Colaborador Invitado

Usos del acero en la construcción en México

Por Arq. Daniel Guzmán

En el año 1995 por ahí del mes de mayo, yo estaba de pie debajo de una cimbra terminada. Los armados de varilla estaban listos y todo el aligerante colocado. Estábamos a punto de colar. Yo me encontraba “revisando” la cimbra por debajo hablando con el contratista y esperando a empezar a colar.

Una vez que llegó el trompo y empezamos con el colado, me subí arriba de la nueva “losa” para observar el proceso de colado, que siempre me ha gustado ver.

Los albañiles rebozando, vibrando el concreto y todo era felicidad. De pronto se escuchó como si dejaras caer un costal de cebollas al suelo seguido de 2 maderas que caen al firme.

Efectivamente en 3 segundos se derribó toda la cimbra y yo quede colgado de la tripa de la bomba del concreto. Mi amigo el Ing. Mario Peña, se cayó junto con otros tantos albañiles y todos lesionados.

Yo tuve la fortuna de estar cerca de la manguera que bombea el concreto y me pesque como chango de ella. ¡Resulta que falló la cimbra!

Un cachete de madera no estaba debidamente clavado a un puntal y todo se vino abajo. No recuerdo cuánto dinero y tiempo perdimos. Pero lo recuerdo como si fuera ayer.

Comento lo anterior, porque años después me encontraba platicando esa anécdota con 2 amigos gringos que tengo en una feria de construcción en Baltimore.

Hubiese sido buena idea tomarles una foto a sus caras cuando yo estaba platicando esa anécdota. ¡No lo podían creer! A lo que yo les dije, bueno no es para tanto, nadie se murió, y mi compadre se rompió 2 costillas si mal no recuerdo. A lo que ellos repusieron “el accidente es lo de menos, como es que construyes losas de concreto de esa forma?” La verdad no supe qué responder, ahora yo era el tonto de la película, “bueno, (les dije) lo que pasa es que esa es la manera más común de colar en México”.

La plática cambió, y nos desviamos con otros temas gracias a Dios. Esta historia la relato, porque de algunos años para acá y sirviendo esta anécdota como referencia, mi preferencia para hacer losas se inclina hacia el sistema de Losacero.

Existen muchas marcas y fabricantes, cal 22 y cal 24 según lo que se haya especificado. Sin embargo es un sistema que tiene las siguientes ventajas por sobre todos los demás sistemas tradicionales, llámense, vigueta y bovedilla, o losas aligeradas con poliestireno expandible (hielo Seco) o barroblock, etc…

1.- Velocidad: tuve la oportunidad de participar en la construcción de un helipuerto. Este se hizo en prácticamente 4 días con Losacero calibre 22 de acero aluminizado que yo mismo mande a rolar. Se dispuso de la estructura de acero, se colocó un armado de refuerzo y se coló concreto F’C=350kg/Cm2 si mal no recuerdo. En ese momento entendí el ahorro. Olvidándose de cimbras, cachetes flojos, heridos, problemas y broncas. El resultado fue sumamente satisfactorio.

2. – Práctico: Aplicando la misma tecnología de la Losacero, se pueden colar losas que no necesariamente son entrepisos de un edificio no mucho menos. Se calcula el calibre adecuado y resistencia del concreto así como el acero de refuerzo que muchas de las veces la malla 6-6-10-10 cumple con el objetivo. El resultado es muy satisfactorio dado que el interior de la Losacero se puede pintar junto con la estructura, evitando tener que instalar un plafón de tablarroca. Se puede usar en casa habitación, logrando un look estilo loft de  Nueva York con las instalaciones expuestas.

3.- Económico: uno se ahorra en: Cimbra de madera, carpinteros, aligerantes, plafones, acabados de yeso, etc…

4.- Recuperable: 80%  20% : si pensamos que esta losacero contribuye en el 80% acero y 20% otros materiales, esta decisión va ayudar a recuperar dinero en caso de demolerse por cualquiera que sea el motivo en el futuro.

 

5.- Factores ecológicos: El acero es un material reciclado que no le quitó al planeta nada y se puede volver a reciclar, como lo mencionado en el punto #4, y alguien va a estar dispuesto a pagarle a usted un dinero por ese material. Es importante recalcar que el monto de recuperación en ningún momento es igual al monto al que se compró el material cuando era nuevo, sin embargo el kg de acero en una aplicación como la losacero fluctúa entre los $20 a $22 pesos por kilo, y la recuperación en la chatarra es de $3.00 a $4.00 pesos por kilo hoy en día. ¡Algo es algo, dijo un calvo!

 

 

Arq. Daniel Guzmán
Daniel Guzmán es Arquitecto, portavoz y promotor de la construcción con acero. Tiene su propio sistema constructivo. Diseña y fabrica muebles con acero y madera rescatada de construcciones antiguas… Representa en México a la empresa Millenium Metals Inc., quien está basada  en Philladelpia,PA.  Actualmente está trabajando en un proyecto privado de casa habitación en Memphis TN, así como en un par de proyectos en México.  Ha participado como entrevistado en programas de TV y  Radio así como revistas de especialidad en diseño y construcción.

 

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba