Colaborador Invitado

¿El dinero compra la felicidad?

Por Jesús Garza

Este año la Universidad de Oxford publicó El Reporte Mundial de la Felicidad donde se elaboran métricas para evaluar la felicidad en el mundo. Según el ranking del estudio Finlandia se mantiene en el primer sitio seguido muy de cerca del resto de los países nórdicos. Destaca el incremento acelerado en nivel de felicidad de los países de Europa del Este, particularmente, la República Checa, Lituania y Eslovenia. En contraste, los Estados Unidos y Alemania presentan un deterioro al ubicarse en las posiciones 23 y 24, respectivamente. México se ubica en la posición 25 del ranking y no ha avanzado mucho en este rubro. 

En casi todas las regiones del mundo los jóvenes son más felices que los viejos, pero no en América del Norte donde se observa el efecto contrario. En México el índice de felicidad para los jóvenes (30 años o menos, sitio 22) es mayor al de las edades avanzadas (60 o más, sitio 33). Para la medición del índice de felicidad se utiliza la encuesta de satisfacción de vida elaborada por Gallup World. El Reporte identifica las siguientes variables como determinantes de una mayor satisfacción de vida o felicidad: a) PIB per cápita (ajustado por poder de compra, PPP), b) la expectativa de vida, c) apoyos sociales gubernamentales, d) índice de libertad humana, e) generosidad (medida por porcentaje de donaciones), f) percepción de corrupción y otras variables que miden el estado de ánimo de las personas. 

De acuerdo con los resultados econométricos, si bien, la variable de ingreso medida por el PIB per cápita es relevante para la felicidad, no es la más importante. En orden de importancia estadística, el apoyo social, la libertad humana, la generosidad y el ingreso son las principales variables que afectan positivamente a la felicidad. Por otro lado, es importante mencionar que la percepción de corrupción tiene un efecto negativo en la felicidad (hasta el doble que el nivel de ingreso). 

Revisando con detalle, el reporte encuentra que, dentro de los apoyos sociales, la ayuda a enfermedades mentales como la demencia es fundamental para elevar los niveles de felicidad de la población. Otro resultado interesante es que en la India la población de edad avanzad es más feliz que la población joven, refutando los argumentos que indicaban que esto solo sucedía en países desarrollados. 

Así, si bien el nivel de ingreso es importante para elevar la felicidad de la población no es el único. Los apoyos sociales (sobre todo de salud), la libertad humana, menores índices de corrupción y la generosidad, contribuyen a elevar la felicidad de la población. 

El autor es director general de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas de EGADE Business School. Tiene un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido.

Publicaciones relacionadas

Por favor acceder para comentar.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba