Lo Más Nuevo

Planean líderes empresariales convencer a Trump de importancia del TLC

30 de Diciembre de 2016.- Líderes empresariales mexicanos y estadounidenses planean convencer a Trump que el comercio transfronterizo es bueno para ambos países.

Con dicho fin los líderes empresariales están reforzando enérgicamente coaliciones en regiones que se extienden desde el corazón de Estados Unidos (EUA) hasta el norte de Texas para convencer, o retar Donald Trump.

El presidente electo ha enviado señales ambiguas sobre acuerdos comerciales futuros y pasados y la construcción de un muro, o tal vez sólo una cerca a lo largo de la frontera con México.

Para ayudar a obtener una mejor relación con Trump, México también está ponderando varias opciones, incluyendo la sustitución de la ministra de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, por el ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray, de acuerdo con tres altos funcionarios mexicanos con conocimiento de los planes.

El plan es hacer que se vea que México, y no China, debe ser tratado como un aliado, y no como un adversario, en asuntos que van desde la integración económica a la integración cultural, con la seguridad como vínculo crítico entre ambos lados.

«Hay gente poderosa de México hablando, bebiendo, cenando con gente muy poderosa de Texas», dijo James Hollifield, director del Centro de la Torre de la Universidad Metodista del Sur (SMU), y miembro fundador del Centro Misión Foods Texas-México.

«Estos chicos y chicas se conocen desde hace años, ellos empujarán esta agenda, verán una poderosa coalición binacional formándose entre estos dos países, eso es lo que he estado viendo en los últimos 20 años y me sorprendería que eso no vuelva a suceder», añadió.

Cerca de 5 millones de empleos en los Estados Unidos dependen del comercio con México, con más de $400,000 millones de dólares en bienes y servicios que atraviesan la frontera. De esa cifra, $179,000 millones están entre Texas y México.

A lo largo de los años, los dos países han establecido cadenas de suministro que serpentean por los países, a menudo a lo largo de la autopista interestatal 35, transportando productos manufacturados, incluyendo automóviles, reunidos en ambos países. Coches construidos en lugares como Arlington cruzan la frontera de Estados Unidos y México, incluyendo Silao, Guanajuato, por lo menos ocho veces durante la producción, según un estudio del Instituto Woodrow Wilson del México.

«Esta relación no es opcional», dijo la embajadora estadounidense Roberta Jacobson. «Y esta relación no se trata sólo de economía, o lazos culturales, sino también de seguridad».

 

Staff Reportacero

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba