Nacionales

Afectan al acero mexicano problemas de EUA

Los efectos de la desaceleración económica estadounidense se han dejado sentir en el consumo del acero en México, al registrar éste un menor crecimiento en el año. El consumo nacional aparente de acero hasta agosto del 2011 presentó un crecimiento de 6.5 por ciento, comparado con el registrado en el mismo periodo del 2010, señala Rodrigo Vázquez.

El director de mercados de acero de la consultora Harbor Intelligence afirma que esta alza es menor al crecimiento anual del 21 por ciento registrado en el periodo enero-agosto 2010.Además, agrega que el crecimiento total anual del consumo de acero durante el 2010 fue de 15 por ciento, mientras que para el 2011 Harbor espera que sea del 4 por ciento.

A nivel mundial, el consumo aparente de acero crecería este año 6.5 por ciento, según la Asociación Mundial del Acero (Worldsteel), para un consumo total de mil 398 millones de toneladas, tras un crecimiento del 15.1 por ciento en el 2010.Y para el 2012 pronostica que la demanda mundial de acero crecerá en 5.4 por ciento.

Daniel Novegil, presidente del Comité Económico de Worldsteel, indica en un reporte que la economía global se enfrenta hoy día a una incertidumbre mayor, en cuanto a cómo el caos actual en los mercados financieros evolucionará y cómo afectará esto a la economía real.»Nuestro pronóstico actual para el 2012 asume que las economías en vías de desarrollo continuarán impulsando el crecimiento global, la crisis de la deuda soberana europea será manejada apropiadamente y la volatilidad no aumentará», agrega.

«En este sentido, nuestro pronóstico puede ser considerado como cautelosamente optimista».Worldsteel pronostica que el consumo aparente de acero en Estados Unidos aumente 11.6 por ciento en el presente año y 5.2 por ciento en el 2012, resultado de la desaceleración.

Para el NAFTA, la zona del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en su conjunto, el organismo estima que el consumo aparente de acero crezca en 9 y 4.9 por ciento en los años 2011 y 2012, respectivamente.En América Central y del Sur pronostica que el consumo aparente del acero aumentará 4.7 por ciento en este año hasta alcanzar una cima histórica de 47.8 millones de toneladas.

«En el 2012 se pronostica que el consumo aparente de acero de la región crezca en 9.8 por ciento hasta alcanzar 52.4 millones de toneladas, casi 28 por ciento más alto que el nivel del 2007», apunta el Worldsteel.Vázquez, de Harbor Intelligence, añade que el menor consumo ha hecho que la producción también crezca a menor ritmo, donde la producción de acero líquido acumulada hasta agosto del 2011 aumentó 7.9 por ciento, comparado con la registrada en el periodo enero-agosto del año pasado.

«Esto es inferior al aumento de 25 por ciento registrado en el periodo enero-agosto del 2010 contra enero-agosto del 2009, y esperamos que el crecimiento anual total del 2011 sea inferior al incremento del 18 por ciento registrado en el 2010».

El analista comenta que el limitado crecimiento de las exportaciones de productos siderúrgicos también ha influido en el crecimiento moderado de la producción nacional.Las exportaciones de productos de acero registran un crecimiento anual de 10 por ciento en el periodo enero-agosto 2011, mientras que en el mismo lapso del 2010 el crecimiento anual fue de 33 por ciento.»La desaceleración en Estados Unidos se ha traducido en un repunte limitado en sectores intensivos en acero, como el automotriz y los enseres domésticos», asegura.

Sin embargo, su incremento ha sido aceptable, donde la producción automotriz ha registrado un alza anual de 13 por ciento en el periodo enero-agosto del 2011.Además, será difícil que la producción de dicho sector alcance la cifra de crecimiento total anual de 50 por ciento registrada durante el 2010.Lo mismo ha sucedido en la producción de enseres domésticos, la cual sólo registró un incremento anual de 2 por ciento en el periodo enero-agosto del 2011 y será difícil que logre un ritmo de aumento similar al 15 por ciento anual total del año pasado.Por su parte, el sector de la construcción ha permanecido estancado, no tanto por la desaceleración de Estados Unidos, sino por variables internas propias de la economía en México.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba