicionar en el centro de la agenda el desarrollo de la industria manufacturera, tanto local como regional”.

En segunda instancia, indicó que “en lo interno, como sector, debemos continuar en el trabajo de generar mayor valor en toda nuestra cadena de suministro con base en la cultura de la innovación y excelencia en el servicio”.

Al enfatizar que la mayoría de los países de América Latina han hecho un gran esfuerzo por insertarse en la globalización, Gutiérrez Muguerza convocó a mirar hacia las experiencias exitosas de naciones como Corea del Sur, China y Singapur, e incluso, Estados Unidos e Inglaterra, en donde se promueven activas y novedosas políticas industriales que; con base en sectores productivos sólidos, sobreviven mejor a la crisis y tienen crecimientos sostenidos.

“Hoy en día existe un debate que, a mi juicio, se está planteando de manera incorrecta. La confrontación entre apertura comercial y proteccionismo es un falso dilema que tiende a dividir. Tal vez en el pasado esa era la cuestión. Hoy el mundo ha cambiado y estamos obligados a pensar e ir más allá de los esquemas preestablecidos con una clara visión: Hacer del sector siderúrgico un motor de crecimiento para abatir la pobreza, generar más y mejores empleos para cerrar la brecha de dificultades”.

Insistió en que no habrá otra forma de lograr éxito más que promoviendo una mayor reciprocidad en las relaciones comerciales internacionales y corresponsabilidad de parte de nuestros respectivos gobiernos para elevar la productividad y aumentar la competitividad de nuestras economías.

“En América Latina, la cadena metalmecánica es un importante motor de crecimiento gracias a su integración con muchos de los principales sectores productivos y, es también, un sector con grandes inversiones en innovación y desarrollo tecnológico. Somos una industria de primer nivel en materia de eficiencia, seguridad y sustentabilidad, y no lo estamos comunicando adecuadamente para hacer que estas fortalezas redunden en un mayor consumo de acero”, concluyó.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar