Siderurgia

El acero chino es un desafío para la industria siderúrgica de América Latina

En 2023, un total de 10 millones de toneladas de acero chino inundaron América Latina, un récord que amenaza a la siderurgia regional: “Cerrar Huachipato sería una bomba atómica”, dice Carlos Ramírez, trabajador de la principal acería chilena que tambalea ante la ruda competencia de China.

Huachipato, en Talcahuano, 500 kilómetros al sur de Santiago, anunció la paulatina suspensión de operaciones, agobiada por la avalancha de acero chino que colma los mercados y que se comercializa en Chile 40 por ciento más barato que el acero local.

La medida, pendiente de una petición para que el gobierno imponga un gravamen de 25 por ciento a las importaciones de acero, amenaza a 2,700 trabajadores de la compañía y a otras 20,000 personas que dependen de ella. En Brasil, el mayor productor de acero regional, también hay preocupación. El año pasado, las importaciones desde China crecieron 50 por ciento y la producción cayó 6.5 por ciento, según el Instituto Aco.

Gerdau, una de las mayores siderúrgicas del país, ya despidió a 700 trabajadores. Los últimos, en febrero, salieron de la planta de Pindamonhangaba, en Sao Paulo, debido al “escenario desafiante enfrentado por el mercado brasileño frente a las condiciones predatorias de importación del acero chino”, comunicó la empresa

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba