Economia y Politica

Escándalos redujeron al PRI en partido satélite; “será el próximo PRD”

27 Jun 2022- De ser aquel «partidazo» que gobernó al país y a Puebla por décadas, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) hoy quedó reducido a un partido satélite que buscará su sobrevivencia en la elección de 2024, ya que está condicionado a lo que diga el PAN, su histórico rival; además, enfrenta escándalos protagonizados por su dirigente nacional Alejandro Moreno; Javier «N», ex candidato al gobierno de Puebla en 2010 acusado por feminicidio; y Mario «N», ex gobernador preso por el delito de tortura y sus nexos con una red de tráfico de explotación sexual infantil.

Cabe señalar que el declive del partido tricolor inició años atrás en Puebla, cuando en 2005 el escándalo de la red de pederastia en la que presuntamente formó parte el llamado Gober precioso influyó en las urnas en 2011 y perdió la gubernatura contra Rafael Moreno Valle, un ex priista que tras no encontrar espacio en ese partido, consiguió un lugar en el PAN y desde ahí inició una lucha para extinguir a su primer grupo político.

En el escenario actual, el ahora dirigente estatal, Néstor Camarillo Medina, reconoce que el PRI no tiene la suficiencia para ir solo en 2024, pues necesita del PAN, quien hasta hace dos décadas era su principal oponente en las urnas electorales pero con quien hoy integró la alianza Va por México, pues a su decir «algunos panistas nos veían como un mal necesario, pero el PRI no va a desaparecer jamás». Por ello, ahora solo aspira a ganar otras 22 alcaldías en 2024 y ser tomado en cuenta para encabezar la candidatura a la alcaldía capitalina.

Con este panorama, Claudia Ramón Pérez, catedrática de la Facultad de Ciencia Política y Gobierno de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (Upaep), considera que el PRI corre el riesgo de convertirse en el próximo PRD y depender de los resultados de 2023 en el Estado de México, ya que con ello sería una luz para 2024.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba