Colaborador Invitado

Los siete niveles de comprensión ante la manipulación

Las debilidades de la mente son la herramienta de la manipulación

Hiram Peón Lara

La manipulación de la mente es la principal herramienta del poder.

Y esta manipulación se da en siete niveles

La gente necesita sentirse necesitado

Cuando se dan cuenta de un callejón sin salida, las personas harán cualquier cosa para ganar un sentido de esperanza.

La gente necesita un chivo expiatorio

La gente necesita ser notada y sentirse comprendida

La gente necesita saber cosas que otros no saben. Cosas que se supone que no deben saber.

La gente necesita tener razón.

La gente necesita una sensación de poder.

Sentirse necesitado es equivalente a recibir halagos y aprecio por lo que hacemos y por cómo lo hacemos

Vivir sin una esperanza es equivalente a sentirse sin rumbo y sin alternativas para el futuro.

Tener un chivo expiatorio creo que es el más cruel de las manipulaciones. Hitler creo un enemigo común y este enemigo fueron los judíos. AMLO nos vende un enemigo común un chivo expiatorio, son los fifís, los neoliberales, los conservadores. En general los ricos que no son sus amigos. Porque Carlos Slim no tiene ningún defecto, además tiene una virtud: es su amigo.

Ser notada y comprendida significa que se puede construir una audiencia simplemente creando la sensación de que tu audiencia es comprendida al repetirles sus pensamientos.

Un poco lo que hace AMLO, en sus mañaneras el no está hablando ni con los medios ni con el sector productivo del país. El está hablando con “su audiencia”, la formada por sus seguidores.

Esta necesidad, la de su audiencia, puede anular el intelecto más grande, para convertir a una masa que se divierte y sigue las directrices para llevarlos a comportarse de manera extraña. Por eso lo periodistas y las gentes pensantes no comprenden que pasa con la popularidad de AMLO. Es su audiencia comportándose como AMLO quiere.

La gente necesita saber cosas que otros no saben. Cosas que se supone que no deben saber. Esta es la más atractiva manera de aglutinar a las masas. Ahí el líder revela las cosas que hicieron los “otros gobiernos”, la manera como fue engañado el pueblo “bueno y sabio”. No importa que en su momento hayan salido a la luz las desviaciones. Es solo que el “líder” está revelando ahora lo que no se debería saber. Esto le abona a su credibilidad y confianza.

La gente necesita tener razón. Las personas sentimos aversión el caos y la incertidumbre; tener razón representa orden y estabilidad.

Cuando alguien disiente o rechaza nuestros argumentos, en automático, de manera instintiva, sentimos una amenaza. Y entonces entramos en una discusión hasta que se revele que yo tengo la razón. Cuando estas de acuerdo con otra persona, le estas regalando la satisfacción de haber resuelto el misterio que lleva al caos.

Por eso, cuando no se tienen argumentos reales, ni se tiene la razón, la mejor salida es tener “otros datos”.

La gente necesita una sensación de poder. Sea real o no, las personas necesitamos sentir que estamos en el asiento del conductor, es una manera de decir que se tiene el poder de fijar el rumbo, definir el destino.

Esta es la razón por lo que un padre que establece las reglas para contener a un adolescente nunca tendrá éxito, porque poniendo reglas amenaza su sentido de poder. El adolescente de pronto siente que maneja su propio destino y la intervención del padre solo estorba su desarrollo y libertad. El manejo de los mensajes de AMLO para su audiencia tiene este carácter. Ustedes tienen el poder yo solo hago lo que ustedes me indican. Cuando en realidad el solo hace lo que abona a aumentar su propio poder.

Bajo estas guías pareciera que se puede comprender mejor las estrategias de AMLO.

Lo principal es entender que no nos está hablando a nosotros, la clase media.

Que somos como en un sándwich, la parte de en medio.

No solo sentimos la opresión del mercado y sino también la del gobierno.

Del mercado con el aumento de precios y las presiones inflacionarias y del gobierno al sufrir los incrementos de los impuestos.

Aunque algunas veces podemos darnos cuenta que estos impuestos se aplican de manera discriminatoria. A los enemigos del régimen todo el rigor de la ley. A mis amigos, se les mide con otra vara.

No perdamos la esperanza, ni la fe, hasta la próxima.

El autor es experto en comunicación corporativa y situaciones de crisis. Cuenta con un MBA del ITESM

Contacto:

Mail: hirampeon@gmail.com

Twitter: @Hirampeon

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba