Colaborador Invitado

¿En qué se parecen el SAT y Medusa?

Por María Dolores Ortega Paredes

El fisco federal cada día se parece más a Medusa, y no sólo por las serpientes en su cabeza que cada vez pican más los bolsillos de los contribuyentes, sino porque si observamos fijamente al Servicio de Administración Tributaria (SAT) nos quedamos petrificados.

Así es estimados, me siento paralizada, impotente de observar como los recursos que contribuimos con tanto esfuerzo son malgastados en un avión presidencial de $7,000 millones, un jet para la Procuradora de la República y otras aeronaves, que le están costando al pueblo mexicano unos 33 millones de dólares más, entre otros.

Es injusto, que los contribuyentes formales hayamos tenido que pagar en el 2015 un 30% más de impuestos, respecto al 2014, para que nuestros funcionarios se den una vida de Reyes.

Amigos, en el 2015 los ingresos del Gobierno federal crecieron un 7.2% real, en comparación con los del 2014, tan sólo en ingresos tributarios obtuvo $558 mil millones adicionales a los del 2014.

La baja en los ingresos petroleros, por $379 mil millones fueron cubiertos y sobró ante el excedente de impuestos que pagamos todos los contribuyentes.

Y así castigó este 2016 con menos recursos a fondos como el del Instituto Nacional Emprendedor, de la Secretaría del Trabajo que apoya la productividad y competitividad, entre otros.

Ojalá hubiera más Jerarcas como el Papa Francisco, cuya vida está llena de humildad y sencillez, pero no.

Lamentablemente, el Gobierno de México quiere a costa de los que si trabajamos y cumplimos, ostentar y presumir ser rico.

Vanidad y soberbia envuelven a nuestros Gobiernos, en todos sus niveles, haciendo uso de recursos que sin el mínimo esfuerzo tienen a su disposición.

Así es queridos lectores, el SAT quiere más recaudación al mínimo esfuerzo, endosa a los contribuyentes su propia fiscalización.

Los contribuyentes en los últimos dos años no sólo hemos tenido que pagar más impuestos, sino gastar más para poder cumplir con toda la normatividad que impone.

En diciembre pasado, el SAT anunció lo que para mí significó el colmo, resulta que ahora los contribuyentes además de tener que pagar para poder facturar, para cumplir con el envío de la contabilidad electrónica y muchas otras disposiciones, tiene por el momento la OPCIÓN de PAGAR a un Proveedor Autorizado para que le reciban y digan que los documentos digitales que transmitirá a la autoridad están correctos.

La cuestión no es que el SAT delegue más manos para ser eficiente en sus servicios, sino que todo sea a cargo del contribuyente.

Los contribuyentes tenemos que pagar para cumplir, es absurdo. El SAT debe ser un facilitador, insisto un aliado de la actividad productiva que le genere mayor pago de impuestos, y quede bien con… su Madre la Secretaría de Hacienda.

Pero, lo que tenemos este año es que miles de contribuyentes más tendrán que desembolsar un mayor pago a sus Contadores para que los ayuden a cumplir con el envío de la contabilidad electrónica.

Miles de personas morales y físicas deberán cumplir con el primer envío de la contabilidad electrónica, correspondiente a enero, el 3 y 7 de marzo próximos, respectivamente.

Los únicos relevados de esta obligación, son personas físicas que hagan uso de la herramienta electrónicas Mis Cuentas, es decir, quienes ganen hasta $2 millones al año.

No me opongo a que el SAT nos ponga lupa, ¡por supuesto que no! es su obligación, las formas es lo cuestionable.

Si el SAT ha invertido más de $20 mil millones de pesos en la modernización y adopción de plataformas tecnológicas en 2013 y 2014, ¿por qué sigue siendo incapaz de generar soluciones eficientes a los contribuyentes, sin cargarles un costo?.

El Jefe del SAT, Aristóteles Núñez, encontró la puerta fácil, insisto sin el mínimo esfuerzo.

Estimados lectores, estamos acostumbrando al fisco federal a darle todo en charola de plata, ¿y qué nos está dando a cambio el Gobierno?.

Sólo escuchamos caso tras caso de corrupción en el País, en nuestro Estado, en nuestro Municipio…a los que nada les ocurre.

 

La Lic. Ortega Paredes es Economista de la UANL; ex periodista de Grupo Reforma y analista de temas fiscales, económicos y laborales. @Doloresop

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba