Colaborador Invitado

Desempleo en México

Por Gabriela Siller

Recientemente se publicó la tasa de desempleo de México correspondiente a marzo, la cual mostró un incremento de 0.44 puntos porcentuales con respecto a febrero (cifras desestacionalizadas) y 0.29 puntos porcentuales en su comparación anual, ubicándose en 4.8% en cifras originales.

En cifras ajustadas por estacionalidad, la tasa de desempleo acumuló su cuarto incremento de forma consecutiva a su nivel más alto desde noviembre del 2012.

Así como el consumo depende del ingreso permanente de las personas y los cambios en el ingreso corriente sólo afectan al consumo cuando los individuos perciben que éstos se mantendrán de forma permanente, así la demanda de empleo por parte de las empresas depende de su ingreso medio, lo cual en buena medida es función de la actividad económica de varios meses y de las expectativas que se tengan sobre la actividad futura.

Si una empresa tiene ingresos altos durante un mes tenderá a incrementar el pago de tiempos extras y probablemente el empleo temporal, pero no contratará personal de planta hasta que perciba que los ingresos se mantendrán en ese nivel. Por el contrario, si el ingreso baja no despedirá personal a menos que el período de menor actividad se prolongue durante varios meses y se perciba como una situación permanente.

A inicios del 2013 se hablaba del momento mexicano, debido a las reformas que se estaban presentando, pero el crecimiento terminó siendo de apenas 1% por el subejercicio del gasto gubernamental y por una marcada desaceleración en Estados Unidos.

Después, en el primer trimestre del 2014 la actividad económica se vio afectada por el clima adverso en Estados Unidos y por la entrada en vigor de la reforma fiscal, mermando la confianza de los consumidores por el menor poder adquisitivo y la incertidumbre que genera un cambio fiscal. Así la tendencia fue de baja en el crecimiento económico.

No obstante, los factores antes mencionados no se espera que se repitan y sólo quedará la inercia de una menor actividad debido al cambio en las expectativas de los consumidores y de las empresas.

Cabe destacar que recientemente se publicó el Plan Nacional de infraestructura 2014-2012 con lo cual la probabilidad de un nuevo subejercicio disminuye significativamente. El plan contempla una inversión de 7.7 billones de pesos, principalmente en el sector energético para el desarrollo de complejos petroleros, así como para infraestructura de comunicaciones y transportes. Así, la actividad se espera muestre una tendencia al alza con un incremento trimestral entre 2.5 y 3% en lo que resta del 2014.

Gabriela Siller, es Director de Análisis Económico Financiero de Banco Base

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar