Economia y PoliticaLo Más NuevoNacionales

Crecimiento económico parece estancarse.- CEESP

26 de septiembre de 2022.- El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, CEESP, publicó hoy su Análisis Económico Ejecutivo, septiembre 2022, en que señala que la inflación se acelera y el crecimiento económico parece estancarse.

Ante la persistencia de la inflación, el gobierno extiende el PACIC y simultáneamente la secretaría de Economía presenta la estrategia “Rumbo a una Política Industrial”, que es insuficiente para abatir la inflación y generar crecimiento con la celeridad que requiere la economía.

Hay acciones más inmediatas, asequibles e incluso urgentes que se pueden tomar, medidas que serían positivas y en varios casos necesarias, aun cuando podrían no tener efectos notorios inmediatos sobre los precios y el crecimiento.

La idea es corregir distorsiones existentes y reducir los costos que perjudican la actividad económica.

NECESIDAD DE ACCIONES QUE ALIVIEN LOS COSTOS Y ALIENTEN LA REACTIVACIÓN DE LA ECONOMÍA

Los datos más recientes publicados por el INEGI sugieren una situación difícil de la economía. La inflación se acelera y el crecimiento económico parece estancarse.

En la primera quincena de septiembre los precios al consumidor aumentaron 0.41%, tras un alza de 0.32% en la quincena previa. Las presiones son primordialmente de la parte subyacente, que aumentó 0.44% y explica 80% de la inflación quincenal. Asimismo, continúa concentrándose en los alimentos, con los consecuentes impactos negativos sobre los grupos de menores ingresos.

La respuesta de la política monetaria ha sido decidida con aumentos de las tasas de interés, su instrumento para contener la inflación. Pero su impacto es moderado dada la baja penetración del crédito en la economía. En todo caso, su efecto es de mediano o largo plazo.

Por su parte, el programa contra la inflación y la carestía (PACIC) no ha tenido resultados importantes a nivel de la inflación general, aun cuando los participantes privados han mantenido sus compromisos. La razón es que el Índice Nacional de Precios al Consumidor, que mide la inflación, incluye muchos otros bienes, marcas, presentaciones y puntos de venta que los contemplados en el programa, así como muchos otros rubros genéricos, y la mayoría continúan subiendo de precio.

Respecto al crecimiento, el indicador oportuno de la actividad económica (IOAE) estima que en agosto la economía se mantuvo sin cambio respecto al mes previo, después de un avance estimado de 0.4% durante julio.

Ante la persistencia de la inflación, el gobierno extiende el PACIC. El presidente convocó hace unos días a un grupo de empresarios del sector comercio y productores de alimentos, a fin de persuadirlos de la necesidad de reforzar el control de sus precios. Es decir, un “PACIC II”.

Quizá con ello se pueda contener el alza de un grupo de bienes de la canasta básica pero que es reducido, por lo que será difícil que tenga efectos significativos sobre la inflación general.

Casi simultáneamente, la secretaría de Economía presentó un esbozo de política industrial –“Rumbo a una Política Industrial”-. Consiste mayormente de un conjunto de aspiraciones cuya concreción o procesos se observan en economías avanzadas y modernas de vanguardia.

Ello, desde varias perspectivas de tecnología, inteligencia artificial, digitalización, inclusión, competitividad, fortaleza del mercado interno, capital humano, educación sofisticada y continua, sistemas logísticos y energías limpias y avanzadas como hidrógeno verde, entre muchas otras. En su mayoría, cosas positivas para la economía, pero poco realistas en el corto o mediano plazo.

El documento tiene un enfoque “dirigista” del Estado, pero realmente no señala acciones específicas ni quienes serán los responsables de ellas. Conceptualmente, preocupa que señala sectores “estratégicos” específicos y propone estímulos fiscales.

Algunos de sus propósitos se podrían resolver mediante información provista por parte de los sectores público y privado; otros, aunque deseables, se contraponen claramente a las políticas reveladas por el gobierno; y muchos no requieren de guía de política pública, sino están en el interés propio de las empresas.

El “PACIC II” y la propuesta de política industrial de Economía, si se interpretan como una herramienta de reactivación económica, más allá de sus virtudes o defectos, son insuficientes para abatir la inflación y generar crecimiento con la celeridad que requiere la economía.

Sin embargo, hay acciones más inmediatas, asequibles e incluso urgentes que se pueden tomar que, por un lado, aliviarían presiones de precios por la vía de mejorar el funcionamiento de la economía, lo que a su vez facilitaría su reactivación sólida.

El esquema que se propone a continuación, de una manera muy general, consta de medidas que serían positivas y en varios casos necesarias aun cuando podría no tener efectos notorios inmediatos sobre los precios y el crecimiento. La idea básica es corregir distorsiones existentes y reducir los costos que perjudican la actividad económica.

Ello generaría un ambiente amigable para la inversión y el desarrollo de las actividades productivas, con beneficios en empleo y bienestar de los hogares. Facilitaría la generación de un círculo virtuoso en donde todos ganan.

A fin de cuentas, el mejor antídoto frente a la presión inflacionaria es el crecimiento y la inversión. Éstos generan mayor producción y oferta. Sin pretender por el momento que sea exhaustivo, se puede sugerir un conjunto de acciones como las siguientes:

Generar regulaciones eficientes y transparentes asegurando que sus beneficios para la sociedad sean mayores que sus costos de cumplimiento.

A fin de abatir costos injustificados que entorpecen y encarecen las diversas fases de la producción, distribución y comercialización de mercancías,

acciones interinstitucionales para mejorar la infraestructura del país y su funcionamiento a fin de aligerar costos de distribución,

operativos reforzados para combatir los robos en el transporte,

combate decidido a cobros de derecho de piso, esquemas de especulación con prácticas ilegales de acaparamiento y fijación de precios (con la cooperación de instancias federales como la Guardia Nacional, la COFECE y la procuraduría del consumidor, así como de los gobiernos subnacionales).

Facilitar, mediante información, vínculos entre oferentes y demandantes de insumos sobre todo dentro del sector agroalimentario.

Redirigir la banca de desarrollo a su vocación de apoyar la actividad económica facilitando el acceso a servicios financieros a quienes no lo tienen.

Actualmente, el crédito de esta banca al sector privado es ligeramente menor a la tercera parte de su cartera. Y el crédito para el sector público federal y estados y municipios es más de la mitad. El financiamiento podría canalizarse más a adquisición de insumos, aseguramiento y otras necesidades de Mipymes.

Eliminar la incertidumbre respecto al uso de sustancias como el glifosato y a la importación de productos genéticamente modificados a fin de acelerar la oferta nacional agroalimentaria.

Aumentar la inversión en irrigación. No sólo presas y canales sino en riego por goteo y métodos modernos de manejo de agua.

Fortalecer la actividad de Agroasemex y los programas de Apoyos a la Comercialización, mediante la adquisición de coberturas.

Utilizar al 100% nuestros acuerdos comerciales y acelerar las negociaciones pendientes que convienen al país en su conjunto.

Alejarse de objetivos de autosuficiencia del país, sobre todo cando impliquen mayores costos comparados a las importaciones.

Eliminar cupos y cuotas de importación injustificados relativos al sector agroalimentario.

Revisar posibilidades de eliminar aranceles a la importación de productos de diversos países.

México

La inflación se agudiza. En la primera quincena de septiembre los precios al consumidor aumentaron 0.41%, después de que una quincena antes lo hicieran en 0.32%. El origen principal de este resultado (80%) fue el alza de 0.44% en los precios del subíndice subyacente, en especial por el aumento de 0.53% en los precios de alimentos, bebidas y tabaco, que generó el 28% de la inflación total. El índice de precios no subyacente, por su parte, tuvo un incremento quincenal de 0.3%, impulsado principalmente por el aumento de 0.86% en los precios de productos agropecuarios. Los precios de energéticos, y tarifas autorizadas por el gobierno disminuyeron 0.14%. En términos anuales la inflación general se ubicó en 8.76%, mientras que la subyacente lo hizo en 8.27% y la no subyacente en 10.22%.

Los datos recientes del INEGI muestran, en el margen, un estancamiento del crecimiento de la economía. De acuerdo con el indicador oportuno de la actividad económica (IOAE) se estima que en agosto la economía se mantuvo sin cambio respecto al mes previo, después de un avance estimado de 0.4% durante julio, respondiendo principalmente a una disminución de 0.1% en las actividades secundarias y un nulo avance en las terciarias. A pesar de esto, respecto al mismo mes del año pasado reporta un avance de 2.9%. Aunque de cumplirse esta expectativa, aún se mantendría 0.2% por debajo de su nivel prepandemia.

En relación con la evolución del consumo, se aprecia que, por una parte, en julio las ventas al menudeo aumentaron 0.9%, después de haber caído 0.3% un mes antes. Resalta el incremento de 12.5% en las ventas exclusivamente a través de Internet, y catálogos impresos, televisión y similares, así como el aumento de 3.4% en las ventas de enseres domésticos, computadoras, artículos para la decoración de interiores y artículos usados. Por el contrario, el indicador de servicios registró una disminución mensual de 1.5%.

Estados Unidos

De acuerdo con el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, en agosto se inició la construcción de 1.575 millones de viviendas, 12.2% por arriba de las iniciadas un mes antes. Con este resultado se superó el pronóstico de los especialistas que anticipaban el inicio de 1.448 millones de viviendas. Este comportamiento respondió principalmente al impulso proveniente del incremento de 28% en el inicio de viviendas multifamiliares. Por el contrario, los permisos de construcción disminuyeron 10.0% en el mes al sumar un total de 1.517 millones. La estimación de los especialistas preveía un total de 1.620 millones de permisos. De acuerdo con los especialistas, la debilidad en los permisos sugiere una posible moderación en el inicio de viviendas en los próximos meses.

La National Association of Realtors informó que en agosto se vendieron 4.8 millones de viviendas usadas, cifra que si bien resultó ligeramente mayor a la estimación del mercado que anticipaba la venta de 4.7 millones de viviendas, fue menor en 0.4% al dato del mes previo, con lo que acumuló siete meses consecutivos a la baja. Respecto al mismo mes del año pasado, la venta de vivienda usada cayó 19.9%. El aumento de las tasas hipotecarias está afectando las ventas de viviendas existentes, obligando a algunos vendedores a bajar los precios de venta. En agosto el precio promedio de la vivienda existente se ubicó en 389,500 dólares, lo que representó un incremento anual de 7.7%. No obstante, respecto a su nivel máximo reportado en junio pasado, los precios han bajado 5.9%

 

 

Reportacero

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba