Colaborador Invitado

Elegir en 2024 sobre programas de gobierno

Aprendamos a elegir los programas que mejoren el futuro del país.

Hiram Peón Lara

Después de las elecciones de hace tres años, en la que fue electo Andrés Manuel López Obrador, empezaron las especulaciones sobre su ejercicio de gobierno. Hubo un momento en que se esperaba que empezara a cumplir lo que prometió durante la campaña electoral: bajar el precio de la gasolina, bajar el precio de la electricidad, entre otras promesas, realmente hizo cien promesas, mismas que se contabilizaron.

Solo pasaron seis meses y empezamos a notar que nunca cumpliría lo que prometió. Al año ya estábamos seguros, me refiero a la clase media, la clase trabajadora, que no se cumpliría ninguna de sus promesas.

Han pasado tres años y sus promesas de campaña ya no son temas. Sabemos a ciencia cierta que solo fueron hechas con el propósito de engañar a un segmento de los votantes, para que le hicieran ganar con su voto.

Ya no hay duda. El presidente actúa como un megalómano. Una persona que sufre de un trastorno de la personalidad, caracterizado por ideas de grandeza, de manera que puede mentir, manipular o exagerar algunas situaciones o a las personas, a fin de conseguir sus objetivos.

Como consecuencia de este problema que sufre el Presidente de México, los mexicanos y me refiero a todos los mexicanos, tendremos que pagar lo que se requiera para reconstruir el país, una vez que entregue la presidencia en 2024.

Lo mismo ocurrió cuando sufrimos el gobierno desestabilizador de Luis Echeverría.

Después de este gobierno tendremos que reconstruir instituciones como el Conacyt y fortalecer instituciones como el que regula y administra las elecciones, el INE.

Tendremos que proporcionar recursos para constituir de nuevo el Fondo para Desastres Naturales, además de reconstruir instituciones de apoyo a la salud como el IMSS, el ISSSTE y los sistemas de salud pública.

Tendremos que modificar las leyes que regulan el funcionamiento del poder Judicial y el Legislativo, para quitar, por ejemplo, los diputados plurinominales.

Tendremos que desarrollar instituciones  transexenales que permitan la continuidad de los distintos programas  de desarrollo económico y social. En suma, tenemos que asegurarnos de que nunca nos vuelva a suceder que elegimos a una persona y que no tengamos la manera de amarrarle las manos para que no nos desbarate el país.

Tenemos que aprender, con esta catástrofe que nos está sucediendo, que no son los partidos los que nos deben gobernar, tampoco son las personas, porque nos puede volver a engañar un terco mesiánico como AMLO, sino que son los programas de gobierno sobre lo que debemos votar.

Tenemos que aprender, entender, cómo se estructura un sistema de gobierno y que tipo de gobierno queremos.

En este momento ningún partido ha mostrado estar haciendo algo para estructurar un programa de gobierno que nos provea a los ciudadanos de una visión de país. Un programa que ofrezca una esperanza para los jóvenes, una plataforma económica que relance el crecimiento empresarial y del país, y una manera de reconocer el trabajo de toda una vida de los mexicanos a través de una pensión digna, que corresponda plenamente al trabajo entregado.

Este programa debería contener una descripción muy detallada de como enfrentara las condiciones de inseguridad que vivimos, de simplificación burocrática para el emprendimiento económico y social, así como la simplificación administrativa del sistema tributario mexicano para ampliar la base de causantes, para que sea muy fácil pagar los impuestos. Lo ideal sería que hubiera un solo impuesto al ingreso o al gasto, pero no los dos.

Una parte importante de este programa debería ser la manera como se impedirá la corrupción en el país, no solo entre el personal de gobierno sino también la corrupción que impulsan las empresas para crear condiciones ventajosas.

La conclusión tendría que ser modificar la estructura de los partidos y una mayor cercanía con los ciudadanos y las empresas para consensar sus programas. De esta forma la elección sería sobre los programas de desarrollo económico que los partidos propongan.

Esperemos que los partidos reaccionen y hagan la tarea.

Mantengamos la esperanza. Hasta la próxima.

El autor es experto en comunicación corporativa y situaciones de crisis. Cuenta con un MBA del ITESM

Contacto:

Mail: hirampeon@gmail.com

Twitter: @Hirampeon

Publicaciones relacionadas

Por favor acceder para comentar.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba