Colaborador Invitado

El Fisco sigue debiendo

María Dolores Ortega Paredes

En medio de tantas malas noticias económicas, por la caída en las bolsas de valores del mundo, la desaceleración de China, la baja en el precio del petróleo, el dólar en un valor máximo histórico y el kilo del tomate hasta en $50, sale el fisco federal a dar la “gran noticia” de que este año está listo para devolver el IVA en 5 días, sin solicitud de por medio.

Los ojos sin duda brillaron a todos los contribuyentes, sin embargo, fueron opacándose en la medida que los discursos del Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y del Jefe del Servicio de Administración Tributaria, Aristóteles Núñez, avanzaron.

Y es que la nueva medida está acotada sólo para solicitudes de devoluciones de IVA inferiores a $1 millón, para dueños de micro, pequeñas y medianas empresas con alto nivel de cumplimiento, y aplicará a partir de marzo próximo.

Sin duda la noticia es buena, pero, como siempre insuficiente para incentivar la actividad productiva.

Este año, como lo advertimos, la autoridad fiscal federal estará más presionada por conseguir la mayor recaudación de impuestos posible, esto por el bajo precio del petróleo, que ya tocó los $20.02 dólares por barril este año.

Por eso, hoy más que nunca el fisco federal debería convertirse en un aliado de las empresas y no en su enemigo.

Pero, si sigue castigándolas alargando por meses o incluso años sus solicitudes de devoluciones de IVA, lo que provoca es un alto costo de oportunidad al crecimiento económico del País, y a sus propias arcas.

En el 2014, el SAT demostró el más alto nivel de desconfianza a los contribuyentes, de los últimos 10 años.

Castigó los flujos de los contribuyentes –personas físicas y morales-  en alrededor de $77,239 millones, en materia de devoluciones de IVA.

Un duro golpe asestó a las chequeras del sector empresarial en ese año, quienes a través de sus Cámaras y Asociaciones imploraban  al SAT todavía el año pasado les agilizara sus devoluciones de IVA.

Los datos que publica el propio SAT, revelan que en el período 2005 al 2014 en promedio la suma anual de las devoluciones de IVA significó el 40% de la recaudación de este impuesto.

En el 2014 esa proporción representó apenas un 35%, el peor porcentaje de los 10 años previos.

El año pasado, de enero a noviembre el monto devuelto de IVA a los contribuyentes representó el 44% de la recaudación de este gravamen en el mismo periodo, y no el 28 a 32% que citó Núñez a Expansión (el 14 de enero).

Los datos publicados por el SAT, indican que de enero a noviembre del 2015 devolvió en IVA $285,277 millones, esa cifra es un 32% superior a la registrada en el mismo período del 2014.

No cabe duda que las devoluciones de IVA son trascendentales en las decisiones de inversión, de nuevas contrataciones, de mayor producción… del sector productivo.

Pero, en lugar de que el fisco demuestre a los contribuyentes los frutos de su modernización tecnológica, el rendimiento de abrirle las entrañas de sus negocios al cumplir con tantas obligaciones de envío de información, como lo es la contabilidad electrónica, acelerando sus solicitudes de devoluciones de IVA.

Lo que enfrentan es un escrutinio exagerado de parte de la autoridad en sus auditorías.

Ni la presencia de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente, el fisco federal detiene su alto grado de desconfianza, que insistimos a decir de algunos contribuyentes cae en la exageración provocando costos adicionales a los empresarios.

Volviendo al programa de devoluciones de IVA en 5 días, ojalá que Aristóteles Núñez consiga agigantar este esfuerzo que ahora es muy pequeño.

Que reconozca que puede lograr más recaudación devolviendo que reteniendo, y que puede quedar bien con Dios y con…las arcas federales.

 

La Lic. Ortega Paredes es economista de la UANL, ex periodista de Grupo Reforma y analista de temas económicos, fiscales y laborales

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba