Colaborador Invitado

El Año del Dólar

Por Gabriela Siller

El peso finalizó el primer mes del 2014 cotizando alrededor de 13.37 pesos por dólar, con una depreciación de 34 centavos o 2.53%, la cual representa su mayor caída mensual frente al dólar desde 2003. En el mes el tipo de cambio registró un máximo de 13.6063 pesos por dólar, nivel no visto desde el 26 de julio de 2012 y un mínimo de 12.9633, con un promedio de 13.2094 pesos por dólar.

En 2011 el FMI señaló que los flujos de capital a economías emergentes tienen una alta correlación con los cambios en las condiciones financieras globales, donde los niveles de las tasas de interés y el apetito/aversión al riesgo son en buena medida sus determinantes. Además, indicó que el ritmo de entrada o salida de dichos flujos, depende de las condiciones de cada país.

Así, el entorno de bajas tasas de interés en las economías avanzadas y el apetito por riesgo fueron los impulsores de la entrada de capitales a economías emergentes durante los últimos años, pero ahora con el cambio que empezó la principal entidad monetaria del mundo, la Fed, el panorama es otro  y por ello esos capitales han comenzado a revertir su dirección. Lo anterior como consecuencia a que el retiro de las compras de bonos de la Fed es la antesala de los incrementos en sus tasas de interés, lo cual se prevé que suceda a mediados de 2015.

El trasfondo de los fuertes movimientos de capitales y de las depreciaciones que se están viviendo en las economías emergentes se remite a la Fed y no a las dificultades ya sea políticas o a los desequilibrios económicos que éstas enfrentan. Más bien, esas particularidades de los países acentúan las salidas de capitales como ha sucedido recientemente con Brasil, Sudáfrica y Turquía, lo que ha hecho que sus bancos centrales tengan que tomar agresivas medidas.

Así, las divisas de economías emergentes se están moviendo en un mismo sentido, pero la magnitud y volatilidad de los movimientos depende de la situación particular de cada país. Cabe destacar que se prevé que el 2014 sea “el año del dólar”, por la expectativa de que la Fed terminará las compras de bonos durante este año. Como consecuencia, la probabilidad de que el peso se ubique por debajo de 13 pesos por dólar ha disminuido considerablemente y para que eso suceda tendría que haber una noticia muy positiva que implicara mayores flujos de capital hacia el país.

En este entorno el peso argentino fue la divisa que más cayó frente al dólar en enero, entre la canasta de 24 monedas emergentes, con 18.68%, el rand sudafricano y la lira turca ocuparon la cuarta y sexta posición con 5.58% y 4.93%, respectivamente, mientras que el peso tuvo el onceavo lugar.

 

Gabriela Siller Pagaza, PhD, Director de Análisis Económico Financiero de Banco Base, 

gsiller@bancobase.com

 

 

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba