Colaborador Invitado

Confirman estadísticas, difícil situación del acero en AL

Por Rafael Rubio

Pasada la primera mitad de 2015, las estadísticas económicas y siderúrgicas reafirman la difícil situación que atraviesa la industria del acero de la región.

En el contexto económico, la desaceleración económica de nuestra región continúa. Según la última estimación de CEPAL, América Latina y el Caribe crecerá en promedio 0.5% en 2015. El PIB de México se expandirá 2.4% y el de Argentina, 0.7%. Brasil registrará una contracción de -1.5% y Venezuela, -5.5%.

Factores externos e internos intervienen en esta situación. Entre los primeros, el lento crecimiento de la economía mundial, en particular China; el estancamiento del comercio mundial; la baja en el volumen y precio de los commodities, y la mayor volatilidad en los mercados financieros.

En lo interno, la contracción de la inversión, la volatilidad cambiaria y la desaceleración del consumo explican en parte la reducción de la demanda interna.

Según el organismo, la capacidad de la región para acelerar el crecimiento depende de adoptar políticas contra-cíclicas que estimulen la inversión y la implementación de las reformas que corrijan los desbalances macroeconómicos.

En materia siderúrgica, durante el primer semestre del año, el consumo de acero laminado en América Latina disminuyó 1% y la producción regional cayó 3%. Mientras tanto, las importaciones siguen avanzando y ya abastecen el 35% del consumo. La balanza comercial de la región sigue deteriorándose; el déficit en toneladas se profundizó 7%.

Las importaciones masivas y bajo condiciones de comercio desleal provenientes de China y la falta de soluciones a la sobrecapacidad instalada en dicho país siguen siendo los temas más preocupantes.

En ene/jun 2015, América Latina importó 4.4 millones de laminados desde China, un 10% más que el volumen recibido en igual período de 2014, continuando una tendencia creciente y por encima de la observada en otras regiones. Los destinos más afectados por los bajos precios chinos fueron Centroamérica (17% menor al promedio del resto del mundo), República Dominicana (16% menor), Perú (10% menor) y Colombia (7% menor).

Hacia adelante, la reciente devaluación del yuan podría estimular aún más las exportaciones chinas, profundizando los problemas del mercado latinoamericano.

En el próximo Congreso Alacero-56 (Buenos Aires, 10 de noviembre) buscaremos encontrar respuestas y soluciones a la difícil encrucijada en la que se encuentra el acero de América Latina hoy, a través de la mirada de expertos internacionales y de los líderes de la industria.

La Secretaria General de la CEPAL, Alicia Bárcena, será una de las invitadas destacadas y compartirá su visión sobre las claves para recuperar la competitividad de América Latina. En el mismo panel, participan Ricardo Hausmann, Director del Centro para el Desarrollo Internacional de Harvard quien se referirá al escenario económico global y regional, y Usha Haley, una de las especialistas más destacadas en el tema de subsidios y comercio de China.

Entre los conferencistas confirmados para Alacero-56 destaca también la presencia de Luis Berrondo, Presidente de MABE; Edwin Basson, Director General de worldsteel, Juan Pardinas, Director General del Instituto Mexicano para la Competitividad; Ramón Espinasa, líder en Petróleo y Gas del BID, Paulo Pedrosa, Presidente Ejecutivo de la Asociación Brasilera de Consumidores de Energía; y la participación de varios CEOs de la industria siderúrgica de Latinoamérica.

Todos los detalles sobre el Congreso Alacero-56 de noviembre pueden encontrarse en http://buenosaires56.alacero.org

Rafael Rubio, es Director general de Alacero

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar