Lo Más Nuevo

Aplaza EUA fecha para Acuerdo de Suspensión contra la varilla mexicana

22 de mayo.- El Gobierno de Estados Unidos determinó aplazar la fecha para determinar si aceptaban o no el Suspension Agreement, lo cual iba a ser el día 19, por lo que esto dará tiempo a las empresas y autoridades mexicanas de seguir trabajando para buscar este objetivo.

 

Raúl Gutiérrez, director de la empresa Deacero, dijo en entrevista que la fecha ya se aplazó, gracias al esfuerzo de las autoridades mexicanas y a las gestiones de la empresa.

“Todavía tenemos que seguir trabajando para presionar a Estados Unidos a que nos consideren como un socio comercial estratégico y que podamos llegar a acuerdos sin llegar a litigios costosos”.

Dijo que ahora tienen un mes más de plazo, aproximadamente a mediados de junio para ver si les aceptan el acuerdo de suspensión que eliminaría la cuota de entre 10 y 66 por ciento que le aplicaron a la importación de varilla de acero procedente de México.

“Ya hicimos la solicitud del acuerdo de suspensión, ya lo aceptaron, ya se iba a definir este día 19, ya se aplazó y eso nos dará tiempo para seguir trabajando con las autoridades mexicanas y americanas para tratar de lograr el proceso”.

Reiteró que tienen que trabajar mucho no sólo con el departamento de comercio de EU sino también con los legisladores, para hacerles ver y entender la realidad de las cosas y los posibles efectos que esto podría tener hacia las relaciones entre México y Estados Unidos, ya que México ha sido su gran aliado dispuesto a cooperar al 100 por ciento con Estados Unidos.

“Caso por ejemplo del TPP, prácticamente estamos siguiendo las instrucciones de Estados Unidos para apoyarlos y para que esto se cumpla”, expresó.

“Esto puede poner en riesgo las buenas relaciones que tenemos y los acuerdos a los que hemos llegado”.

Refirió que todas estas negociaciones están apegadas al TLCAN y a las reglas de la OMC no hay ningún cambio sólo buscan que haya cooperación.

Al participar en el Foro IMEF Monterrey, el empresario dijo que Estados Unidos, que es nuestro principal socio comercial y principal promotor del libre comercio en el mundo, “hoy nos tiene amenazados con cerrar sus fronteras a exportaciones vitales para México como son el tomate, el azúcar o el acero, sin hablar de las deportaciones masivas de trabajadores indocumentados, o la negativa a que nuestros camiones crucen la frontera”.

“El punto es que nos exigen no subsidiar, cuando ellos sí subsidian y nos exigen abrir y desregular nuestros mercados, cuando ellos no lo hacen”, resaltó.

“Otro ejemplo de competencia desleal: Las empresas mexicanas somos competitivas y podemos serlo mucho más, pero nadie puede competir contra el Estado Chino”.

De los más de 1 mil 400 millones de toneladas de capacidad instalada en el mundo para producir acero, detalló, cerca de 700 millones está en China (México tiene capacidad para producir 22 millones). Y de ésos 700 millones, más del 90% lo producen empresas de Estado que reciben todo tipo de subsidios y cuyo fin último no es generar utilidades, sino emplear a millones de chinos.

El consumo de acero en China creció vertiginosamente en la última década, pero hoy, su economía se está desacelerando, lo que les genera excedentes por más de 200 millones de toneladas.

“Con el 10% de su excedente tienen suficiente para barrer a la industria mexicana y con la mitad, hay suficiente para acabar con la industria de toda América Latina. Es decir, podemos competir, pero necesitamos guantes y piso parejo ¿sino cómo?”, cuestionó ante unos 800 asistentes al Foro.

“¿Cómo conciliar la apertura comercial con la política industrial?, ¿cómo elevar los niveles de productividad de la economía en su conjunto, cuando tienes a cerca de sesenta millones de mexicanos preocupados por sobrevivir?”, añadió.

“Si queremos obtener resultados diferentes, tenemos que cambiar la forma de proceder, y ello implica adoptar un mayor pragmatismo en las decisiones de tipo económico”, explicó.

En las últimas décadas, dijo que  han desaparecido el 80% de las empresas nacionales y el 47% de las exportaciones manufactureras las concentran 50 grandes empresas.

“La falta de competitividad se debe a un retraso en el proceso de reformas, pero también por ineficacia, dispendio y corrupción”, añadió.

“(Necesitamos) pragmatismo, flexibilidad, trabajo en equipo, organización ciudadana, y todo esto, para construir un programa de gran visión”.

Añadió que debemos apostarle a la economía del conocimiento, a la innovación, a la investigación y al desarrollo tecnológico; y que hay que combatir los monopolios.

“(Se requiere) Más producción industrial nacional, con mayor valor agregado, con todo lo que ello implica… Si seguimos pensando en micro empresas, seguiremos teniendo micro tasas de crecimiento», aseguró.

 

Por César Sánchez

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar