Lo Más Nuevo

Debe México fomentar la competitividad y orientar el gasto hacia la infraestructura.- Deacero

29 de mayo de 2017.- De acuerdo con Juan Antonio Reboulen, Director de Relaciones Institucionales y Comercio Internacional de Deacero, la actual coyuntura industrial transita por varios caminos.

En su participación en el suplemento acerero de El Financiero, Reboulen explicó que todos los caminos son desafiantes, y relevantes.

Explicó que las décadas en las que nuestro país no tuvo políticas industriales de fomento y defensa de los intereses nacionales, produjo un doble efecto.

Por un lado, indicó, obligó a los industriales a esforzarse para producir de manera más competitiva en mercados abiertos, al tiempo que esta ausencia de políticas gubernamentales impidió que el gasto público se orientara -en igualdad de condiciones y de manera legal- a privilegiar las compras de productos hechos en México, y se invirtiera más en infraestructura carretera, ferroviaria, portuaria y telecomunicaciones que aumentará la competitividad del país.

“Mientras México negociaba y firmaba sus doce tratados de libre comercio que mantiene con más de una cuarentena de países, los industriales, especialmente los del sector siderúrgico, hacían esfuerzos por sortear las crisis locales e internacionales, que planteaban continuamente la necesidad de encontrar salidas que permitieran, sin abandonar la globalidad, una mejor y mayor producción, integrando las cadenas productivas y agregándoles valor. Facilitando la producción, el trasporte y la comercialización de materias primas y productos terminados y semiterminados”.

En tanto, esto sucedía en nuestro país, añadió, en el siglo XXI despegaban potencias industriales. China emergía como una gran consumidora del ahorro mundial, y se convertía en un polo impresionante de desarrollo, cuyos desafíos y agresivas políticas de producción y de comercio, necesariamente producían desequilibrios difíciles de sortear, que explotaron en la crisis financiera de 2008.

La cual, si bien es cierto, señaló Reboulen, se inició en Estados Unidos como lo sostiene Pedro Aspe, quien concluye en un artículo: “Esta recesión tiene una intensidad enorme. Hay un colapso de todos los mercados y la desconfianza es total. El mercado interbancario no funciona y se generan círculos viciosos: los consumidores no consumen, los inversores no invierten y los bancos no prestan. Hay una paralización casi total de la que no escapa ningún país. Por consiguiente es clave reconocer a la brevedad lo inevitable y obvio de la recesión global.

“La incertidumbre es enorme, pero si de algo podemos estar seguros, es de que la recesión será profunda, larga y global”.

Añadió que China, con la crisis disminuyó su crecimiento, pero a pesar de ello lo mantuvo por encima del de Estados Unidos, la economía más pujante y de mayores dimensiones.

Enrique Dussel señala: “durante 2008-2012, si bien el crecimiento del PIB (chino) ha disminuido en forma importante -de 9.6% a un esperado de 7.8% en 2012- todavía se encuentra muy por encima del dinamismo de Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, entre otros”.

Añade que para 2017, los chinos esperan tener un PIB de 6.7% nuevamente mayor al de Estados Unidos, reforzado por las buenas cifras registradas el primer trimestre del año.

Asimismo, Reboulen señala que el acero producido y consumido siempre ha sido un indicador del estado de las economías de las naciones modernas.

“Al no detener su fabricación de acero los chinos, la World Steel Association, en su más reciente reporte indica que: “China’s crude Steel production for March 2017 was 72.0 Mt, an increase of 1.8% com pared to March 2016. Japan produced 8.9 Mt of crude Steel in March 2017, an increase of 1.8% com pared to March 2 016”, en tanto que: North America’s crude Steel production in the first three months of 2017 was 29.3 Mt, an increase of 7.1% compared to the first quarter of 2016”. Esto indica sin lugar a dudas que China tendrá una enorme sobre oferta de Acero, incluso si contamos que su economía crece más que lo previsto”, observa el directivo de Deacero.

Es decir, considera, México tiene que reforzar su estructura de Aduanas y Economía para impedir y combatir las prácticas desleales de comercio y debe aumentar los productos defendidos por el arancel recién renovado a productos siderúrgicos provenientes de países con los que no tenemos tratado de libre comercio, casos: China, India, Corea del Sur, Rusia y Ucrania, aumentarlos hasta el tope que permite la OMC.

En el otro carril, se encuentran las recientes negociaciones informales y formales sobre la modernización del libre comercio y la implementación del “Memorándum Presidencial” de Trump al Secretario de Comercio mediante el cual se indica que la industria siderúrgica es estratégica para el sector manufacturero y debe ser defendida contra prácticas desleales”, lo que podría llegar a afectarnos en el momento en que China desvié el acero que no podrá colocar en los Estados Unidos hacia México.

La coyuntura actual podría ser una oportunidad para políticas que fomenten la competitividad de nuestro país y orienten el gasto público a infraestructura realizada con productos hechos en México.

 

Staff ReportAcero

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar