Nacionales

Aumentan 9.2% ingresos presupuestarios de SHCP entre enero y noviembre

30 de Diciembre de 2016.- La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informó hoy que entre enero y noviembre los ingresos presupuestarios aumentaron en 9.2% real.

Añadió que si se excluyen los ingresos por el remanente de operación del Banco de México (Banxico), así como los ingresos asociados a las aportaciones patrimoniales por parte del Gobierno Federal a Empresas Productivas del Estado, los ingresos aumentaron en 1.2%. Al interior, destaca un incremento de 11.5% en la recaudación tributaria.

SHCP explica que en el periodo señalado el gasto neto total sin incluir las erogaciones para inversión financiera disminuyó en 0.1% por ciento real.

Si además se excluye el pago de participaciones, pensiones y el costo financiero, la disminución es de 4.8%. El gasto neto presupuestario se incrementó en 3.0%.

El déficit público acumulado entre enero y noviembre de 2016 se ubicó en $278,800 millones de pesos, al compararse con el registrado en el mismo periodo de 2015 resulta menor en $237,000 millones de pesos.

Por su parte, explica, los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) registraron un déficit de $310,500 millones de pesos. Ambos resultados están en línea con la actualización de la estimación de los RFSP para 2016, la cual se modificó de 3.5% a 3.0% del Producto Interno Bruto (PIB).

“La evolución del endeudamiento del sector público es congruente con la estrategia de consolidación fiscal para 2016, además de ser consistente con los techos de endeudamiento aprobados por el H. Congreso de la Unión para 2016. Así, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), la medida más amplia de deuda pública, ascendió a $9 billones 383,7000 millones de pesos”, consigna SHCP en su comunicado.

Evolución de las finanzas públicas

En el periodo enero-noviembre de 2016, Hacienda señala que el balance público registró un déficit de $278,800 millones de pesos, que se compara con un déficit de $515,800 millones de pesos en el mismo periodo de 2015.

El menor déficit obedece principalmente al proceso de consolidación fiscal y al entero del remanente de operación del Banco de México por 239.1 mil millones de pesos recibido en abril, de acuerdo con lo señalado en los Artículos 55 de la Ley del Banco de México y 19 Bis de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

El balance primario presentó un superávit de $72,400 millones de pesos, mientras que el balance público sin considerar la inversión de alto impacto económico y social registró un superávit de $183,800 millones de pesos.

Por su parte, los RFSP presentaron un déficit de $310,500 millones de pesos.

“Estos resultados están en línea con la revisión a la estimación de los RFSP para 2016, la cual pasó de 3.5% del PIB a 3.0% del PIB, una reducción de 1.1 puntos del PIB con respecto al cierre de 2015 y de 0.5 puntos del PIB respecto de la estimación prevista al inicio del año”, añade.

Como se señaló en el boletín correspondiente a julio como parte de un proceso de mejora continua en materia de transparencia en las finanzas públicas, en el Anexo se presentan los doce indicadores de ingreso, gasto y financiamiento público que permiten dar un seguimiento más puntual de la trayectoria observada y esperada de las finanzas públicas.

Ingresos presupuestarios del sector público

Los ingresos presupuestarios del sector público durante enero-noviembre de 2016 se ubicaron en $4 billones 209,800 millones de pesos, monto superior en 9.2%  en términos reales respecto al mismo periodo de 2015 y en 1.2% si se excluye en ambos años el entero del remanente de operación del Banco de México y los ingresos asociados a las aportaciones patrimoniales del Gobierno Federal a Pemex y CFE. La evolución de los principales rubros de ingresos fue la siguiente:

Los ingresos tributarios no petroleros ascendieron a 2 billones 457,900 millones de pesos, monto superior en 11.5% real respecto a 2015. En este resultado destaca el crecimiento del sistema renta de 12.3%, del impuesto al valor agregado de 7.8%, del IEPS de 17.3% y del impuesto a las importaciones de 11.0%.

Los ingresos no tributarios del Gobierno Federal sumaron 432,700 millones de pesos e incluyen el remanente de operación del Banco de México por 239,100 millones de pesos.

Los ingresos propios del IMSS y el ISSSTE se ubicaron en 300,100 millones de pesos, monto superior en 4.8% en términos reales respecto de 2015.

Entre enero y noviembre de 2016, los ingresos petroleros se ubicaron en 747,000 millones de pesos, mayores en 0.2% en términos reales a los del mismo periodo del año anterior. Si se excluyen los ingresos derivados de las aportaciones patrimoniales del Gobierno Federal a Pemex que se compensan en el gasto por el mismo monto, los ingresos petroleros disminuyen en 20.2% debido a las reducciones en el precio promedio de exportación de la mezcla mexicana de petróleo de 26.9%, que pasó de $46.3 dólares por barril (dpb) en 2015 a $33.8 dpb en 2016; a la reducción en la producción de petróleo de 4.0% ciento, que disminuyó de 2,273 miles de barriles diarios (mbd) en 2015 a 2,183 mbd en 2016; así como, a la disminución del precio del gas natural de 16.4%. Al cierre del año, se prevé que los ingresos por las coberturas petroleras compensen parcialmente los menores ingresos petroleros del Gobierno Federal esperados para el año.

Los ingresos propios de la CFE ascendieron a 272,100 millones de pesos y fueron inferiores en términos reales a los del año pasado en 16.9%, derivado de menores tarifas eléctricas, además que en 2015, el Gobierno Federal realizó una aportación patrimonial a esta empresa.

Gasto neto presupuestario del sector público

Entre enero y noviembre de 2016 el gasto neto pagado se ubicó en 4 billones 520,200 millones de pesos, cifra mayor en 3.0% en términos reales respecto al mismo periodo de 2015. Por su parte, el gasto programable aumentó 1.6% en términos reales en el mismo lapso. En el periodo enero-noviembre destaca lo siguiente:

El Gobierno Federal durante 2016 ha realizado erogaciones en inversión financiera para fortalecer la posición financiera de Pemex y la asunción de su pasivo laboral, entre las que destaca una aportación patrimonial por $26,500 millones de pesos en abril y una de $134,200 millones de pesos en agosto. Además, realizó una aportación de recursos al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) por $70,000 millones de pesos. El gasto neto pagado excluyendo la inversión financiera disminuyó en 0.1%.

El gasto neto total excluyendo la inversión financiera, las pensiones, las participaciones y el costo financiero se redujo en 4.8% real y el gasto corriente estructural disminuyó en 3.0% real. Ambos indicadores muestran el esfuerzo en materia de contención del gasto realizado durante el año.

El gasto de operación disminuyó en 0.9% real, mientras que el gasto de operación distinto de servicios personales se redujo 2.4% real.

Los subsidios, transferencias y aportaciones corrientes, con los que se apoya la ejecución de los programas sociales, fueron 0.6% menores en términos reales.

El gasto federalizado se incrementó 0.9% real. En particular las participaciones a las entidades federativas aumentaron 7.1% por ciento real.

Las pensiones y jubilaciones aumentaron en 7.1%.

El costo financiero aumentó en 16.8% real.

Saldo de la deuda pública

Al cierre de noviembre de 2016, el saldo de la deuda neta del Gobierno Federal se situó en $6 billones 923,500 millones de pesos, mientras que el observado al cierre de 2015 fue de $6 billones 230,600 millones de pesos. La deuda interna neta del Gobierno Federal fue de $5 billones 127,800 millones de pesos, mientras que la deuda externa neta del Gobierno Federal registró $87,400 millones de dólares (equivalente a $1 billón 795,700 millones de pesos).

Por su parte, la deuda neta del sector público federal (Gobierno Federal, empresas productivas del Estado y la banca de desarrollo) se ubicó en $9 billones 306,4 millones de pesos, mientras que el saldo observado al cierre de 2015 fue de $8 billones 160,600 millones de pesos. La deuda interna neta del sector público federal fue de $5 billones 702,600 millones de pesos, mientras que la deuda externa neta del sector público federal se ubicó en $175,400 millones de dólares (equivalente a $3 billones 603,800 millones de pesos).

Finalmente, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), la medida más amplia de deuda pública ascendió a $9 billones 383,700 millones de pesos, mientras que el observado al cierre de 2015 ascendió a $8 billones 633,500 millones de pesos. El componente interno del SHRFSP se ubicó en $5 billones 879,800 millones de pesos, mientras que el externo fue de 3 billones 503.9 mil millones de pesos.

Operaciones relevantes de manejo de deuda

Plan Anual de Financiamiento

El 22 de diciembre, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público dio a conocer el Plan Anual de Financiamiento (PAF) 2017, el cual contiene los objetivos de la política de crédito público y las líneas estratégicas para alcanzarlos. Se anunció que, en particular, para 2017 la política de deuda pública contemplará una estrategia orientada a complementar el programa multianual de consolidación fiscal para comenzar a reducir la razón de deuda pública a PIB. Los principales mensajes del PAF 2017 fueron los siguientes:

Las necesidades de financiamiento del Gobierno Federal, conforme a lo aprobado por el H. Congreso de la Unión, consideran un endeudamiento neto de 2.4% del PIB en 2017, menor al 2.7% del PIB aprobado para 2016. Por su parte, se estima que en 2017 las amortizaciones de capital representarán 5.4% del PIB, por abajo del 7.5% del PIB correspondiente a 2016.

Para cubrir las necesidades de financiamiento del Gobierno Federal, en 2017 se recurrirá principalmente al mercado local de deuda. Adicionalmente, considerando que las amortizaciones de deuda en moneda extranjera para 2017 ya han sido cubiertas, el crédito externo se utilizará únicamente si se encuentran condiciones favorables en los mercados internacionales. Por otro lado, para mejorar el perfil de vencimientos de deuda y ajustar el portafolio a las condiciones financieras prevalecientes, se buscará realizar operaciones de manejo de pasivos de manera frecuente.

En suma, en 2017 la política de deuda pública continuará apoyando el fortalecimiento de los fundamentos macroeconómicos del país y mantendrá flexibilidad para adaptarse a las circunstancias, buscando satisfacer las necesidades del Gobierno Federal bajo condiciones adecuadas de costo y riesgo.

2. Calendario de colocación de valores gubernamentales

El 22 de diciembre de 2016 la SHCP anunció el programa de subastas de valores gubernamentales correspondiente al primer trimestre de 2017, el cual estará vigente a partir de la primera subasta del trimestre. Los montos a subastar durante el primer trimestre de 2017 serán similares a aquellos que se subastaron durante el primer trimestre de 2016 antes de los ajustes por concepto del Remanente de Operación del Banco de México (ROBM) y por la volatilidad en los mercados financieros a raíz del resultado electoral en Estados Unidos. Los aspectos más relevantes del calendario de colocación de valores gubernamentales para el primer trimestre de 2017 con respecto al calendario actual son:

Para Cetes: i) se mantienen sin cambios los rangos a subastar de Cetes a 28 y 91 días. El monto específico a subastar cada semana será dado a conocer en la convocatoria respectiva a través del Banco de México. Los Cetes a 28 días tendrán un mínimo de $4,000 millones de pesos y un máximo de $11,000 millones de pesos y se iniciará el trimestre con una subasta por 9 mil millones de pesos; ii) los Cetes a 91 días tendrán un mínimo de $7,000 millones de pesos y un máximo de $14,000 millones de pesos, y la primer subasta del trimestre será de $12,000 millones de pesos; iii) se disminuye el monto a subastar de Cetes a 182 días en $500 millones de pesos; y iv) se aumenta el monto a subastar de Cetes a 364 días en $500 millones de pesos.

Para Bonos: i) se disminuye el monto a subastar de Bonos a Tasa Fija de 3 y 5 años en $1,000 millones de pesos; ii) se aumenta el monto a subastar de Bonos a Tasa Fija de 10 años en $2, 500 millones de pesos; y iii) se aumenta el monto a subastar de Bonos a Tasa Fija de 20 y 30 años en $500,000 y $2,000 millones de pesos, respectivamente.

Para Udibonos: i) se aumenta el monto a subastar de Udibonos de 3 años en 100 millones de udis; ii) se aumenta el monto a subastar de Udibonos de 10 años en 200 millones de udis; y iii) se aumenta el monto a subastar de Udibonos de 30 años en 50 millones de udis. Para Bondes D se aumenta el monto a subastar de Bondes D de 5 años en $500 millones de pesos.

3. Reconocimiento de pasivos de CFE

El 28 de diciembre, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público anunció que, conforme a lo previsto en la Reforma Energética, el Gobierno Federal finalizó el otorgamiento de un apoyo financiero a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por un monto de $161,100 de millones de pesos, calculado y certificado por un experto independiente. Este monto es equivalente al ahorro generado por la empresa en su pasivo laboral por las modificaciones a su contrato colectivo de trabajo y al manual de trabajo de los servidores públicos de mando de CFE.

Este apoyo del Gobierno Federal se otorga mediante la suscripción de títulos de crédito a favor de CFE. Cabe señalar que dicho apoyo deberá ser utilizado por CFE para hacer frente a los compromisos de pago de pensiones y jubilaciones de la empresa en los siguientes años. Con estas acciones se fortaleció la posición financiera de CFE, contribuyendo a que ésta enfrente de mejor manera las oportunidades generadas por la Reforma Energética.

Factores que fortalecen la posición financiera del Gobierno Federal ante el escenario de volatilidad externa

El año pasado se reformó la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria para determinar un uso específico a los recursos que provengan de los remanentes de operación del Banco de México. En cumplimiento de esta reforma, de los $239,100 millones de pesos por concepto de remanente de operación que el Banco de México entregó a la Tesorería de la Federación el pasado abril, el 70% de los recursos se destina a disminuir la deuda pública y 30% a la adquisición de activos financieros, mejorando la posición financiera del sector público federal.

Asimismo, el pasado 13 de abril el Gobierno Federal anunció medidas para fortalecer la posición financiera de Pemex, entre las que se encuentra una aportación patrimonial por $26,500 millones de pesos y una facilidad a la empresa por $47,000 millones de pesos para el pago de pensiones y jubilaciones durante 2016, mediante el intercambio por títulos del Gobierno Federal, otorgándole liquidez a la empresa por $73,500 millones de pesos. Este apoyo está sujeto a que Pemex reduzca su pasivo circulante. Además, se está modificando el régimen fiscal de la empresa para reducir el pago de derechos de Pemex por alrededor de $40,000 millones de pesos. El ajuste se reflejará en un mejor balance financiero, contribuyendo a un fortalecimiento del patrimonio de la empresa. Por su parte, la reducción del pasivo circulante se reflejará en un mayor gasto y un deterioro de los RFSP.

Adicionalmente, el sector público está implementando una contención al gasto programable por alrededor de $164,000 millones de pesos, los cuales contemplan el ajuste permanente en el gasto de Pemex por $100,000 millones de pesos. Estos recursos son adicionales al menor gasto previsto en el Presupuesto de Egresos para 2016.

El Gobierno Federal asumió en agosto el monto pendiente de las obligaciones pensionarias de Pemex, por alrededor de $134,000 millones de pesos. Asimismo, como ya se mencionó previamente, el 28 de diciembre el Gobierno Federal asumió el apoyo a la CFE de $161,100 millones de pesos, de acuerdo con el marco normativo el ahorro por la restructura de su sistema de pensiones fue validado por un experto independiente. Estos apoyos del Gobierno Federal son operaciones compensadas que no aumentan los RFSP, pero se reflejan en un incremento del gasto y del nivel de deuda al sustituir un pasivo que ya existía, pero no tenía naturaleza de deuda, por un pasivo que ahora tiene naturaleza de deuda conforme a las leyes de ingresos de la federación para los ejercicios fiscales 2015 y 2016.

La información disponible sobre los ingresos tributarios y el gasto no programable permite anticipar una evolución ordenada de las finanzas públicas para el resto del año. Por ello en agosto se revisó la estimación de los RFSP para 2016, que pasa de 3.5% del PIB a 3.0% del PIB, lo que significa una reducción de 1.1 puntos del PIB con respecto al cierre de 2015 y de 0.5 puntos del PIB respecto a la estimación prevista al inicio del año.

Además, como parte de un proceso de mejora continua en materia de transparencia en las finanzas públicas, la SHCP compilará mensualmente doce indicadores de ingreso, gasto y financiamiento público que permitirán dar un seguimiento más puntual de la trayectoria observada y esperada de las finanzas públicas en los siguientes meses de 2016 y en los años subsecuentes. Estos indicadores incluirán estimaciones de cierre que serán actualizadas trimestralmente.

 

Staff Reportacero

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba