Colaborador Invitado

El papel de China en la crisis siderúrgica actual

Por Arcadio Herrera

La industria siderúrgica a nivel global está sufriendo una crisis de sobrecapacidad de producción, que entre otras consecuencias trae desplazamiento de productores y baja en los precios. Esta crisis está afectando la rentabilidad y, en muchos casos, la viabilidad de las empresas.

El actor principal que genera esta crisis es la República Popular China, quien es la principal fuente de sobrecapacidad, misma que está exportando de manera creciente, desplazando a productores locales y a exportadores tradicionales.

China es el principal productor mundial de acero, con poco más del 40% de la producción mundial y es en esencia un productor controlado por el estado, en una economía de capitalismo de estado que está sufriendo una grave desaceleración en su crecimiento que la han llevado a buscar exportar sus excedentes

En la reunión del Comité del Acero de la OCDE, que se llevó a cabo en mayo de este año, China presentó un documento en el que reconoce la subutilización de su capacidad de producción de acero líquido, con un índice de utilización al tercer trimestre de 2014 de un 65%; reconoció también un incremento en exportaciones en 2014 del 50.5%, al exportar 93.78 millones de toneladas y al primer trimestre de 2015, reconoció un incremento del 40.7% sobre el mismo periodo del año anterior, al exportar 25.78 millones de toneladas. El volumen de exportación de acero de China en 2014 fue superior a la producción de EUA, segundo productor mundial y ese volumen representa aproximadamente el 14% de su volumen de producción.

En la reunión del OCDE, varios países y regiones presentaron sus posiciones y en todos los casos, incluyendo la presentada por China, evidenciaron el papel de China en la sobrecapacidad de producción y su efecto negativo en el comercio internacional del acero.

Recientemente, el gobierno chino presentó un programa de ajuste para su industria, mismo que fue analizado y sujeto a crítica por los principales países productores, quienes se unieron en un comunicado conjunto a través de sus asociaciones locales y regionales.

Con estos antecedentes es claro que China tiene capacidad para influir y distorsionar el mercado global del acero.

En el caso de México las importaciones procedentes de China y de otros países han crecido considerablemente, aunque no es el objetivo de esta columna llevar a cabo un análisis estadístico de las importaciones de acero y específicamente las provenientes de China, es claro que está afectando a todos los productores, a uno más que a otros, que han tenido que recurrir a paros y a despido de personal.

La industria siderúrgica nacional ha llevado a cabo un diálogo con las autoridades competentes, solicitando que se tomen medidas para nivelar las condiciones de competencia con China y otros exportadores. Estas medidas pueden ser las investigaciones de prácticas desleales que por su naturaleza se enfocan en exportadores específicos que distorsionan el comercio, pero éstas investigaciones toman tiempo y sus resultados pueden no ser oportunos. Es conveniente que la autoridad establezca medidas que permitan el comercio justo del acero, que sean oportunas y efectivas. Ya se han tomado medidas como el aviso automático, limitación de importaciones temporales, entre otras, pero éstas no han sido suficiente, es necesario escuchar con atención las propuestas de la industria siderúrgica mexicana, para asegurar su viabilidad

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar