INTERNACIONALES

La depreciación del euro impulsará la recuperación española en 2015

23 de enero de 2015.- El euro ha perdido un 15% de su valor frente al dólar estadounidense desde el pasado mes de mayo. En el último mes, el valor del euro ha caído rápidamente y, de acuerdo con las previsiones de Crédito y Caución, podría continuar decreciendo a lo largo del año.

La caída del euro se debe a la debilidad económica persistente en la Eurozona, el descenso de la inflación y a las medidas tomadas por el Banco Central Europeo, como la bajada de los tipos de interés a largo plazo, que lleva a los inversores a buscar mayor rendimiento fuera de la zona euro.

Al mismo tiempo, el valor del dólar estadounidense está aumentando gracias al fortalecimiento de su economía y al alza de los tipos de interés esperada para mediados de 2015 por parte de la reserva federal de Estados Unidos.

El Banco Central Europeo redoblará sus esfuerzos mediante un programa de expansión cuantitativa, consistente en la compra de deuda pública.

La anticipación de esta política ya ha reducido el rendimiento de los bonos del estado, mientras que el Banco Central Europeo considera que la depreciación del euro es un efecto positivo.

El descenso del valor del euro mejorará la competitividad internacional de España y del resto de los estados miembros, al abaratarse los productos de exportación en las divisas extranjeras, lo cual debería impulsar las exportaciones fuera de la zona euro y beneficiar su crecimiento económico general.

Asimismo, elevará los precios de importación de los productos y servicios de los países no pertenecientes a la moneda única, por lo que también aumentará la competitividad de las empresas de la región en sus propios mercados.

Además, el incremento de los precios de importación aumentará la tasa de inflación.

En diciembre de 2014, la eurozona experimentó una deflación del 0,2% en términos anualizados. Una tasa de inflación más alta ayudaría a la recuperación económica, al reducir la carga real de las deudas pública y privada.

No obstante, las empresas importadoras de productos de fuera de la eurozona para su venta en los mercados del euro salen perdiendo, ya que su base de costes aumentará desproporcionadamente con los precios de venta.

Las empresas de la eurozona, los hogares y los gobiernos que hayan adquirido préstamos en divisa extranjera también afrontarán un incremento del valor de su deuda en euros.

En general, la caída del euro debería servir de ayuda para el crecimiento económico de la eurozona.

La depreciación del euro no modifica la inquebrantable opinión sobre sus ventajas a largo plazo como moneda común.

Todos los miembros de la Unión Europea están obligados por tratado a incorporarse un día a la eurozona, excepto el Reino Unido y Dinamarca.

En plena devaluación, el 1 de enero, Lituania se ha convertido en el 19º país en adoptar el euro con un fuerte respaldo a la introducción de la moneda.

La adopción de la moneda única ha aumentado el atractivo de Lituania como destino de la inversión extranjera directa.

En el caso de la vecina Estonia, incorporada en 2014, este parámetro se duplicó en un año desde la adopción del euro.

Además, es previsible que los tipos de interés aplicables a los préstamos a empresas, familias y al gobierno caigan a medida que puedan acceder a un mercado más grande y líquido.

Es una clara señal de fortaleza que, incluso durante los años de agitación económica, los países estén cada vez más dispuestos a unirse al euro.

La adhesión de Lituania demuestra una vez más que la moneda única beneficia a sus Estados Miembros y que la confianza en el futuro de la moneda se mantiene alta. Este factor debe reforzar la posición internacional del euro como una de las monedas más importantes del mundo.

 

Por Staff de ReportAcero

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar