Lo Más Nuevo

Brinda macrocentro San Bernabé solución sustentable a necesidad social

15 de Febrero de 2016.- En un terreno que hace tres años funcionaba como un tiradero de basura hoy sobresale un conjunto de 15 edificios, con un total de 6,200 m2 de construcción, además de una hectárea en canchas deportivas.

Se trata del Macrocentro Comunitario Cultural y Deportivo San Bernabé, que debe su nombre a este sector del norponiente de Monterrey, en donde viven más de 100,000 habitantes de bajos ingresos. Son ellos quienes ahora aprovechan la oferta gratuita de más de 100 talleres y actividades culturales, educativas y recreativas.

Su construcción, a cargo de la firma española Pich-Aguilera Arquitectos, obtuvo el primer lugar, en la categoría Servicios y Asistencia Pública y segundo lugar en Edificación Sustentable, en la XXIV edición del Premio Obras Cemex.

El proyecto, explica el arquitecto Joan María Freixes Carbonell, no sólo es eficiente desde el punto de vista energético a través del diseño solar pasivo y su iluminación natural, sino que además incorpora el agua y la vegetación como elementos naturales.

El arquitecto afirma que una de sus características fue la instalación de pérgolas con paneles solares que iluminan el centro de noche; además, se almacena el agua de lluvia para utilizarla luego en el sistema de riego. “La arquitectura tiene que dar una respuesta al medio ambiente y tiene que trabajar de una forma más responsable”, indica.

Otro de los desafíos que enfrentaba el proyecto era su edificación en una ciudad con un clima tan extremo como el regiomontano. Tenían que dotar a los usuarios del Centro de espacios interiores y exteriores con una temperatura controlada.

“Los espacios exteriores son una continuidad de esos espacios interiores y por tanto lo que hacíamos era crear una especie de plazas cubiertas donde pudieran ser también espacios deportivos, espacios de expresión cultural, entre otros. Los edificios interiores, a su vez, tenían que tener iluminación natural, evitando siempre el rayo de sol directo hacia el interior, que es el que produce el calentamiento de los edificios”, menciona.

Cemex estuvo involucrado en toda la fase de diseño del proyecto, para empatarlo con las necesidades de la comunidad, y también brindó apoyo para diseñar las estrategias de reducción de la demanda energética en los edificios a través del uso del concreto.

La satisfacción tras la obtención del Premio Obras Cemex, dice, va de la mano con el impacto positivo del proyecto: desde el primer mes ampliaron el horario de actividades, a 12 horas continuas, mientras que las canchas deportivas operan hasta la once de la noche.

El bullicio de los usuarios de todas las edades que ocupan las instalaciones de esta edificación sustentable confirman las palabras del arquitecto: “Es un éxito para nosotros que el centro se utilice tan bien”.

 

Por Staff de ReportAcero

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba