Lo Más Nuevo

Lento crecimiento en la industria de la construcción impacta al empleo

18 de febrero de 2015.- La construcción, uno de los principales motores de la economía interna del país, continúa con un ritmo de crecimiento lento; lo que implica escasa e insuficiente mejoría para el nivel de la calidad de vida de los mexicanos y sus consecuencias en la generación de empleo, informó, Pedro Borda Hartmann, director general de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh).

En ese sentido, apuntó que “si revisamos la distribución del personal ocupado, las horas trabajadas y remuneraciones medias reales, nos encontraremos con que los colaboradores empleados apenas mostraron un aumento de 0.5% a tasa anual, hacia noviembre de 2014”, agregó Borda Hartmann, en un artículo de El Economista.

Recordó que el personal ocupado en las empresas constructoras registró un incremento de 0.5%, mientras que las horas trabajadas retrocedieron 1.5% en noviembre pasado frente al penúltimo mes de 2013, de acuerdo con las cifras oficiales dadas a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) al dar a conocer los principales resultados de la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras (ENEC).

“Tenemos un enorme reto en las manos como mexicanos al no conseguir la reactivación consistente, estructurada y sistemática de la industria de la construcción. Esta ha sido uno de los pilares de la economía mexicana históricamente”, señaló el director General de Amedirh.

Agregó que “si revisamos la distribución del personal ocupado, las horas trabajadas y remuneraciones medias reales, nos encontraremos con que los colaboradores empleados apenas mostraron un aumento de 0.5% a tasa anual, hacia noviembre de 2014”.

El reto de mejorar los indicadores de crecimiento y desarrollo en cada una de las ramas referidas no es el único. De acuerdo con Amedirh, resulta relevante observar cómo se están dando las contrataciones en el sector de la construcción y a través de cuáles tipos de instrumentos.

“Tenemos en primer lugar al personal que depende de la razón social, es decir, que está contratado directamente por una empresa. Este disminuyó en 1.6%. Si lo vemos con mayor detalle, el INEGI nos muestra que el número de obreros decreció 1.3% y el de empleados 2.3 por ciento.

Como siempre, estos escenarios nos plantean interrogantes acerca de si dejaron o no de trabajar, de qué manera están trabajando y de qué magnitud es el impacto que se produce en la informalidad”, apuntó el director general de Amedirh.

 

“A pesar de que esta dinámica tiene impacto en las remuneraciones medias reales pagadas que aumentaron 0.9% respecto a noviembre del 2013, los salarios pagados a obreros y los sueldos pagados a empleados presentaron una variación de 1% y 0.9%, respectivamente. Sin embargo, el panorama no resultará alentador mientras el sector de la construcción no intensifique su participación en la economía”, concluyó Pedro Borda.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba