Nacionales

Anuncia Secretario de Energía primera licitación de Ronda Uno

11 de dic. de 2014.- El Lic. Pedro Joaquín Coldwell, secretario de energía, informó sobre el acto trascendente en el proceso de Reforma Energética que emprendió el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto.

En su discurso dijo “Por primera vez, damos paso a una licitación pública, abierta a las empresas nacionales e internacionales para explorar, y eventualmente extraer, los recursos fósiles en aguas someras, bajo la modalidad de contratos de producción compartida”.

Serán 14 bloques en el Golfo de México, frente a las costas del sur de Veracruz, Tabasco y Campeche.

Alguno de los requisitos es que deberán contar por lo menos con una capacidad financiera de mil millones de dólares y de 600 millones de dólares si son parte de un consorcio, activos totales con un valor de por lo menos 10 mil millones de dólares y una calificación crediticia de grado de inversión.

A su vez, también deberán haber participado en por lo menos un proyecto de exploración y extracción costa afuera o haber participado como socio en por lo menos dos proyectos de exploración y extracción costa afuera en los últimos cinco años.

Detalló que “Hoy, nos ponemos al día en cuanto a prácticas y métodos de licitación internacional, para la adjudicación de contratos de exploración y extracción de hidrocarburos”.

La Reforma Energética construyó normas, instituciones, pesos y contrapesos, sin precedentes en las experiencias regulatorias del país.

Señaló sobre la importancia que tiene México en esta audaz apertura para la incorporación de nuevas empresas, que nos aporten capital y tecnología en la exploración y extracción de los hidrocarburos.

La Secretaría de Energía, con apoyo de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, seleccionó las áreas a licitar. También, elaboró los modelos de contratos y los lineamientos técnicos, mientras que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público definió las condiciones fiscales y económicas.

A la CNH corresponde poner a disposición de los interesados los cuartos de datos de cada bloque, con la información geológica relevante.

Los participantes tendrán acceso a la misma información por un plazo de seis meses de acuerdo a la práctica internacional.

Este órgano regulador realizará la licitación y adjudicación de los contratos y, una vez asignados procederá a su administración.

Los acuerdos, resoluciones y minutas de la CNH serán públicas.

Los contratos serán adjudicados también en sesiones públicas de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, transmitidas en tiempo real por Internet.

El Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, fideicomiso del Banco de México, será el encargado de realizar los pagos derivados de los contratos y de percibir los ingresos por derechos y contraprestaciones.

Estos recursos se destinarán al Presupuesto de Egresos de la Federación, al ahorro de largo plazo y a rubros específicos, como pensiones, proyectos de ciencia, tecnología, desarrollo regional y becas para estudiantes.

Finalmente, ganarán las empresas que otorguen el mayor pago para el Estado y el mayor compromiso de inversión, la fórmula objetiva establecida por la Secretaría de Hacienda y que corresponderá aplicar a la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

En el proceso de licitación para la adjudicación de los contratos de exploración y extracción, México se conducirá bajo los más altos estándares internacionales de equidad y transparencia.

Expreso mi reconocimiento a los comisionados de la CNH por el extraordinario trabajo realizado, al profesionalismo de los funcionarios públicos de las Secretarías de Energía, de Hacienda y Crédito Pública y de Economía, así como también de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección al Medio Ambiente.

Tengamos presente que esta ronda licitatoria se lleva a cabo en un entorno de volatilidad de los precios del mercado internacional de crudo, que obligará a las empresas a ser más selectivas en cuanto a los países y las áreas donde invertirán.

Esta circunstancia permitirá el despliegue de las fortalezas competitivas de la Ronda Uno mexicana, que ofrece un portafolio altamente diversificado de campos y áreas para la exploración y extracción, reglas claras y estables para la inversión, una Reforma Energética moderna que incorporó las mejores prácticas internacionales, mano de obra calificada, infraestructura, moderados costos de extracción y menores riesgos geológicos, así como transparencia y objetividad en los procesos licitatorios.

La Reforma Energética llegó a tiempo.

México pondrá fin a su declinación petrolera y gasífera, y se podrá reincorporar con mayor fuerza y certidumbre, al mercado energético mundial.

 

Por Verónica Flores con información de la Secretaria de Energía

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba