Nacionales

Resurge el «gigante mexicano del acero”

Monclova, 22 de julio de 2013.-  La inauguración del molino Steckel, es la culminación de largo y sufrido proceso de inversión de Altos Hornos de México, (AHMSA), que permitirá a la empresa no sólo elevar más de 30 por ciento su capacidad de producción, sino impulsar nuevas inversiones en el país y de toda la cadena industrial.

 

El impresionante “robot gigante” de 1 kilómetro de largo, forma parte de una inversión total de 2 mil 300 millones de dólares que permite a la empresa producir placa en hoja y placa en rollo de hasta 96 pulgada, dimensiones que antes no se fabricaban en el país.

 

Esto abre un abanico de oportunidades a las empresas nacionales y extranjeras que podrán contar con el suministro local de estos productos.

En el evento inaugural, el Presidente Enrique Peña Nieto, indicó que el propio Alonso Ancira Elizondo, Presidente de AHMSA, le refirió que el abasto de El Fénix, detonará inversiones en México por alrededor de 11 mil millones de dólares en industrias como la automotriz, puertos, gasoductos y otros sectores.

“Como industria base, las nuevas capacidades de AHMSA van a generar nuevas e importante inversiones, el crecimiento en una extensa cadena industrial, desarrollo de la productividad, mayor empleo y más bienestar y mejores oportunidades para todos los mexicanos”, expresó Peña Nieto.

La Infraestructura del proyecto Fénix es equivalente a cuatro Estadios Azteca hablando desde el punto de vista  de que se utilizaron 178 mil metros cúbicos de concreto.

En cuanto al acero estructural que se utilizó que fue de 41 mil toneladas es como si se construyeran 6 Torres Eifel.

Y si a esto le añadimos el área de los edificios y las naves en donde se construyó que son de 12 hectáreas o sea 14 canchas de Futbol Soccer; y hablando del equipo mecánico que son 33 mil toneladas el equivalente a 200 Locomotoras.

De cable eléctrico que se usó para las instalaciones fueron 2 mil 100 kilómetros que es la distancia entre México y Tijuana y hablando de las tuberías fueron 150 mil metros que es el equivalente a dos veces la distancia entre la carretera  México y Toluca.

También se requirieron 23 grúas de hasta 260 toneladas y mil 800 motores eléctricos.

“El Proyecto Fenix de Altos Hornos de México es una muestra de la capacidad y el talento existente en México, de voluntad empresarial y de la confianza en el futuro del país, ingredientes básicos que existen y se deben aprovechar en un momento propicio para detonar nuestro desarrollo”, expresó Peña Nieto.

Reiteró que existe voluntad de su Gobierno para generar el ambiente económico y garantizar las condiciones de competitividad que permitan a México y sus empresas competir con los mejores productores del mundo sin temor a la apertura comercial.

El acto de puesta en marcha se efectuó en el “Patio de Planchones” del nuevo molino Steckel, contó con la asistencia de unos mil 500 personas, entre empresarios, funcionarios, periodistas, técnicos, empleados y obreros de la empresa, flanqueados por carros de ferrocarril, torres eólicas, tractores, tubos de acero, y maquinaria pesada que se fabrican con acero de AHMSA.

Acompañaron al Presidente el Gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez; el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal; el Presidente del Consejo de AHMSA,  Alonso Ancira Elizondo: y el Presidente de ICA, Bernardo Quintana Isaac.

Iniciado en 2007 con los diseños de ingeniería, el Proyecto Fénix contó con la participación de la firma austríaca Siemens VAI, que fabricó la mayor parte de los equipos siderúrgicos, así como del Grupo ICA, que a través de su subsidiaria ICA Fluor se encargó de la obra civil e instalación de equipos.

Adicional al Molino de Placa Steckel, el proyecto comprende un alto horno diseñado por técnicos de AHMSA y en operación desde 2011, así como un horno de arco eléctrico, un horno olla, una cuarta máquina de colada continua para producción de planchón, nuevas minas de fierro y carbón, y diversas unidades de servicios auxiliares.

Con el arranque del Proyecto “El Fénix”, México podrá evitar importaciones por 10 mil millones de dólares, aseguró Ancira Elizondo.

El también presidente de la Canacero, dijo que el sector siderúrgico invertirá 12 mil millones de dólares en los próximos 4 años.

Destacó que esperan dentro de 3 años estar inaugurado una nueva planta para abastecer a la industria automotriz y están analizando invertir en el sur del país en un nuevo proyecto acerero.

Ancira Elizondo, reiteró que con el arranque del proyecto ahora pueden abastecer acero para tuberías grandes por lo que esperan que el proyecto para instalar el gasoducto de Los Ramones tenga acero producido en México, además pueden abastecer de acero para las torres eólicas.

Indicó que AHMSA en alianza con otras empresas nacionales y extranjeras ya está trabajando en la fabricación de plataformas petroleras.

AHMSA, es hoy la siderúrgica más grande en manos de mexicanos, y con este proyecto puede presumir que está resurgiendo de las cenizas como el Ave Fénix, después de los agudos problemas financieros que enfrentó por la crisis asiática y que la obligaron a declararse en suspensión de pagos en mayo de 1999.

El proyecto sufrió algunos retrasos con la crisis financiera global del 2008 y 2009 que secó los mercados de crédito y frenó las obras de El Fénix donde se utilizaron recursos propios de la compañía.

Cabe recordar que en julio del año pasado AHMSA llegó a un entendimiento con todos sus acreedores para el pago de su deuda de unos mil 500 millones de dólares.

La liquidación iniciaría a partir del 2015, y sería en los términos establecidos por la antigua Ley de Suspensión de Pagos, a la que se acogió la empresa.

«Dicho entendimiento será formalizado a través del convenio judicial que se presentará a las autoridades a cargo del caso, a fin de iniciar el proceso legal correspondiente», indicó la empresa en un comunicado.

A finales del 2005, AHMSA logró sacar de la Suspensión de Pagos a cuatro subsidiarias: Cerro de Mercado, Minerales Monclova, Minera del Norte y Micare.

En ese entonces pagó el 100 por ciento de sus deudas, que ascendían a unos 300 millones de dólares.

 

El origen…

El 6 de julio de 1942 se firmaron las escrituras constitutivas de Altos Hornos de México con un capital inicial de 22 millones 310 mil pesos, el Gobierno Federal y Nacional Financiera asumieron como titulares de todas las acciones preferentes y la sociedad Mexicana de Crédito Industrial como titular del 60.6 por ciento de las acciones comunes.

Un grupo de empresarios decidió aprovechar las grandes oportunidades que ofrecía el mercado del acero, debido a la guerra, quienes se asociaron bajo el nombre de Sindicato de Industrias.

«Entre ellos destacaban Luciano Wicheres, Erik Koenig y Miguel Yarza. La idea inicial era relaminar cinta de acero para fabricar lámina en frío y hojalata».

Buscando quien se encargara de diseñar la planta en los aspectos técnicos tomaron contacto con una filial de la American Rolling Mills Company Armco, la Armco International Company.

Esta empresa mandó a sus técnicos a evaluar las opciones para ubicar la planta la cual favoreció a Monclova, entre estos evaluadores venía Harold R. Pape, ingeniero estadounidense que se haría cargo del proyecto.

El Sindicato de industriales acudió al Gobierno y expuso la propuesta para instalar la planta, así en 1941 se finiquitaron dos convenios entre Armco y Nacional Financiera con el cual el proyecto pasó a manos de las autoridades, este fue firmado en Washington el 19 de noviembre y facultó a la compañía norteamericana como agente comprador del equipo un segundo convenio para definir los montos de inversión de 10.5 millones de dólares.

AHMSA tiene hoy 12 mil trabajadores en la planta, 11 mil trabajadores en las minas y 7 mil contratistas que les abastecen todos los días, en los últimos 20 años AHMSA mantiene un crecimiento del 9.3 por ciento anual y se perfila para salir avante de la suspensión de pagos a partir del 2015.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar