Colaborador Invitado

Efectos de la crisis y la morosidad crediticia

abelpradook

Por Abel Prado

La mala coyuntura nacional adicional a los famosos 100 días de cambio de Gobierno y el inicio de la crisis inmobiliaria  son  la causa del singular deterioro del flujo de efectivo del sector acero comercial,  que no tiene visos de solución a corto plazo, porque no solo la obra pública está bajo mínimos, sino que su principal cliente, la edificación, atraviesa una larga y muy intensa recesión. El principal riesgo de crédito que asumen las empresas comercializadoras de acero es la venta a plazo en la que asume el riesgo de que el cliente que ha comprado una mercancía finalmente no pague o bien se atrase considerablemente mermando significativamente su utilidad.

La morosidad del sector se situó a finales de 2012 en un promedio de pago de 56 días, al cierre de Marzo 2013 creció a 85 días, otro dato relevante  es el aumento de los juicios ordinarios y ejecutivos mercantiles que se elevaron de un promedio de 6 juicios mensuales a  11, datos obtenidos del poder judicial de la nación.

En tales circunstancias de crisis, el crédito deja de expandirse y, naturalmente, también se incrementan los indicadores de morosidad crediticia. En este escenario los principales distribuidores sumergidos en la cadena de morosidad tendrán que cuidar sus operaciones  de otorgamiento de nuevos créditos el arma que usan para ganar mercado y crecer.

Analizando el problema de la crisis inmobiliaria que afectara considerablemente al sector construcción, el índice Habita de la Bolsa Mexicana de Valores, que agrupa a las seis empresas de vivienda que cotizan en  bolsa acumula una pérdida de 44.29 por ciento. Justamente las grandes constructoras mexicanas de vivienda han invertido fuertemente en los últimos dos años con resultados negativos quedándose sin dinero para nuevos proyectos de vivienda en este país. Desde  el punto de vista  crédito= cobranza la cartera bancaria vencida de las desarrolladoras de viviendas se cuadruplicó entre octubre de 2010 y noviembre de 2012.

Es un hecho que la nueva figura de embargos de casas  del Infonavit en conjunto con los gobiernos municipales está resultando improductiva, resulta que los propietarios dejaron de pagar tanto los créditos hipotecarios como los impuestos a la propiedad (predial), debido en parte a que las viviendas fueron abandonadas.

Fitch ratings analizó la cartera bancaria vencida de las desarrolladoras de viviendas  indicando que se cuadruplicó entre octubre de 2010 y noviembre de 2012. En los  últimos 18 meses la tasa de morosidad se incrementó 304% y llegó a 15.4%, tres veces más que el promedio de todo el sector de la construcción.

Respecto al cambio de gobierno que fue un factor para detener los proyectos, presupuestos y la incertidumbre de cómo realizara su labor incrementa los ciclos y espirales de morosidad a negocios y empresas,  aunado al subejercicio de Pemex y el alto endeudamiento de municipios que aumentó en 12 años 480%, es urgente e indispensable  que se apruebe la ley de regulación que busca aplicar para que las deudas estatales no continúen con el crecimiento que han mostrado en los últimos años, al pasar de 90 mil 731 millones de pesos, en el año 2000, a 434 mil 761 millones en el 2012, lo que representa el gran aumento de casi el 480%, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda.

En el tema construcción solo podrá reactivarse con las reformas y nuevo plan de infraestructura del Gobierno que lanzará a finales de mayo, una prometida reforma energética y una ley que impulsa la inversión privada en obra pública en México auguran contratos millonarios para el sector de la construcción que le permitirían hasta duplicar su tasa de crecimiento en los próximos seis años.

Prometedor el panorama sin embargo en el lapso de liberación del nuevo plan,  las empresas comercializadoras de acero tendrán una fiera competencia para buscar sus objetivos anuales, crecimiento y no retroceder  por el conjunto de cambios y nuevos proyectos del gobierno Mexicano, las burbujas inflacionarias, el poco efectivo en el país y el inicio de la crisis inmobiliaria. Todo lo expuesto radica y proporciona un alto riesgo, perdida de utilidad por financiamientos de créditos y las empresas que solo viven de proyectos.

 

Abel Prado, Gerente Corporativo de  Riesgo, Crédito y Cobranza de Aceros Tepotzotlán, S.A de C.V.

[email protected]

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar