Colaborador Invitado

Crecimiento resiliente: FMI

El Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó su actualización de las perspectivas económicas globales para 2024. El documento señala que a pesar de los pronósticos pesimistas a principios de año la economía global se ha mantenido resiliente con crecimiento sostenible y una inflación que tiene una tendencia a la baja. Esto después de haber experimentado disrupciones en las cadenas de suministro post pandemia, crisis alimentaria y de energía derivada de la guerra entre Rusia y Ucrania, y un incremento importante en los precios al consumidor seguido de políticas monetarias restrictivas a nivel global.

Los principales pronósticos de crecimiento se han revisado al alza mientras que los de la inflación se han revisado a la baja. El crecimiento mundial observó su piso a finales de 2022 cuando se registró una expansión de 2.3 por ciento anual con una tasa de inflación de 9.4 por ciento. El FMI pronostica que este año la economía crecerá 3.2 por ciento con una inflación de 2.8 por ciento.

El crecimiento resiliente se ha dado a pesar de una política monetaria restrictiva que ha provocado una disminución en la inflación. Esto ha mejorado los canales de comercio de las cadenas de suministro a través de una disminución en los costos energéticos. Asimismo, los incrementos en los flujos migratorios están impulsando a la oferta laboral en los países desarrollados. Una ventaja importante son las tasas hipotecarias fijas que han mitigado los efectos adversos de mayores alzas en las tasas de interés.

La prioridad, según el FMI, debe ser consolidar la convergencia de la inflación hacia su meta. Si bien la tendencia de la inflación se mantiene a la baja, recientes episodios han provocado un resurgimiento en la inflación relacionados con el incremento en los precios del crudo. Asimismo, es importante diferenciar la evolución de las economías en el mundo. En los Estados Unidos se observa un crecimiento económico robusto debido a incrementos en su productividad y en el empleo. La zona del euro se espera crezca, pero de niveles de comparación muy bajos. Los incrementos salariales podrían perjudicar a la inflación en el corto plazo. La economía china está en problemas por su sector inmobiliario. La demanda interna es débil y los conflictos comerciales globales está perjudicando su crecimiento.

Para México se espera una tasa de crecimiento de 2.4 por ciento por debajo de 2.7 esperado para EUA. El FMI anteriormente esperaba una expansión en el país de 2.7 por ciento. Esto debido a la debilidad del sector manufacturero y la contracción de la economía hacia finales de 2023. Para 2025, se espera un crecimiento de 1.4 por ciento como resultado de la consolidación fiscal que dará ante un déficit fiscal abultado este año.

El autor es director general de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas de EGADE Business School. Tiene un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido. Fue el economista en jefe para México de Itau BBA, director general adjunto de Organismos Financieros Internacionales en la SHCP e investigador en el Banco de México.

 

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba