Nacionales

Reconoce Paolo Rocca modelo mexicano

Buenos Aires, 12 de noviembre de 2015.- Paolo Rocca presidente de Techint, uno de los empresarios líderes en Latinoamérica, habló ayer del modelo económico de los países Latinoamericanos donde el estado ha ganado participación en la economía, y de los retos ante el nuevo entorno que representa el freno de la economía China. 

 

Al hablar en la clausura del Congreso Alacero 56, Rocca, destacó que México es de uno de los pocos países de Latinoamérica que no “hizo un pacto con el diablo”, al exportar insumos primarios e importar bienes industrializados, sino que se integró con Estados Unidos y hoy es el mayor consumidor de acero en Latinoamérica.

 

Refirió que vienen grandes retos y oportunidades por lo que el modelo económico de los países debe cambiar para orientarse a la industria y no al crecimiento del estado en la economía.

“El motor de la economía no es el estado”, destacó.

A continuación los puntos más relevantes de su charla:

Refirió que asociaciones de acero de todo el mundo como Alacero está trabajando en conjunto la Eurofer, la AISI de EUA, y la canadiense para poner en evidencia la situación que vive China.

Las asociaciones buscan contrastar los elementos que ubican a China como economía de mercado y buscar elementos de defensa contra la competencia desleal.

“Los tiempos difíciles que vienen, dijo requerirán de absoluta competitividad por parte de la industria”.

“Estamos en el segundo año de un cambio de ciclo (exterior) muy importante en la industria, donde la política y los gobiernos no lo han entendido en su profundidad”.

Refirió que el cambio de ciclo también abre oportunidades, si sabemos identificar y transmitirlas a todos los actores políticos y sociales, nos daría amplias oportunidades y nos obliga a retomar un rol protagónico en el desarrollo de la región a través de la siderurgia y de su cadena de valor”.

En su plática comentó que hacer previsiones sobre China resulta muy complicado.

Recordó que en 2002, el mineral de hierro llegó a los $17 dólares y los analistas pronosticaban un crecimiento de sólo 1% anual para los siguientes años.

Después China comenzó a crecer al 7% anual y duplicó su tamaño, un cambio no anticipado que disparó los precios del acero y los commodities con su crecimiento e inversiones.

Después de la crisis del 2008 los precios del mineral de hierro llegaron hasta los $180 dólares.

Ahora, dijo la situación de China cambió radicalmente, donde todas los precios de las materias primas se han desplomado.

“Ha habido una pérdida, una destrucción de valor impresionante”.

La entrada de China al mercado mundial a partir del año 2000, es un hecho único, comparable con la revolución industrial en Inglaterra, o la industrialización de Estados Unidos a fines de 1800 y principios de 1900.

“China es un fenómeno que cambia la estructura de la realidad; en 15 años China ha revolucionado la estructura de la economía mundial”.

Su participación en el PIB mundial pasó de un 3% al 16% en 15 años.

Su participación en el comercio mundial pasó del 5% al 18% en el mismo periodo, y su participación en la industria manufacturera mundial también es muy importante.

En energía dijo que la cuota de importación de China en el comercio mundial pasó del 3% al 15% desplazando a Estados Unidos.

En el caso de la soja, de tener un 25% del mercado en el año 2000 pasó al 60% de la importaciones mundiales, lo mismo para el mineral de hierro que pasó del 20% al 65% del comercio mundial.

Esta fuerza extraordinaria ha beneficiado a América Latina entre los años 2000 y 2011, cuando este ciclo ha comenzado a cambiar.

América Latina a lo largo de estos años ha tenido tasas de crecimiento del 4.5% y también muchos países del mundo se han beneficiado del flujo de importaciones de China.

También lo han hecho adoptando modelos de crecimiento que en otro tiempo lo había definido como un “pacto con el diablo”, porque esta basado en la exportación de productos primarios hacia China y la importación de productos industriales.

La captura del estado a través de dividendos y la carga impositiva reciente, este pacto ha incrementado el peso del estado a cambio de un descenso del rol de la iniciativa privada y de la industria

“Para nosotros ha sido muy negativo y desfavorable un modelo de crecimiento que reducía el peso de la industria”.

La magnitud de la desindustrialización de América Latina ha sido tal que en los 80´s Brasil destacaba como productor industrial hoy el peso del producto industrial de Brasil en el PIB es menor al 10%.

La exportación de bienes industriales orgullo de Brasil hoy está reducida al 38% hasta menos.

70% de las exportaciones de Argentina y Brasil son productos primarios.

“El único país que a mi juicio se ha protegido de esto que llamo pacto con el diablo es México, porque aunque no dispone de grandes recursos naturales ha tenido que articular toda su economía después del TLCAN, sobre un desarrollo industrial integrado”.

Hoy lo lleva a tener un consumo interno de acero mayor que Brasil, hoy esta pasando y seguirá más adelante en el tiempo.

El rol del estado se privilegia sobre el rol de la iniciativa privada.

“El motor de la economía no es el estado”.

El peso del estado en América Latina se incrementó del 26% al 34%; en Argentina el aumento ha sido del 22% a más del 40% casi suplicando el peso del estado.

Este modelo económico está basado en un diseño populista y en algunos casos autoritario como en Venezuela y Rusia y otros países.

Refirió que Argentina ha logrado acotar esta desindustrialización, pero no ha logrado modernizar con fuerza la estructura industrial, el comercio administrado ha logrado mantener el nivel del producto industrial en alrededor del 17%.

Que tenemos enfrente

A partir del 2011 algo no empieza a funcionar bien en China y es lógico, es insostenible un crecimiento en ese nivel.

El salto de productividad no es sostenible.

La economía china empieza a mostrar signos de debilidad.

El peso del estado pasa del 16% en el 2000 al 32% hoy.

El nivel de endeudamiento en China ha empezado a aumentar, la deuda pública y privada ha pasado del 150% del producto al 240%, son números que empiezan a reducir la velocidad de crecimiento.

El plan a 5 años que están presentando ahora el plan #13 que abarca hasta el periodo de 2020 prevé un cambio en la estructura del crecimiento prevé una reducción en la inversión y un aumento en el consumo.

Todo esto implica un cambio en los actores que tiene que tomar decisiones una reducción del estado una reducción del ahorro y un aumento en el consumo.

En una economía planificada es un cambio muy complejo muestra señales de debilidad social política y económica.

Este año el consumo de acero en China está bajando 5.5% Vs 2014 y el 2016 también bajará el consumo.

En el acero el 95% de los operadores son empresas del estado cuyas decisiones de inversiones han sido con racionalidad política y muchas veces sin racionalidad económica. Esto va a traer dificultades.

Empieza a ver problemas de gestión en el mercado de valores y en el tipo de cambio.

Con qué nos vamos a enfrentar

Nos vamos a enfrentar con un sistema país con distorsiones enormes, China no tiene la capacidad para seguir creciendo con la misma dinámica que antes.

“No podemos contar con el súperciclo, en definitiva nuestros países no pueden seguir exportando productos primarios e importando productos industriales y distribuyendo a través de un estado con un rol creciente, este modelo no va a funcionar en las condiciones que vamos a ver en los próximos 10 años”.

La política económica va a cambiar, el tema es promover la iniciativa privada y la llegada de capitales, proyectos que tienen retorno y objetivos claros que generen real riqueza y desarrollo e incorporación de tecnología.

En esto tienen que pensar todos los países de la región.

“El modelo más estado menos industria va tener que ser sustituido por un modelo con un mayor rol de las empresas que son el motor del desarrollo.

Hay una agenda apara nuestra cadena de valor. En estos años uno de los problemas ha sido la pérdida de fuerza de nuestra cadena de valor

“Debemos volver a recuperar vitalidad inversiones capacidad de exportación, si no exportamos petróleo cobre, granos mineral vamos a tener que exportar productos manufacturado para poder sostener el crecimiento, que no será tan fuerte como en los últimos 10 años”

La calidad de gasto público debe mejorar, debe gastar sin perder eficacia ni perder promoción con una mejor calidad del gasto

Hoy la agenda es más amplia; la educación es fundamental en el nuevo modelo de crecimiento.

El tema de recuperar la educación es fundamental para la movilidad social

El tema de la infraestructura, se ha hecho muy poco no solo en Argentina

También en el apoyo a los sectores más rezagados de la sociedad

“Tenemos que encontrar la forma de encontrara incluir a y través del trabajo y que cree valor y riqueza porque al final solo tendremos futuro de crecimiento y expansión en un sistema que funciona.

Veo una gran oportunidad de recuperar protagonismo en lo que se viene para hacer frente a lo que ya ha pasado y a mi juicio vendrá desde China.

Hay lugares en el mundo donde estamos desplazando en nuestro sector a los chinos por dificultad de servicio y competir con diferenciación, sí se puede sobre todo hay una a oportunidad para recuperar protagonismo con lo que se viene como empresa, como cadena de valor y como empresario.

Por César Sánchez

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba