INTERNACIONALESLo Más Nuevo

Crecería PIB de EUA 2.18% en 2024

25 de abril de 2024.- Banco BASE publicó hoy su perspectiva económica de estados unidos crecimiento del primer trimestre del 2024.

Durante el primer trimestre del 2024, el PIB de Estados Unidos creció 1.59% a tasa trimestral anualizada, desacelerándose desde el dato del cuarto trimestre de 3.40% y siendo el menor crecimiento desde el segundo trimestre del 2022 cuando el PIB se contrajo 0.56% trimestral anualizado. A tasa anual, el PIB mostró un crecimiento de 2.97%. Con esto, el PIB muestra una expansión de 8.68% respecto a su nivel pre pandemia, pero aún se encuentra 1.24% por debajo del nivel que tendría si hubiera seguido la tendencia observada hasta 2019.

El crecimiento en el trimestre se dio principalmente por el componente de consumo, que contribuyó 1.68 puntos porcentuales. Por otro lado, las exportaciones netas contribuyeron negativamente en el crecimiento del PIB -0.85 puntos porcentuales, esto debido a que las importaciones crecieron 7.20%, mientras que las exportaciones incrementaron ligeramente 0.92% trimestral anualizado.

Crecimiento trimestral 0.40% Es el cambio porcentual del PIB de un trimestre vs. el PIB del trimestre inmediato anterior.

Crecimiento trimestral anualizado 1.59%

Es el crecimiento que resultaría si el crecimiento trimestral se repitiera los 4 trimestres del año.

Esta es la manera en que Estados Unidos reporta su crecimiento trimestral del PIB.

El PIB en Estados Unidos creció 1.59% a tasa trimestral anualizada en el primer trimestre del 2024, desacelerándose desde el dato del cuarto trimestre del 2023 de 3.40% y siendo el menor crecimiento desde el segundo trimestre del 2022. A tasa anual, el PIB muestra un crecimiento de 2.97%.

En promedio desde 1992, cuando un presidente busca su reelección, el PIB suele crecer 3.36%, por encima del crecimiento promedio por año en año sin elecciones de 2.70%. El impulso suele venir de la inversión fija, que tiende a mostrar un mayor crecimiento en año de elecciones. Este año, el impulso podría darse también desde el gasto público, que se estima seguirá subiendo, ante la ausencia de un techo de deuda. Sin embargo, la Fed mantiene una política monetaria restrictiva. Por lo anterior, se estima que este año el PIB podría crecer alrededor de 2.18%.

El gasto de gobierno en los primeros 6 meses del año fiscal actual muestra un incremento de 3.30% respecto al año anterior y parece que continuará acelerándose hasta las elecciones en noviembre, pudiendo ser el año fiscal con mayor gasto en registro.

La deuda total de Estados Unidos sigue alcanzando máximos históricos, generando presiones inflacionarias y presión al alza sobre la tasa de interés.

La inversión fija tiende a crecer más en años de elecciones. Solo en 2008 y 2020, la inversión fija bruta mostró una contracción, como consecuencia de una crisis. Una caída en la inversión fija en este año incrementaría la especulación de una recesión o hard landing en 2025 debido a la alta tasa de interés.

La inflación ha repuntado y se espera cierre alrededor de 3.5%. Entre los riesgos al alza destaca el sector servicios y los energéticos.

Se espera que la Reserva Federal sea muy cautelosa, recortando solo en una ocasión la tasa de interés este año.

La tasa de morosidad continúa creciendo en los diferentes tipos de créditos y se ubica en niveles preocupantes, principalmente en los bancos pequeños. Además, en el primer trimestre del 2024 la tasa de interés pagada en tarjetas de crédito se ubicó en 22.63%, muy alta comparada con el promedio histórico desde que inició la serie de 14.95%.

Esto puede frenar el crecimiento del consumo en 2025.

Para 2025 se espera una desaceleración económica, con un crecimiento de 1.17%.

Año electoral

Este año se llevarán a cabo elecciones en Estados Unidos, donde se elegirá al presidente y 468 asientos en el Congreso: la totalidad de la Cámara de Representantes (435 asientos) y un tercio de la Cámara de Senadores (33 asientos).

La elección causa incertidumbre en los mercados financieros globales, ya que el presidente define la política económica durante su mandato. Asimismo, el presidente es el comandante supremo de las Fuerzas Armadas y encargado de la política exterior, lo que podría definir el rumbo de los conflictos geopolíticos actuales. Actualmente, Joe Biden cuenta con apenas 40% de aprobación en su mandato y si hoy fueran las elecciones, Trump ganaría, con una ventaja de 0.3 puntos porcentuales sobre Biden.

Con esto, la elección de este año podría ser histórica. Si Joe Biden pierde las elecciones, será la primera vez en la historia de Estados Unidos que dos presidentes consecutivos no logran un segundo mandato. Esto también implica que, si Donald Trump gana, será la primera vez desde 1892 que un presidente pierde su contienda de reelección, pero luego consigue volver al poder en la siguiente elección.

El estado de la economía es un factor relevante en las elecciones. A ningún partido le conviene que la economía atraviese por una recesión o una alta inflación en el año de elecciones. Por esta razón, los partidos tratan de estimular (o frenar la economía si se trata del partido opositor) para mover el ánimo de los votantes. De hecho, en años de elecciones la economía tiende a crecer más. De 1992 a 2023, el PIB de Estados Unidos mostró un crecimiento promedio anual de 2.70%. Si se toman solamente los años de elecciones presidenciales de ese periodo (eliminando el 2020, año en el que comenzó la pandemia y en el que el PIB se contrajo 2.21%), el crecimiento promedio sube a 2.78% (Cuadro 3) y si solo se toman los años en los que el presidente contiende por un segundo mandato el crecimiento sube aún más, a 3.36%. Este crecimiento generalmente es seguido de una desaceleración en el primer año de administración.

 

 

Reportacero

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba