Colaborador Invitado

La contribución de la industria del acero en la economía digital

Desde que The Economist abrió los ojos del mundo en el 2017 sobre los datos como el nuevo “recurso más valioso”, hemos llegado a reconocer esta nueva máxima, pero a pasos relativamente lentos. Ahora la pandemia ha amplificado todos los aspectos de la transformación digital, y la digitalización ya puede considerarse como el principal impulsor que impacta directamente en la manufactura avanzada y afecta de manera transversal a todas las demás, principalmente en regiones desarrolladas, como la Unión Europea (UE). Siendo una inspiración para el resto del mundo, la transformación tecnológica en la industria europea está impulsada por la digitalización, apuntando a incrementar la eficiencia productiva y la sustentabilidad con el fin de reducir el impacto ambiental industrial. Según los datos de la European Steel Technology Platform, eso es particularmente cierto para la industria que consume energía, como la industria del acero.

La transformación digital de la producción de acero se refiere principalmente a la aplicación de tecnologías relacionadas a los procesos de producción, donde los desarrollos tecnológicos en curso se centran en herramientas avanzadas para la optimización de toda la cadena de producción y la reducción emisiones de carbono. La digitalización representa un proceso primordial iniciado hace algunas décadas, como recuerda el journal científico Metals/MDPI, pero que recibió una fuerte aceleración de la Industria 4.0 y ahora impacta directamente todos los sectores de procesamiento y manufactura. Tal es el caso que las regiones en desarrollo también han conseguido comenzar la aplicación de estas tecnologías para reducir riesgos y costos, y aumentar la eficiencia, entre los principales beneficios que se han registrado hasta el momento.

En América Latina hay grandes avances para la digitalización de la cadena siderúrgica. Según una encuesta realizada por Alacero a lo largo de 2019 sobre el avance de la industria 4.0, las tecnologías Big Data, robótica, Internet de las cosas (IoT, en la sigla en inglés), los simuladores y los sistemas de integración son las que cuentan con un impacto positivo visible y valor agregado. En general, las áreas donde más se aplican las tecnologías 4.0 en la industria siderúrgica son: proceso de reducción, fabricación de acero y laminación. Algunas empresas ya han podido aplicarlas en áreas como medio ambiente y seguridad. El grado de conocimiento de cada una de las tecnologías, también reveló la encuesta, está directamente relacionado con el valor agregado visto por las empresas.

Un gran ejemplo son los avances recientes que han sido anunciados por exponentes del segmento siderúrgico en Latinoamérica en el ámbito de la Inteligencia Artificial (IA), que involucra gran parte de estas tecnologías de punta. Ternium desarrolló, con la ayuda de la inteligencia artificial, una herramienta tecnológica que identifica si una persona usa o no cubrebocas y guarda distancia, lo que sería una medida efectiva para la prevención de contagios del Covid-19. ArcelorMittal utiliza IA para la programación de la producción por medio de un algoritmo inspirado en la evolución biológica y la optimización de colonias de hormigas, adaptado para uso industrial. Y Gerdau Diaco implementó IA para reducir el consumo de gas natural, interconectar y automatizar sus operaciones físicas en la planta de Tuta, Boyacá, en Colombia. Los resultados incluyen la disminución del consumo de gas en sus hornos de recalentamiento, mantenimiento de la estabilidad del proceso y anticipación a eventos operativos que tengan impacto sobre el desempeño del horno.

No ha sido casualidad que consultoras multinacionales estén considerando esta creciente demanda de las siderúrgicas regionales por soluciones de tecnología 4.0. Accenture, por ejemplo, trabajó para desarrollar en América Latina una solución de vigilancia de planta inteligente que utiliza IA en forma de visión por computadora y aprendizaje profundo para automatizar el proceso de monitoreo y protección de las operaciones de la planta. Con una precisión de más del 80%, a los pocos días de la puesta en funcionamiento de los algoritmos ayudados por bibliotecas de visión por computadora de código abierto, el número de eventos de alto riesgo ya mostraba una clara tendencia a la baja.

Así como hace 100 años el desarrollo del acero permitió fabricar una serie de herramientas y soluciones que impulsaron el crecimiento económico, hoy la tecnología de la información permite la creación de una serie de herramientas para crear, manipular, organizar, transmitir, almacenar y actuar digitalmente sobre la base de la información a través de nuevas formas organizativas. Los beneficios típicos de una cadena de valor mejorada y digitalizada incluyen una mejor interacción con el cliente y un aumento de hasta dos veces en los niveles de servicio, una mejora del 2-4% en el EBITDA y reducciones de inventario de 10 días y más, según el Foro Económico Mundial. Con ello, las empresas y sectores que logren reconocer la oportunidad de lo digital y tomen medidas deliberadas para capitalizarse tendrán una ventaja sustentable, predice el Foro.

Para los siguientes años, el lograr una implementación exitosa de todo esto en el sector siderúrgico se deben afrontar algunos desafíos importantes, como la estandarización de sistemas y protocolos, la organización del trabajo y trabajadores más capacitados, inversiones e investigación con el objetivo de adoptar las referencias adecuadas. Lo que se espera de la digitalización en la industria del acero en la región, es que genere efectos de productividad en sus procesos industriales y por consecuencia crecimiento en la economía. La transformación de procesos para reducir significativamente las emisiones y mejorar la eficiencia energética conducirá al logro del paradigma de la economía circular y, por otro lado, la adopción de componentes, máquinas y robots de alto rendimiento optimizará los consumos de materiales y energía.

En línea con otros sectores fundamentales que dependen del acero para el buen funcionamiento de la economía y la sociedad, como la construcción civil y la infraestructura, el sector siderúrgico entra de lleno en la transformación digital. La industria busca, cada vez más, la digitalización como un medio para lograr una eficiencia alineada con la sustentabilidad, esperando apoyar la construcción de un futuro más limpio, integrado, conectado y eficiente.

*Francisco Leal es Director General de Alacero

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar