INTERNACIONALES

Advierte Euroalliages a UE que no otorgue estatus de economía de mercado a China

7 de abril de 2016.- La Unión Europea (UE) debe preservar la eficacia de los instrumentos de defensa comercial para evitar la competencia desleal y defender los 3.5 millones de puestos de trabajo en situación de riesgo, dijo hoy Inés van Lierde, Secretario General de la Asociación de Productores de Ferroaleaciones (Euroalliages).

De este modo los acereros europeos advierten a la UE que no conceda el estatus de economía de mercado (MES) a China, pues consideran que debilitaría las medidas antidumping y eso sería un desastre para la economía de Europa.

Lo anterior se planteó en una audiencia pública del Comité Económico y Social Europeo, celebrada en Bruselas el 5 de abril

«Brindar a China el MES significa que acciones antidumping serán ineficaces y darán acceso ilimitado al mercado de la UE a los productos chinos», dijo Van Lierde.

En la audiencia se consideraron tres opciones a seguir por la Comisión Europea: Mantener la misma política; Reconocer a China como economía de mercado; o, Reconocer a China como economía de mercado con «medidas de mitigación» como la retención de los actuales derechos antidumping.

Quienes sostienen que la Comisión no tiene más remedio que reconocer a China como economía de mercado señalan que cuando China se unió a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001, su protocolo de adhesión incluía una cláusula que expira el 11 de diciembre de 2016, fecha en que China recibirá automáticamente el MES.

Sin embargo la industria del acero se opone firmemente a esta interpretación y considera que no hay ninguna obligación legal de conceder la condición de economía de mercado al gigante asiático.

Otros sectores que según Van Lierd resultarán perjudicados si se asigna dicho estatus son el de ingeniería y el de las telecomunicaciones.

Guido Nelissen, representante sindical europeo de IndustriALL, predijo también que habrá pérdida de empleos, innumerables daños irreparables al medio ambiente, a la sociedad y a la industria si se asigna dicho estatus a China.

Aunque China no participó en la audiencia, recibió un voto a su favor de parte de Zeljko Pazin, gerente comercial de la Asociación de Industrias de Ingeniería Europea (Orgalime).

«No caigamos en la trampa de la exageración, ¿colapsará realmente la industria del acero? He oído esto durante 15 años, pero nunca ha sucedido. Tengamos una discusión sobria», agregó.

Luisa Santos, directora de Business Europe, adoptó una posición conciliadora e instó a la UE a tomar una posición similar a la de otros miembros de la OMC, como la de Estados Unidos (EUA), a la hora de decidir sobre su postura.

«Es en el interés de las empresas europeas que la UE se esfuerza por mantener una relación sana y equilibrada con China. Muchos puestos de trabajo dependen de esto», dijo Santos.

El director de política comercial de EuroCommerce, Ralph Kamphöner, recordó que el libre comercio funciona en ambas direcciones.

«Debemos evitar otra ‘guerra del sujetador’, en la cual 80 millones de prendas de vestir ordenados por comerciantes europeos de China fueron bloqueadas en las fronteras de la UE después de la re-imposición de cuotas de importación de la UE», dijo.

Kamphöner argumentó que las acciones antidumping y los problemas de exceso de capacidad mundial de acero todavía se pueden abordar cuando se haya otorgado el estatus comercial a China.

Wolfgang Müller, jefe del Direktoratet Generale Trade, consideró que es un tema muy, muy difícil, pero que aceptó reconocer a China porque considera que se perderían 213,000 empleos, mucho menos de los 3.5 millones de los que habla Van Lierde.

«China no quiere ser un miembro de segunda clase de la OMC y espera que, a partir de diciembre sea tratados por igual», dijo Müller.

Al respecto Leo Yang Lijun, segundo secretario de la Misión de la República Popular de China ante la UE, dijo:

«Sólo necesitamos las mismas normas que los demás miembros de la OMC.

Agencias

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba