Colaborador Invitado

Cambio en la Expectativa 2015

Por Gabriela Siller

El tipo de cambio sigue al alza después de tocar un máximo de 14.95 pesos por dólar el viernes (cotizaciones interbancarias a la venta), a la par de un precio del petróleo de la mezcla mexicana de exportación de 51 dólares por barril, nivel no observado desde el 2009, en el punto más álgido de la crisis financiera de EU.

Así, la cotización de 15 pesos por dólar interbancaria parece ser inminente antes de que termine el 2014 y abre la posibilidad a alcanzar un nuevo máximo histórico en el 2015 (el último máximo histórico se tocó en marzo 2009, en un nivel de 15.59 pesos) en el tipo de cambio y cotizaciones por debajo de 50 dpb en el petróleo, debido a que las condiciones coyunturales del mercado del energético (baja demanda internacional) y estructurales (mayor oferta por parte de Estados Unidos) podrían continuar en el mediano plazo; además, está la expectativa de que la Fed subirá su tasa en el 2015.

Por otro lado, los riesgos deflacionarios para las principales economías del mundo siguen al alza, lo cual puede llevar al Banco Central Europeo a tomar medidas más drásticas como comprar bonos de deuda soberana de algunos o de la totalidad de los países miembros de la Eurozona. Asimismo, se prevé que la actividad económica la región profundice su ritmo de desaceleración.

Cabe destacar que también existen riesgos de crisis en diferentes economías como China, debido a los altos niveles de endeudamiento interno. Por su parte, Venezuela se encuentra en una situación insostenible y no encuentra apoyo en la OPEP para elevar precios de crudo a la par que otros países miembros como Irán también se están viendo afectados por Arabia Saudita, la cual está concentrada en preservar su participación de mercado en Estados Unidos dada la competencia local. Al exterior del grupo, Rusia es de los países más afectados, donde el rublo acumula una pérdida de 48.83% va del 2014. También están los conflictos de Rusia, Ucrania y del Estado Islámico que pueden seguir causando nerviosismo.

Para México, se anticipa un recorte en el pronóstico de crecimiento, debido a que la volatilidad cambiaria genera incertidumbre, lo cual afectará negativamente a la inversión productiva. Se espera que Banxico comience a elevar la tasa de interés a la par de la Fed o podría adelantarse por los riesgos a la inflación provenientes del elevado tipo de cambio.

Finalmente, las coberturas petroleras contratadas por SHCP no contemplan el 2016 y de mantenerse la caída en los precios de crudo generará especulación sobre las finanzas públicas de México y probablemente un incremento en la aversión al riesgo a invertir en el país, lo cual podría, junto con la subida en tasa de la Fed, provocar salida de capitales y mayores depreciaciones en el peso. Además, sigue latente el tema de la inseguridad y desconfianza.

 

Así, el escenario para el 2015 ha cambiado drásticamente por la llamada “crisis del petróleo” que se ha sumado a otros eventos nacionales e internacionales relevantes. El escenario ahora es de incertidumbre, siendo los principales determinantes externos e imposibles de controlar.


Gabriela Siller; PhD, Director de Análisis Económico Financiero de Banco Base.

[email protected]


Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba