AUTOMOTRIZLo Más Nuevo

Pega a manufactura huelga en EU

El Indicador Multidimensional de la Manufactura BBVA (IMM BBVA)1 se contrajo (-)6.9% en octubre, llevando el promedio de la variación interanual de los primeros diez meses del año a 0.5% (vs 5.3% el mismo periodo del año anterior).

La disminución en la actividad económica del sector durante el periodo se asocia a la huelga automotriz en EE.UU. que inició a mediados de septiembre y finalizó al cierre de octubre. Anticipamos una mejora de la producción en los dos últimos meses del año, considerando que ya se ha llevado a cabo el reinicio de actividades en las plantas afectadas.

Hasta el mes de septiembre el sector automotriz había alcanzado un nivel de producción que superaba en 13% su cifra pre-pandemia. Si bien los más recientes indicadores de consumo en EE.UU. apuntan hacia una gradual ralentización del gasto de los hogares (especialmente en bienes), consideramos que en el mediano plazo los apoyos gubernamentales a la industria de ese país (IRA y CHIPS), dotará de resiliencia al sector.

De acuerdo con las cifras del INEGI, en el mes de septiembre los subsectores de la manufactura cuya producción aún se encuentra muy por debajo de su nivel pre-pandemia son la fabricación de prendas de vestir (10.0% por debajo de su cifra pre-COVID), la industria de la madera (-7.6%), y la fabricación de productos textiles (-7.2%).

Entre los segmentos que mayor avance han mostrado con respecto a su nivel pre-pandemia se encuentran la fabricación de derivados del petróleo (28.2% por arriba de su nivel pre-COVID), la fabricación de productos metálicos (+28.1%), y la fabricación de accesorios y aparatos eléctricos (+23.3%). En términos de capacidad utilizada, diez de los veintidós subsectores aún se ubican en niveles por debajo de su cifra pre-COVID (vs once el mes anterior).

Entre ellos sobresale la industria de la madera (13.8 pp por debajo de su nivel de enero de 2020), la fabricación de prendas de vestir (-13.6 pp), la fabricación de productos a base de minerales no metálicos (-12.2 pp), y la industria química (-11.9 pp). En sentido contrario, los segmentos de fabricación de derivados del petróleo y la fabricación de equipo de cómputo y comunicaciones sobresalen por haber superado con amplitud el nivel de capacidad utilizada registrado previo a la pandemia (+50.1 pp y +21.7 pp, respectivamente).

Anticipamos que el segmento automotriz reportará un mejor desempeño durante noviembre, ante la reanudación de actividades en el sector en EE.UU., tras la finalización de la huelga en ese país (United Auto Workers). Si bien el apretamiento de las condiciones de financiamiento tendrá eventualmente un efecto sobre el sector, estimamos que en el mediano plazo la industria en su conjunto se verá beneficiada por los apoyos gubernamentales a la industria (EE.UU.).

A lo anterior se suma la expectativa de relocalización de la producción de las cadenas globales de valor, en los próximos años (nearshoring), y el dinamismo que el consumo privado ha mostrado en periodos recientes. Considerando la mejor perspectiva para la actividad económica para el cierre de año, hemos revisado al alza nuestra estimación de crecimiento del PIB para 2023 a 3.4% (3.2% anterior), y para 2024 a 2.9% (2.6% anterior).

Saidé Salazar

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba