INTERNACIONALES

Brasil licitará ferrovía para exportar granos a Asia y Norteamérica

Río de Janeiro, 15 de Mayo 2017.- El gobierno brasileño lanzará una licitación en el segundo semestre del año para construir una ferrovía de 1,100 kilómetros con el objetivo de abaratar la exportación a través de la región amazónica y, de esta forma, mejorar la competitividad de sus granos forrajeros, que buscan nuevos mercados en países como México.

Con una inversión evaluada en $4,000 millones de dólares, la denominada Ferrograo está previsto que enlace la ciudad de Sinop, en estado de Mato Grosso (mayor productor de soya) con Miritituba, una ciudad a orillas del río amazónico Tapajós donde multinacionales instalaron estaciones de carga de grano para navíos.

De esta forma, Brasil quiere mejorar la competitividad de sus exportaciones agrícolas, por medio de una reducción del tiempo y del precio del transporte desde las áreas de producción, que llegan ahora a Miritituba en camiones.

“Calculamos que ese flete puede suponer una reducción del precio del transporte en un 34 por ciento”, explicó a Notimex Edeon Vaz Ferreira, director ejecutivo del Movimiento Pro-Logística, que presiona al gobierno para impulsar nuevas infraestructuras para favorecer la exportación agrícola.

“Anualmente podría suponer un ahorro de 1,400 millones de reales ($450 millones de dólares)”, señaló.

Con pocas ferrovías e hidrovías, Brasil depende fuertemente de sus deficientes carreteras para transportar decenas de millones de toneladas de grano (soya, maíz amarillo) que vende mundialmente.

Esta situación encarece el producto y perjudica la competitividad de las commodities agrícolas del gigante sudamericano en comparación con Estados Unidos, con quien Brasil compite por el liderazgo mundial en producción y venta de soya.

La Ferrograo, que tendría una capacidad de 42 millones de toneladas anuales, beneficiaría las exportaciones a Asia y Norteamérica, en particular México, que busca diversificar sus suministradores de granos forrajeros para reducir la dependencia de Estados Unidos.

La semana pasada una delegación de empresarios mexicanos y de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) realizaron una visita a Argentina y Brasil para negociar compras de soya, maíz amarillo, arroz y trigo.

México pretende sustituir en la próxima década entre 10% y 15% del total de las importaciones de maíz amarillo procedente de Estados Unidos, que en 2016 vendió a México 14 millones de toneladas de ese grano forrajero.

“Hay competitividad para que el producto brasileño llegue a buen precio a México, sobre todo al sur del país”, dijo la semana pasada Raúl Urteaga Trani, coordinador de Asuntos Internacionales de la SEGARPA.

En un año de previsión de cosecha récord, Brasil busca aumentar sus exportaciones agrícolas a México, en particular con granos forrajeros como la soya, de la que el país sudamericano es el segundo mayor exportador mundial, detrás de Estados Unidos.

La cosecha de maíz brasileño debe crecer 39% anual en 2017 y situarse en 92 millones de toneladas, mientras la de soya está previsto que crezca 18% hasta los 113 millones de toneladas.

Las exportaciones brasileñas agropecuarias rozaron los $85,000 millones de dólares el año pasado, sostenidas por los $25,000 millones de ventas en soya y derivados, así como a los $14,000 millones en carne de todo tipo que el país suministra a naciones como Rusia o China.

(Notimex)

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba