Colaborador Invitado

¿Hasta cuándo ? …. ¿se dejarán de juntar las aguas pluviales con las aguas negras en el mismo drenaje en nuestro país?

Por Marco  D. Maussan

UN POCO DE HISTORÍA

En la época del Porfiriato, cuando el país estuvo en condiciones económicas y políticas, para llevar a acabo grandes proyectos, se estableció al desagüe del valle,  como una prioridad de gobierno ya que  la cuenca de México carecía de desagües naturales,  por lo que muchos intentos se habían realizado a lo largo de los siglos para darle una salida artificial a sus aguas. Entonces  fue construido el “Gran Canal”  entre los años  1886 y 1900 para darle solución a este añejo problema; por tanto se realizaron  las obras del canal acompañado por una serie de presas, puentes y viaductos. Con este proyecto de desagüe, también se llevo a cabo un plan de saneamiento, que consistía en la construcción de una red de alcantarillados, cuyas aguas residuales se integrarían al Gran Canal, en el cuál las aguas pluviales, residenciales e industriales eran  vertidas en los cauces de los ríos que se integraban en el proyecto.

En 1952 se concreta la idea de construir una vialidad sobre los ríos que conducían aguas ya contaminadas (Viaducto Miguel Alemán). Con este modelo se ve la posibilidad de resolver fácilmente el problema de las aguas residuales contenidas en los ríos. Por lo que posteriormente vino el entubamiento de muchos de los ríos de la ciudad (prácticamente todos los que se encontraban dentro de la ciudad) como el Churubusco, Consulado, La Piedad, etc.

Ante el crecimiento desmedido de la ciudad, el desagüe porfiriano fue reforzado con otra obra de ingeniería puesta en funcionamiento en el año 1975: el drenaje profundo. Fue concebido como una solución para evitar las inundaciones. Consiste en una red de túneles de cientos de kilómetros, instalados a una profundidad entre 22 y 217 m para desaguar en lecho que no se hunda. En la actualidad existen estaciones de bombeo que realizan esta labor tan importante, sin la cual la ciudad  no podría desalojar sus aguas residuales y estaría en riesgo de sufrir las inundaciones que en la época porfiriana tratara de evitar.

Cabe señalar que en 1519 en el Valle de México habían 70 ríos que descargaban en los lagos que se ubicaban dentro del valle, de los cuales a la fecha existen 48 ríos “vivos” alrededor de la ciudad, algunos de ellos llevan agua todo el año, pero tristemente su agua que se va contaminando con las descargas de aguas negras a su paso y finalmente son entubadas y enviadas al drenaje.

En su momento este concepto surgió como una necesidad de resolver el problema de la insalubridad que comenzaba a representar estos ríos convertidos en drenajes, por el crecimiento acelerado de la mancha urbana. Así mismo, esta idea fue replicada en muchas de las ciudades de nuestro país como una solución viable económicamente y fácil de manejar las aguas negras, pluviales e industriales; sin considerar la problemática que esto representaría a las generaciones futuras.

PROBLEMÁTICA ACTUAL

Un ejemplo palpable de los problemas del manejo de aguas pluviales con aguas negras es el caso de La Presa de San Joaquín con una capacidad de regulación de aguas de 359 mil metros cúbicos en la  zona limítrofe  del Distrito federal, en donde descargan drenajes  de las delegaciones Cuajimalpa y Miguel Hidalgo, así como de los municipios de Huixquilucan y Naucalpan del Estado de México; que paso de ser un lugar de sano esparcimiento en la década de los años 40 a convertirla en una cloaca a cielo abierto, por la descarga de los 75 años posteriores  y  por ende en uno de los  problemas sanitarios metropolitanos más graves; debido a los olores pestilentes y nauseabundos que emanan  de ella y que afectan a más de 30 mil habitantes de esta zona.

Y por increíble que resulte imaginar las oficinas metropolitanas de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente  (PROFEPA) se encuentran ubicadas  frente a la cortina de la presa de San Joaquín, donde ciertos días los empleados de estas oficinas desearían poder salir de  ellas para  evitar el olor nauseabundo y pestilente que emana de la presa.

Por lo que en un hecho sin precedentes, la PROFEPA ha presentado una demanda contra los gobiernos del Distrito Federal y el Estado de México por contaminar el agua de la presa San Joaquín. Con esta acción judicial se busca dejar asentado que el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM) y la Comisión de Aguas del Estado de México son ambientalmente responsables por la contaminación de la presa, misma que ha generado daños al medio ambiente y problemas de salud entre los vecinos de  la zona donde se ubica esta.

Otro caso entre otros muchos, se puede  expresar  en una constante preocupación por la contaminación de la presa el Capulín por las descargas que se generan en las colonias La Herradura, Lomas de La Herradura, Fuentes de la Herradura, Paseos de la Herradura, entre otras que desfogan al Río El Capulín, en el Estado  de México. En su momento en el fraccionamiento La Herradura se promocionó que el desarrollo contaría con una pequeña presa  rodeada de árboles donde se habilitaría en ese  espacio un gran parque en una zona que tiene pocos espacios de ese estilo. Totalmente idílico, lo mas triste es que en realidad es un drenaje maloliente repleto de inmundicias y donde los habitantes de la zona durante años  buscaron soluciones a los malos olores. Incluso alguno de ellos han tratado de vender su casa sin éxito, para alejarse del mal ambiente que se respira en la zona.

Cabe señalar que como un “mejoral  de solución” el Gobierno del Estado de México construyó una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales con  supuesta tecnología de punta, cuya inversión de 50 millones de pesos ayudaría a disminuir los malos olores que generan las descargas que llegan al río y a la presa El Capulín, esta obra en la realidad quedo chica, por lo que sólo es capaz de tratar una parte del agua que llega a la presa, y por su puesto sigue presente el hedor  característico.

SIMPLE PERO COMPLICADO

Pudiera pensarse que  la solución de estos problemas es tan simple como separar las aguas negras de las pluviales, recuperarlas y reaprovecharlas. Una vez separadas las aguas negras pudieran tratarse de una manera más eficiente al disminuir los volúmenes de captación de agua pluvial en época de lluvia; pero la realidad es muy complicada por la cantidad de kilómetros de drenajes que se tienen en el Valle de México. Por lo tanto las autoridades responsables del tema NO consideran esta posibilidad como una opción viable. Basta de ejemplo señalar la propuesta que se plantea para dar solución al problema de la Presa de San Joaquín:

….. De acuerdo al estudio realizado por el Sistema de Aguas del Distrito Federal, además de entubar los drenajes que se descargan a barrancas y cauces que llegan a la presa de San Joaquín , señalan…. “es necesario hacer más grande esta cuenca. El DF considera que no es necesaria una planta de tratamiento de aguas negras en San Joaquín, sino hasta aguas abajo en el Vaso de Cristo; pues aseguran que al entubar los drenajes y aumentar la velocidad de paso del  aguas gris, se eliminarán los malos olores”.

Entonces preguntamos ¿ por qué no empezamos a “entubar” solo las aguas negras y llevarlas a otro lugar para ser tratadas? Así mismo, buscar que las pluviales llegarán a las presas o lagos como es la Presa de San Agustín; y posteriormente con otros proyectos como la Presa Mixcoac (la mas grande en el D.F.), o el Lago de Guadalupe en el Estado de México, etc. para tratar de recuperar ambientalmente los espacios únicos por las características de su entorno, lo que permitirían tener lugares de sano esparcimiento con flora y fauna propia del lugar, así como también con ello permitir la recarga de los mantos acuíferos del subsuelo factor de suma importancia a tener en cuenta de acuerdo a lo que señaló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI 2014):

… “Al paso que va México en la sobreexplotación de los mantos acuíferos, aunado al cambio climático y al crecimiento demográfico, en unos 15 años, algunas regiones del país tendrán una condición de escasez grave de agua”

Lo increíble es que la misma autoridad no promueve e incentiva  la posibilidad de la recargas de  los mantos acuíferos del subsuelo a nivel Nacional, ya que la CONAGUA cuenta con  dos normas que establecen de acuerdo con la calidad del agua a infiltrar, el como llevar a cabo la recarga de los acuíferos:

La NOM-015-CONAGUA-2007  corresponde a la INFILTRACIÓN ARTIFICIAL DE AGUA A LOS ACUÍFEROS.- CARACTERÍSTICAS Y ESPECIFICACIONES DE LAS OBRAS Y DEL AGUA.

Y la NOM-014-CONAGUA-2003 -referente a los REQUISITOS PARA LA RECARGA ARTIFICIAL DE ACUÍFEROS CON AGUA RESIDUAL TRATADA.

Sobra señalar que en más de una ocasión en el D.F. las autoridades pudieran haber realizado aplicación de estas normas como son los siguientes casos:

La Remodelación del Centro Histórico de la Ciudad de México, que al levantar las calles pudieron haber separado los drenajes de aguas negras y pluviales y estos últimos haberlos infiltrado en los parques cercanos ejemplo la Alameda (que también se remodeló el años pasados).

Una de las calles mas importante de la ciudad de México y es la Avenida Presidente Masaryk en ésta, se encuentran ubicadas las casas comerciales de  Elite Mundial;  la cual  también fue  remodelada tanto la calles como la banquetas de la avenida por lo que pudo haberse aprovechado la ocasión para  separar  los drenajes y las aguas pluviales pudieran haberse infiltrados en las áreas verdes de la zona como el parque Lincoln o la glorita de San Agustín de acuerdo con la NOM-015-CONAGUA-2007.

Otro caso de la larga lista, que pudiéramos añadir sería la Autopista Urbana (Segundo piso del Periférico) en la cual toda el agua que colecta durante el periodo de lluvias es descargado el drenaje del Periférico (primer nivel) con lo  que se incrementa el volumen de agua pluvial a prácticamente el doble, por lo tanto será  mas factible que se presenten  los famosos encharcamientos (como pide la autoridad del D.F. se llame a las inundaciones) especialmente en los puentes deprimidos de la vialidad. La pregunta  ¿por qué no el agua pluvial de la Autopista Urbana se destina ser infiltrada en lugares idóneos sobre la ruta como son la zona de Chapultepec, parques y áreas verdes?

SISTEMAS DE DRENAJE  A PRESIÓN (CAVIDAD PROGRESIVA)

Actualmente existen en el  mercado nacional los sistemas de drenaje de  presión (cavidad progresiva) para la conducción de aguas residuales domésticas como una  mejor alternativa a las redes de alcantarillado convencionales.

En la mayor parte de estos sistemas, el agua residual  de cada instalación (edificio, casa o comercio) se recoge por gravedad en un tanque de almacenamiento, desde el cual se envía a un conducto de presión mediante de una bomba trituradora, que muele todo los sólidos presentes en el agua a descargar. La bomba se acciona cuando se tiene una determinada acumulación de agua residual.

La bomba trituradora  en los sistemas de drenaje a presión, es una unidad compacta de flujo casi constante,  que opera sobre una amplia gama de condiciones – desde presiones hidrostáticas negativas  hasta valores normalmente elevados, que permite el paso de sólidos triturados sin causar obstrucciones en tuberías de pequeños diámetros desde 30 mm (1.18 pulg.)  hasta 100 mm (4 pulg.) dependiendo del flujo a transportar, a mas de 3220 m  (2 millas)  de distancia, con cambios de elevación de mas de 55 m (185 pies). Al ir sumando mas equipos en la línea principal la cual puede ser la de 100 mm (4 pulg.) las distancias del flujo a transportar  se pueden incrementar  a distancias de mas de 10 a 15 km.

Su operación no presenta el golpe de ariete en la tubería lo que permitirá asegurar la hermeticidad en la misma  y evitar al máximo las infiltraciones o emisiones de gases a la atmósfera.

El tanque y tubería (manguera) deberá ser  preferentemente de PEAD o PP, lo que permitirá resistencia y anticorrosividad en los efectos de la Transformación biológica en la tuberia, una larga vida en componentes y minimizará el mantenimiento en los equipos.

La Tapa del sistema de drenaje  a presión. Evita al máximo las aportaciones incontroladas  y la generación de  gases que impactan negativamente al ambiente, así como la presencia de fauna nociva. El agua residual transportada por el conducto a presión se  puede descargar  en la entrada de una planta de tratamiento de aguas negras (PTA); por ello al no tener prácticamente aguas pluviales las PTA operan más eficientemente.

Estos equipos se pueden utilizar sin mayores complicaciones  para resolver los problemas de los casos de la Presa de San Joaquín y/o El Capulín, donde la instalación de la tubería pudiera ser a un costado o bien  dentro del río  por lo que se evitaría sin tener que hacer grandes obras civiles para su instalación.

Este tipo de sistemas están siendo ya utilizados en nuestro país, para dar una solución a problemas ambientales como es el caso de la Isla Las Ánimas (Isla Maviri) área natural protegida, en el Municipio Ahome, en el Estado de  Sinaloa.  La Univesidad   UJAT, de Ciencias Biologicas,  en Villahermosa  en el Estado de  Tabasco, en   Planta  Siderúrgica  en  el Estado de Hidalgo, en  fraccionamientos residenciales en el Estado de Tabasco, entre otros.

CONCLUSIÓN

Una razón por la que, tanto las autoridades locales como los particulares no consideran  la aplicación de las normas o la instalación de los sistemas de drenaje a Presión, es que implica un costo en su construcción y/o instalación, así como en su operación y al no tener incentivos por parte de la autoridades (No tanto  la CONAGUA sino La Secretaría de Hacienda y Crédito Público) hacen poco atractivo el realizar este tipo de inversiones.

En breve será revisada la propuesta a la nueva Ley General de Aguas, en la cual seria importante que se contemplara la posibilidad de que se establezcan los incentivos para que se promuevan los proyectos tanto de infiltración de aguas al subsuelo, como del uso de los sistemas de drenaje de  presión, lo que al final permitiría el disminuir los volúmenes de agua de descarga que los organismos operadores tienen que gestionan en las diferentes ciudades del país.

Contemplar incentivos para que en los nuevos desarrollos  Urbanos o Industriales  busquen desde su construcción el manejo independiente de las aguas negras de las aguas pluviales y considerando espacios para tener áreas con agua pluvial para su aprovechamiento  (ejemplo en el uso de la red contraincendios) o bien solo para un paisaje donde el agua denote  tranquilidad y bienestar .

Si bien los proyectos implican un costo inicial de inversión, los beneficios a corto y mediano plazo son palpables y se verían beneficiados  a la autoridad,  la sociedad, los industriales y por que no el mismo medio ambiente de la ciudad o en el lugar donde se realiza los proyectos – caso Maviri -, pudiendo crear hasta lugares turísticos que inviten a su visita.

Entonces debemos romper con lo que en su momento fue una necesidad para resolver el problema de la insalubridad, aplicando las opciones  actuales para resolver la problemática desde su raíz,  y con ello lograr  tener una expectativa sustentable… Utilizando hoy  un recurso natural sin comprometer ese recurso en las generaciones del mañana. Solo con algo tan sencillo  como es separando las aguas negras de las pluviales….

Cualquier comentarios o bien si desea que se complemente la información de esta participación  ponemos a su disposición nuestro correo [email protected] .

 

M en C, Marco  D. Maussan F. Consultor Master de Maussan Consultores, S.C.

 

 

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar