Colaborador Invitado

Proyecto Hamilton: la monedas digitales

El desarrollo e innovación del mercado de las criptomonedas ha desatado un interés especial para adoptar sus tecnologías para el beneficio del sistema monetario. Así, los bancos centrales en el mundo están planteando la creación de las monedas digitales (CBDC,  por sus siglas en inglés), una nueva forma de dinero bancario que complementar las reservas de la banca central.

Estas monedas digitales podrían existir de diferentes formas dependiendo del uso que le quiera dar la Reserva Federal. Una denominación se utilizaría para el uso del público en general. Algunos académicos y expertos en el tema sugieren que este sistema de monedas digitales fomentarían la inclusión financiera, mejoraría la eficiencia de las transacciones, promovería la innovación de los servicios financieros, mantendría la estabilidad financiera, y protegería la privacidad.

La implementación del uso de las monedas digitales está siendo evaluada por la Reserva Federal de Boston y el Massachussets Institute of Technology (MIT) en un proyecto denominado proyecto Hamilton. En estos momentos se está implementando la fase 1 del proyecto que es el diseño de un procesador lo suficientemente ágil y rápido para sustentar pagos a grande escala. El segundo objetivo es generar una plataforma para capturar información que se podrá utilizar en el futuro para estudios estadísticos. Los softwares que se están empleando se pueden descargar de la página del estudio del MIT.

La fase 1 ya arrojó algunos resultados y conclusiones interesantes. Por ejemplo, las ideas criptográficas, de sistemas de distribución y de blockchain, proveen de un uso funcional único y de mejora en el sistema de operación. Un ejemplo de la funcionalidad adicional del uso de estos sistemas es que las CBDCs le permitirían comprobar de manera robusta las transacciones criptográficas, de una o múltiples cuentas, y formas más flexibles de autorización y transacciones con límites.

El sistema criptográfico es mucho más granular de lo que se esperaba, es decir, se identifica claramente todas las etapas de la operación. Actualmente los exchanges o sistemas de resguardo y de intercambio de criptomonedas, tienen cuentas y tokens lo que permite ver los balances vía el número de cuentas o de monedas.

Existe espacio para la innovación en los procesos de creación, autorización, ejecución y resguardo.  Finalmente, la fase 1 concluye que se identifican oportunidades importantes para los tomadores de políticas públicas, para analizar el costo y beneficio de las mismas, auditoría, funcionabilidad y privacidad.

El autor es director general de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas de EGADE Business School. Tiene un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido. Fue el economista en jefe para México de Itau BBA, director general adjunto de Organismos Financieros Internacionales en la SHCP e investigador en el Banco de México.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba