Energía

SpaceX pone a punto el que será su cohete más potente, y a la NASA le conviene que todo salga bien

Nuevamente SpaceX pone aprueba su tecnología de punta ante el mundo

NASA y SpaceX son los que llevan la voz cantante. Ambas organizaciones han contribuído enormemente al conocimiento humano del cosmos, complementándose entre ellas en una relación que lleva años dando sus frutos. La NASA tiene la experiencia, la historia y la base científica, mientras que SpaceX destaca en su despliegue tecnológico por encima de todo. La compañía de Elon Musk ha demostrado su increíble potencial con las pruebas recientes de la nave Starship y Super Heavy, que será su cohete más poderoso hasta la fecha.El gigantesco bólido espacial ha entrado en fase de pruebas en las instalaciones de SpaceX en Boca Chica, Texas. En esta primera simulación fue la primera vez en la que una aeronave con propulsor integrado se carga por completo con más de 4.500 toneladas de propelente de cohetes. Esta gigantesca cantidad de combustible sirve para potenciar y alimentar los 33 motores Raptor 2, que son los responsables del proceso de despeque.

Las primeras pruebas del Super Heavy de SpaceX han sido todo un éxito

Las pruebas resultaron ser todo un éxito, y en las simulaciones de despegue los 33 motores funcionaron como estaba previsto. Un cohete de esta envergadura requiere un cuidado y mantenimiento especial, por lo que las pruebas para evitar accidentes serán muy exigentes. Este es el primer paso de cara a un lanzamiento con éxito de este cohete, que en los planes de SpaceX podría ser el primero que lleve a cabo una misión a la luna transportando como tripulación a civiles. Podría ser la clave para el inicio del turismo espacial.
¿Y qué pinta la NASA en todo esto? La agencia espacial ha estado muy atenta al rendimiento del Super Heavy, ya que pretende usarlo para algunas de sus misiones futuras. La NASA planea usar una versión modificada de la aeronave de SpaceX para la misión Artemis III, prevista poara 2025 y que llevará a la primera mujer y persona negra a la luna. En un futuro más lejano, la NASA espera que el Super Heavy pueda ser la base para las primeras incursiones en Marte, algo que se espera que podría tener lugar en la década de 2030.

Publicaciones relacionadas

Por favor acceder para comentar.

Botón volver arriba