Colaborador InvitadoUncategorized

El freno de mano

Este año se espera que la economía de Nuevo León crezca alrededor de 7 u 8 por ciento anual. Lo anterior debido al buen dinamismo de la economía estadounidense que experimentará una expansión sólida de cerca de 6 por ciento este año. Las políticas fiscales y monetarias expansivas en EUA están sustentando una recuperación económica vigorosa que está teniendo externalidades positivas hacia México. El impacto favorable de la recuperación económica de EUA hacia México se está dando por tres frentes.

Primero, por la reactivación del sector industrial estadounidense que está demandando más insumos nacionales. Más del 80 por ciento de las exportaciones nacionales se dirigen hacia EUA. Segundo, por el envío de remesas que continúa rompiendo récords de la mano de importantes estímulos fiscales a las familias de ese país. Tercero, por la reactivación de sector turismo nacional ante la reapertura de la economía. La mayor parte de los turistas extranjeros en el país provienen de EUA.

Así, la economía de NL se está beneficiando de la sólida recuperación de la economía del país vecino, sobre todo del sector manufacturero. De hecho, las exportaciones de la entidad ya casi recobran su valor pre pandemia y se está registrando un importante aumento en los empleos formales. Sin embargo, la economía podría estar mejor. Desafortunadamente las políticas federales están mermando la capacidad de crecimiento de la entidad.

Las políticas públicas que resultaron en la cancelación de importantes obras de infraestructura como el Aeropuerto de Texcoco, la cancelación de la cervecería en Mexicali y más recientemente la posible estatización del sector energético, está provocando una fuerte disminución en la inversión. La persistente baja tasa de inversión provocará menores tasas de crecimiento potencial en el futuro. Además, durante 2020 el gobierno federal, a diferencia del estadounidense, no aplicó medidas contra cíclicas para salvaguardar a las Pymes y sus empleos. Lo anterior resultó en la pérdida de casi 1 millón de Pymes en el país y de cerca de 12 millones de empleos (formales e informales).

Si bien estamos observando una recuperación sólida de la economía y del empleo, no ha sido por las políticas domésticas sino por las externalidades positivas de las políticas económicas de EUA. Además, la nueva reforma de energía que se está proponiendo implicará la monopolización de la electricidad lo que provocará apagones y mayores precios para los consumidores (sobre todo a empresas). La ley privilegia a la generación de electricidad utilizando combustóleo (que le sobra a Pemex) en lugar de energías limpias. El kilowatt por generación de electricidad utilizando combustóleo es más de tres veces más caro que el producido por energías renovables, según datos de la misma Sener. Lo anterior provocará una pérdida de productividad que resultará en menores tasas de crecimiento en el sector industrial. Además, el estado de Nuevo León era líder en la inversión de energías renovables. La nueva ley limita la inversión privada en estos sectores lo que ahuyentará inversión futura, tanto nacional como extranjera, en este sector provocando que la economía potencial sea menor.

Así, mientras las políticas económicas de EUA están impulsando a la economía neolonés paraceria que las polìticas del gobierno federal le ponen un freno de mano.

El autor es director general de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas de EGADE Business School. Tiene un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido. Fue el economista en jefe para México de Itau BBA, director general adjunto de Organismos Financieros Internacionales en la SHCP e investigador en el Banco de México.

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Por favor acceder para comentar.

Botón volver arriba