INTERNACIONALES

Alemania aleja el fantasma de la recesión con una previsión de crecimiento del 0,2% para este año

El Gobierno alemán ya no cree que la crisis energética vaya a sumir a la mayor economía de Europa en una recesión este año. Al menos no en una recesión como la que preveían los institutos económicos y el propio Ejecutivo hace solo unos meses. Según sus últimas previsiones económicas, presentadas este miércoles, la economía crecerá un magro 0,2% en 2023, después de que unas temperaturas invernales relativamente suaves hayan disipado los temores a la escasez de gas.

En octubre pasado el Gobierno preveía una contracción del 0,4%, por lo que la mejora de las perspectivas es evidente. Pero la alegría no es absoluta y se impone la cautela: “Todavía es probable que experimentemos una recesión técnica”, reconoció el ministro de Economía y Clima, Robert Habeck. De producirse, será “más corta y más suave”, añadió.

“El Gobierno ha dado la puntilla a la crisis económica”, aseguró por su parte el canciller Olaf Scholz en el Parlamento, antes de explicar las razones que le han llevado a aprobar el envío de carros de combate Leopard 2 a Ucrania. El socialdemócrata añadió que el “invierno del descontento” que muchos esperaban en Alemania no se ha materializado porque su Gobierno ha conseguido asegurar el suministro energético pese al cierre del grifo del gas ruso.

El ministro de Economía también se muestra optimista en el informe: “No hay indicios de una recesión significativa, algo que muchos observadores consideraban inevitable”. Berlín cuenta, por tanto, con una recesión técnica, es decir, dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo, y admite que encara el año con cautela por la crisis energética y las subidas de los tipos de interés. Pero da por superado el escenario pesimista. La crisis desencadenada por la invasión rusa de Ucrania ya es “manejable”, según la expresión que empleó Habeck.

Publicaciones relacionadas

Por favor acceder para comentar.

Botón volver arriba