Artículos de InteresColaborador Invitado

Alza al salario mínimo

Aunque es aplaudible mejorar el ingreso de los peor pagados, esto puede afectar la estabilidad de su empleo

EL MUNDO DE EDMUNDO

Edmundo Crespo Ruiz

«Es obvio que una empresa pequeña no puede sostener estos salarios, pues va a tratar de irse a la informalidad en donde no hay manera de que nadie la revise”, Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, 17 de diciembre de 2020.

Aumentar 15 por ciento el salario mínimo, a partir del 1 de enero del próximo año, beneficia a millones de mexicanos, a lo mejor no de manera directa porque sólo 151,007 trabajadores están registrados con ese nivel o menos en el Instituto Mexicano del Seguro Social, pero a los que están en los niveles más bajos de salario seguramente si les impactará.

Es de aplaudir a nuestro líder que desde que llegó ha impulsado aumentos al salario mínimo. Con el alza del próximo año habrá acumulado en la frontera norte un 141.5 por ciento y en el resto del país 60.4 por ciento en este gobierno. Solo para ponerlo en contexto histórico, el salario mínimo diario del Distrito Federal en noviembre de 1988, último mes de gobierno de Miguel de la Madrid Hurtado, era de 8 mil viejos pesos, para los que no lo recuerden un peso actual en términos nominales es 10 centavos de los viejos pesos, se le quitaron 3 ceros al peso, es decir serían 8 pesos de los actuales, ya considerando la inflación de entonces a la fecha, esos 8 pesos serían 143.45 pesos de noviembre pasado.

El salario mínimo diario del próximo 1 de enero será de 213.39 pesos en la frontera norte y de 141.70 pesos en el resto del país, prácticamente en tres años desaparece el deterioro de los 5 sexenios anteriores en el salario mínimo.

Esta política inició desde el gobierno anterior, en 2016 los trabajadores y los patrones acordaron realizar aumentos al mínimo para recuperar el poder adquisitivo, pero sin poner en riesgo la planta productiva, no hay salario más bajo que el que no se tiene. Aunque el alza fue muy moderada.

Sin duda que es una muy buena medida, sólo hay dos riesgos que hay que tener en cuenta al aumentar el salario mínimo: que al subir este indicador no se impacte al alza el salario promedio en un nivel tal que provoque inflación, y que tampoco eleve los costos de las empresas que provoque una pérdida de empleos.

Se dice que lo anterior ha sido el pretexto de los empresarios, nuestro líder afirma que sucedió «en el periodo neoliberal», los defensores de esta medida afirman que no se va a perder ningún empleo y que esto no impacta a la inflación, como se ha demostrado los últimos dos años.

Se ha criticado mucho a los grandes empresarios que se oponen a esta medida, a tal grado que se les cuestiona su nivel de vida y en qué gastan sus recursos. Ellos han advertido en reiteradas ocasiones que sus empresas podrán absorber este aumento porque en sus nóminas hay pocos salarios cerca del mínimo, que los que sufrirán serán las micros, pequeñas y medianas empresas que algunas están en riesgo de cierre.

Sin duda que 18 pesos diarios de alza al mínimo suenan a poco dinero, sólo que si eso se multiplica por 365 días y 5 empleados serían a 32 mil pesos en el año, más las prestaciones e impuestos del patrón que estos generan (si mal no recuerdo entre el 30 y 50 por ciento) superan los 40 mil pesos. Para una empresa que tiene 8 meses cerrada u operando parcialmente, y que a duras penas ha mantenido una plantilla mínima, será un gran problema, a esos se refieren los grandes empresarios.

Es práctica común de los empresarios evitar registrar a sus trabajadores en el salario mínimo porque eso llama la atención del IMSS y envía a sus auditores a verificar esa situación y, aunque tengan todo en regla, pueden ser extorsionados. Por eso, aunque a lo mejor no suba en 15 por ciento toda su nómina, seguramente habrá un alza cercana a éste en esos niveles salariales.

Por esa razón, en el resto del artículo tomaré como referencia el empleo formal registrado en el IMSS con un ingreso de hasta dos UMAs (Unidad de Medida y Actualización), para ponerlo en cristiano, que actualmente ganan hasta 173.76 pesos diarios, un 41 por ciento arriba del salario mínimo.

Sólo para reforzar la versión del impacto en estas empresas, mencionaré algunas cifras del empleo del IMSS a noviembre de este año.

Las empresas de hasta 5 empleados tienen registrados en el IMSS a 1,445,839 trabajadores con un salario promedio de 205.23 pesos diarios y el 67.6 por ciento de ellos gana a lo mucho 173.6 pesos diarios. Las de 6 a 50 trabajadores emplean a 4,263,880 personas con un salario promedio de 289.67 pesos diarios y el 47.5 por ciento gana menos de dos UMAs; en el resto laboran 14,341,833 personas con un salario diario promedio de 460.64 pesos y sólo el 20.5 por ciento gana menos de 173.6 pesos diarios.

Como se puede observar, los salarios más bajos y cercanos al mínimo están en las empresas más pequeñas.

Mi papá tuvo un pequeño taller desde que yo tenía 10 años, hasta su muerte, y recuerdo como batallaba en épocas de vacas flacas y me decía: «cuando uno tiene un negocio ya no le preocupa sólo una familia, carga con la responsabilidad del sustento de muchas, y lo peor del caso tienes que poner por delante que ellos lleven dinero a su casa y tú no puedas llevar a la tuya».

Han pasado 8 días desde que realicé tres solicitudes de información a la Lotenal, al Insabi y al Indep para conocer con más detalle el informe financiero de la mal llamada rifa del avión presidencial. Tienen 20 días hábiles para responder, sólo es para no olvidar el dato.

Además, aunque usted no gane el mínimo, lo mínimo que puede hacer por este país es ir a votar dentro de 166 días, después no se queje si pierde su empleo por una mala decisión del Gobierno.

¡Hasta la próxima semana!

[email protected]

Artículos anteriores: mobilnews.mx/columnistas/edmundo-crespo-ruiz

¡Comparte con tus amigos y familiares!

Publicaciones relacionadas

Por favor acceder para comentar.

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar