Colaborador Invitado

Aumento del índice de morosidad empresarial (IMORE)

Por Abel Prado

El continuo deterioro de la situación financiera de estados, municipios y negocios  del país muestra rasgos de alta morosidad actual, en un periodo de incumplimiento que se puede ver una mínima luz de salida al final del tobogán.

Situándose al 11.6 por ciento la morosidad, la dificultad  de los negocios para cobrar a sus deudores está pasando factura a los pequeños empresarios donde la supervivencia de muchas empresas están a merced de las dificultades que se encuentran a la hora de cobrar de sus deudores y en el caso de las PYMES, el precio a pagar por la incapacidad de otros es el cierre.

Otra preocupación para los empresarios es el esfuerzo de México de poner fin al monopolio de 75 años de Petróleos Mexicanos y no logre evitar que el productor de petróleo aumente su deuda a un récord de 64,000 millones de dólares, está llevando su riesgo de impago relativo al nivel más alto en cuatro años.

Las políticas del Gobierno de Peña Nieto están cobrando facturas muy caras  a los empresarios,  la mejor manera de evitar un susto  mayor es que nuestros dirigentes no continúen con políticas que entorpecen la economía, frenan la inversión  y  aún más,  que  aparezca el efecto sudden stop.

En resumen el gobierno está metiendo el pie en el agua pero no mojarse mucho, decir que sí va crecer el país  y luego decir que no. Jugar, como decía Al Pacino en The Devil’s advocate (Pactar con el Diablo, de Taylor Hackford, 1997) a ser el “peor casero del mundo”.

Los negocios tendrán que cuidar el índice  de morosidad empresarial mejor conocido como IMORE que  es muy simple su cálculo, IMORE= Cartera vencida/Cartera total, es decir si el índice es mayor a 49% deberán aplicar medidas inmediatas a fondo antes de hacer negocio con otras empresas.

En palabras de Javier García, director comercial y consejero de Gedesco, «Hoy en día es imprescindible que las empresas tengan en la mano todos los datos necesarios sobre las compañías con las que van a trabajar antes de hacer cualquier tipo de negocio con ellos.

La información veraz, fiable y de primera mano sobre el cliente, el estado de sus cuentas, etc. es fundamental a la hora de evitar impagos».  Como recomendación  para evitar estas situaciones presento un decálogo para ayudar a empresarios a evitar encontrarse en este tipo de situaciones.

El decálogo .

1. La información es poder. Hay que mirar más allá de las apariencias.

2. Buscar empresas especializadas en riesgo. No solo dejar en manos de una protectora de cheques, un seguro de crédito o en políticas de ventas y créditos cerradas ante la crisis.

3. No cerrar las puertas al crédito y a la venta. Vender si, con mucha información adicional del prospecto.

4. La actitud de la empresa deber ser de renegociación de deudas con planes 70/30, 60/40,  o el último de los casos 80/20.

5. Atención a las señales de alerta. Puede que un retraso en el pago sea un fallo puntual, especialmente si es la primera vez que ocurre. Aun así, debemos estar alerta ya que puede ser también una primera señal de morosidad e incumplimiento.

6. Hacer un seguimiento del cliente. No debemos descuidar el mantenernos al corriente de nuestros clientes. En este caso, es recomendable contar con la ayuda de empresas especializadas en el análisis de riesgos.

7. Ante la morosidad propia, mejor acudir a especialistas. La imposibilidad de efectuar los pagos pertinentes también puede afectarnos a nosotros.

8. La opinión del profesional. Ante la duda, siempre es bienvenido el consejo de personasespecializadas más experimentadas y con calificación oficial, más un comité de análisis de créditos y revisión de deudas.

9. 10. Ante todo… Sentido común. Ser reflexivo y no tomar decisiones precipitadas no evitará más de un disgusto.

10. No relajar las políticas comerciales únicamente otorgando menores precios,  pero si buscar aumentar los servicios y actitud de nuestro personal.

 

Abel Prado, es Director de Riesgo de Asesoría Comercial y Legal.

www.asesoleco.com

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar