INTERNACIONALES

Brasil promete crecimiento económico pese a grave crisis política

Río de Janeiro, 23 de Mayo 2017.- El ministro brasileño de Hacienda, Henrique Meirelles, uno de los hombres más influyentes en el gobierno, aseguró hoy que la crisis política por los escándalos que afectan al presidente Michel Temer no paralizará las reformas, y garantizó que Brasil saldrá este año de la recesión.

“Vamos a llegar al final del año con una recuperación a velocidad más alta”, dijo Meirelles en su primer acto público, tras el escándalo revelado la semana pasada por la presunta implicación del presidente Temer en delitos de corrupción y obstrucción de la justicia.

La economía de Brasil, cuyo Producto Interno Bruto (PIB) cayó un 7% en los dos últimos años, debe crecer levemente en 2017 a una tasa de entre 0.2% y 0.5%, pero los analistas temen que la inestabilidad política retrase la salida de la recesión de la mayor economía de América Latina.

Los expertos consideran que el paquete de reformas propuesto por el gobierno –en especial la del sistema de pensiones y la laboral- podría quedar congelado en el Legislativo, ante la eventual pérdida de apoyo entre los parlamentarios de partidos aliados a Temer, como consecuencia del escándalo.

El gobierno de Brasil ha reiterado que nada afectará las reformas, y Temer aseguró que no dimitirá y entregará al final de su mandato, en diciembre de 2018, un país en pleno crecimiento.

El titular de Economía estimó este martes que Brasil crecerá para finales de este año a un ritmo del 2.7% respecto al mismo periodo de 2016, “lo que es muy bueno”.

La agencia de calificación Standard & Poor’s colocó la víspera la nota soberana de Brasil en revisión, lo que indica una posible rebaja, debido a la “incertidumbre política” por las denuncias de corrupción contra Temer.

Nueve peticiones de apertura de juicio político contra el presidente de Brasil fueron presentadas desde que el huracán de acusaciones contra Temer fuera revelado la semana pasada, pero el líder de la cámara baja, Rodrigo Maia, un aliado del jefe del Estado, ya indicó que no dará trámite a esas peticiones.

Sin embargo, el Tribunal Superior Electoral (TSE) podría anular el mandato de Temer el próximo mes, cuando juzgará, en el marco de una acción judicial iniciada en octubre de 2015, si usó dinero ilícito procedente de la corrupción destapada por la Operación Lava Jato para sufragar gastos de la campaña conjunta con Dilma Rousseff, de quien fue vicepresidente.

El juicio se encuentra en su fase final y, tras ser aplazado en abril pasado para reunir más pruebas, tendrá su próxima audiencia para el 6 de junio.

El sumario está bajo secreto de la justicia, pero algunas filtraciones indican que tanto el juez instructor del caso como el fiscal electoral recomendaron la anulación del mandato de Temer y la inhabilitación política de Rousseff por ocho años.

Si la mayoría de los siete jueces del TSE vota a favor de la anulación del mandato, Temer perdería la Presidencia, y la cámara baja elegiría en comicios –todavía por definir si directos o indirectos- un nuevo mandatario para dirigir al país hasta las elecciones generales de 2018.

No existe un plazo previsto para emitir un veredicto al respecto, pero algunos expertos opinan que las revelaciones de la semana pasada van contra los intereses del presidente en el TSE.

 

(Notimex)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar