Colaborador Invitado

La relación comercial entre NL y Texas

Por Jesús Garza

El gobernador electo de NL estuvo recientemente en el estado de Texas fortaleciendo los lazos comerciales entre los dos estados. El vínculo comercial entre estos dos estados es muy importante, tanto para el intercambio comercial como para la inversión.

En el caso de NL, será importante que se integre aún más con la economía vecina en un entorno de un crecimiento potencial elevado. Si bien, las grandes empresas son las que tradicionalmente exportan hacia EUA, será importante incorporar a más Pymes a este círculo virtuoso.

La economía de EUA tendrá un crecimiento esperado este año de alrededor de 7 por ciento anual, en Texas será de 9 por ciento. De hecho, el buen dinamismo de la economía de EUA es la responsable de la sólida recuperación económica de México por el impulso a las exportaciones manufactureras nacionales y el envío de remesas hacia el país.

Las políticas económicas expansivas, tanto fiscales como monetarias, están detrás de este auge económico. Además, la fuerte inversión en infraestructura (cerca de 4 billones de dólares) y tecnología (26 por ciento del PIB) auguran una expansión más elevada del PIB en el mediano plazo.

En contraste, si bien México crecerá cerca de 6 por ciento este año, su tasa de crecimiento potencial está cayendo por la destrucción del acervo de capital evidenciado por la persistente disminución de la inversión fija bruta. Si, además, le añadimos la muy pobre inversión en tecnología (0.3 por ciento del PIB) y la casi nula inversión en infraestructura (excepto los proyectos hegemónicos), se tiene el coctel perfecto para una tasa de crecimiento potencial menor al promedio histórico.

A este contexto hay que añadirle que el estado de NL le urge inversión en infraestructura, pero al parecer no habrá recursos adicionales al estado. El gobierno federal ha utilizado los fondos de ahorro de la administración anterior para subsanar la falta de ingresos y la prioridad de esta administración no es el norte del país.

Adicionalmente, la centralización del sector energético perjudicará a la productividad de la industrial estatal. Hoy en día las empresas texanas tienen costos promedio 30 por ciento menores en energía eléctrica que sus pares en NL por la inversión en energías renovables que ya son más baratas.

Así, si NL desea mantener un crecimiento potencial elevado y continuar con un desarrollo económico en el mediano plazo, debe integrarse aun más a la economía texana.

El TMEC y la regionalización de las proveedurías (nearshoring) crean un entorno excepcional para hacerlo. Además, ante la falta de recursos federales, la inversión en movilidad e infraestructura entre los dos estados puede ser compartida.

El autor es director general de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas de EGADE Business School. Tiene un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido. Fue el economista en jefe para México de Itau BBA, director general adjunto de Organismos Financieros Internacionales en la SHCP e investigador en el Banco de México.

Publicaciones relacionadas

Por favor acceder para comentar.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba