INTERNACIONALESLo Más Nuevo

Crece 0.10% producción industrial de EUA

15 de marzo de 2024.- En febrero, la producción industrial de Estados Unidos creció 0.10% respecto al mes previo, ubicándose por encima de la expectativa del mercado que esperaba un crecimiento de 0.04%m Informó Banco BASE.

Cabe destacar que los datos de meses previos fueron revisados a la baja: en diciembre pasó de un estancamiento a una caída de 0.3% y en enero, se revisó a la baja desde -0.1% a -0.45%. Esto llevó a que la producción industrial mostrara una caída a tasa anual de 0.23%, cayendo en 6 de los últimos 7 meses. Respecto a su nivel pre pandemia, la producción industrial muestra una ligera expansión de 0.69%.

Por grupo de industria, la manufactura creció 0.84% mensual, muy por encima de la expectativa del mercado de 0.32%. A pesar del alto crecimiento, a tasa anual, la manufactura cayó 0.65%, cayendo en 11 de los últimos 12. Por su parte, los servicios básicos mostraron una caída de 7.47% mensual, debido a un efecto rebote, luego de que en enero creciera 7.35%. Es importante resaltar que es la mayor caída desde enero del 2006, cuando cayó 8.07%. A tasa anual, los servicios básicos crecieron 0.80%. En cuanto al grupo de minería, mostró un aumento de 2.23% mensual, el mayor aumento para un mes desde enero del 2023.

A tasa anual, la minería mostró un avance de 1.45%, después de haber caído 1.77% en enero.

Por su parte, la capacidad de planta utilizada se ubicó en 78.25% en febrero, disminuyendo ligeramente del dato de enero 78.26% (revisado a la baja desde 78.53%) y ubicándose en su menor nivel desde septiembre del 2021. Respecto al dato de febrero del 2023, la capacidad de planta utilizada muestra una disminución de 1.29 puntos porcentuales.

Análisis por principales industrias

En febrero, la producción manufacturera  mostró un crecimiento mensual de 0.8%, después de que en enero mostrara una caída de 1.1% mensual. A tasa anual, la producción manufacturera cayó 0.7%, cayendo en 11 de los últimos 12 meses (solo en diciembre mostró un crecimiento). Respecto a niveles pre pandemia muestra una ligera expansión de 0.29%, luego de mostrar un rezago de 0.54% en enero.

El aumento en el sector manufacturero se debe a un efecto rebote, luego de que los datos de enero se revisaran a la baja, cayendo 1.1% en el mes (previo -0.5%). Esta caída se debió a un invierno con frío intenso, lo que provocó que algunas plantas operaran a menor ritmo.

En febrero, el crecimiento estuvo respaldados por ambos componentes, en donde la manufactura de bienes duraderos mostró un crecimiento de 1.0%. Al interior, 9 de los 10 subcomponentes mostraron crecimientos a tasa mensual, destacando: a) productos de madera (+2.4%), b) misceláneos (+2.3%), c) vehículos de motor (+1.8%), d) muebles y productos afines (+1.8%) y e) maquinaría (+1.7%). La manufactura de bienes duraderos sufrió una caída considerable en octubre debido a la huelga automotriz, en donde el subcomponente de vehículos de motor mostró una caída de 7.9% en el mes. Desde entonces, ha ido aumentando, pero no lo suficiente, ya que sigue mostrando un rezago de 0.7% respecto a su nivel previo al inicio de la huelga.

Por otro lado, la manufactura de bienes no duraderos también mostró un crecimiento de 0.7%, impulsado por los subcomponentes de: a) químicos (+1.6%), b) impresión y soporte (+1.5%) y c) papel (+1.1%).

Cabe destacar que el indicador ISM manufacturero hila a febrero, 16 meses debajo de 50 puntos, es decir, en zona de contracción. En febrero, el ISM mostró una caída a 47.8 puntos, cortando una racha de 2 meses consecutivos de crecimientos y muy por debajo de la expectativa del mercado de 49.5 puntos. Asimismo, el índice de Nuevos pedidos, el cual suele decidir hacia donde se dirigirá la industria manufacturera en el corto plazo, dio un salto de nuevo a zona de contracción, dando señales al mercado de que la industria manufacturera no parece dar signos de recuperación en el corto plazo. Es importante señalar que el sector manufacturero pondera el 75.37% de la producción industrial total, lo cual ayudaría a que la producción total comenzará nuevamente a mostrar crecimientos constantes.

La producción de la industria de servicios básicos mostró una caída de 7.47% mensual, la mayor caída para un mes desde enero del 2006. La caída tan alta se da tras un aumento en enero de 7.40%, debido a un invierno frío en enero que llevó al componente de gas natural y de electricidad mostrar crecimientos altos. Esta caída en febrero se da por un efecto rebote, en donde la producción del gas natural mostró una disminución de 13.0%, mientras que el de electricidad cayó 6.5%. A tasa anual, los servicios básicos muestran un ligero crecimiento de 0.8%, Respecto a su nivel pre pandemia, la industria de servicios básicos muestra un rezago de 0.4%, algo que no sucedía desde febrero del año pasado. Asimismo, es importante resaltar que el nivel de producción de los servicios básicos en enero se ubicó en su mayor nivel en registro.

Por otro lado, la producción de la industria minera mostró un aumento de 2.2% mensual, el mayor aumento desde enero del año pasado. A tasa anual, la minería creció 1.4%, luego de que en enero cayera por primera vez desde marzo del 2021. Respecto a su nivel pre pandemia, muestra un ligero rezago de 0.02%, ligando 2 meses consecutivos por debajo del nivel.

Análisis por principales grupos de mercado

En febrero, la producción de productos finales cayó 0.6% mensual, ligando 3 meses consecutivos de caídas.

A tasa anual mostró una disminución de 0.74%, ligando 7 meses consecutivos de caídas por primera vez desde febrero del 2021 y siendo la mayor caída desde junio del 2023. Respecto a su nivel pre pandemia, muestra una expansión de 0.91%, su menor nivel desde enero del 2022. Al interior, los bienes de consumo cayeron 1.4%, llevando a que a tasa anual mostrara una caída de 1.5%, ligando 14 meses consecutivos de caídas anuales y siendo la mayor desde octubre del año pasado.

La caída de los bienes de consumo fue explicada por las categorías de bienes no duraderos, los cuales cayeron 2.0% en el mes. Esto se debe a la producción de energía que mostró una caída de 8.6%, la mayor caída en registro desde el inicio de la serie en 1954. Por otro lado, los componentes no-energéticos mostraron un crecimiento de 0.6%, respaldado por: productos químicos (+1.6%) y alimentos y tabaco (+0.1%).

Por su parte, los bienes duraderos mostraron un crecimiento de 0.9%, resaltando que 3 de los 4 subcomponentes mostraron crecimientos, destacando el subcomponente de productos automóviles que mostró un incremento de 1.1%, productos misceláneos de 0.9% y los productos de electrodomésticos, muebles y alfombras que aumentaron 0.6%.

Con el alza en los bienes duraderos y los productos no-energéticos, se puede observar que la caída tan profunda de la producción de energía fue el responsable de que los bienes de consumo cayeran, a pesar de que pondera 21.73% de todos los bienes de consumo.

Los equipos de negocio mostraron un crecimiento de 1.7%, cortando una racha de 2 meses consecutivos de caídas y siendo el mayor aumento para un mes desde febrero del 2022.

En cuanto a los suministros de construcción mostraron un crecimiento de 1.9%, cortando una racha de 4 meses consecutivos de caídas. A tasa anual, muestra una contracción de 2.2%, ligando 13 meses consecutivos con caídas anuales. A pesar del alto crecimiento, para inicios del 2024, se esperan mayores contracciones anuales para los suministros de construcción, los cuales necesitan promediar un crecimiento de 0.2% para alcanzar un crecimiento positivo durante el segundo semestre del año, algo que no parece realista, debido a las altas tasas de interés. El crecimiento de febrero se da por un efecto rebote, pero se espera que las caídas sigan hacia mediados del año. Para mayor contexto, en el 2022 los suministros de construcción promediaron un crecimiento de -0.3% y en 2023 mostraron un crecimiento mensual promedio de -0.03%. Respecto a su nivel pre pandemia, los suministros de construcción muestran un rezago de 1.1%.

En cuanto a la producción de materiales, mostraron un aumento de 0.5% mensual, cortando una racha de 2 meses consecutivos de caídas. A tasa anual, muestra un crecimiento de 0.6% y respecto a su nivel pre pandemia muestra una expansión de 1.1%, luego de que en enero tocara un mínimo no visto desde febrero del 2023.

Los datos de febrero de la mayoría de los componentes fueron un efecto rebote respecto a los datos de enero, llevando a la producción industrial mostrar pocos cambios. El alza se debió a la producción manufacturera y la mayoría de los productos finales, los cuales mostraron crecimientos considerables, en comparación con lo observado en el último año debido a las altas tasas de interés. No obstante, el bajo crecimiento de la producción industrial se debió a los componentes energéticos, en donde los servicios básicos cayeron considerablemente, junto con la demanda final del componente de energía, el cual mostró su mayor caída en registro. Un frío intenso hizo que la demanda en enero de estos componentes creciera considerablemente. No obstante, en febrero, las temperaturas se mantuvieron por encima del promedio histórico de febrero, lo que llevó a una menor demanda y que afectara a la producción industrial total.

Finalmente, la capacidad de planta utilizada para el sector industrial, la capacidad de planta utilizada se ubicó en 78.25% en febrero, 0.01 puntos porcentuales por debajo del dato de enero (revisado a la baja de 78.53 a 78.26%) y 1.29 puntos porcentuales por debajo del dato de febrero del 2023. Asimismo, se ubica 1.13 pp por debajo de su nivel pre huelga, algo que parece difícil de que se vaya a recuperar en el corto plazo, ya que en febrero alcanzó su menor nivel desde septiembre del 2021. Cabe destacar que la capacidad de planta utilizada se ha ubicado 15 meses consecutivos por debajo del promedio histórico desde 1967 (80.1%).

Al interior de las principales industrias, la capacidad utilizada de la manufactura cayó de 76.4 a 77.0 puntos, aumentando por primera vez desde noviembre del 2023. En cuanto a la capacidad utilizada de la minería aumentó a 93.8, luego de que en enero cayera a su menor nivel desde diciembre del 2022. Es importante resaltar que, en diciembre del 2023, alcanzó un máximo de 94.5%, la tasa más alta en registro desde el inicio de la serie en 1967. Por su parte, la capacidad utilizada de los servicios básicos cayó 5.7 puntos porcentuales a 67.8%, su menor nivel su menor nivel en registro.

 

 

Reportacero

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba