INTERNACIONALES

La interrumpibilidad es un servicio al sistema eléctrico.- UNESID

Madrid, 10 de abril.- La interrumpibilidad es un servicio que algunos grandes consumidores eléctricos prestan al sistema eléctrico en la gestión de la demanda, poniendo a su disposición toda o parte de la potencia contratada para suplir cualquier posible carencia.

Es un servicio no gratuito porque las empresas que lo prestan han tenido que abordar cuantiosas inversiones materiales y organizativas para poder cumplirlo y porque supone un verdadero seguro para el conjunto de los consumidores eléctricos.

Las empresas que suscriben este servicio reciben una compensación adecuada –hasta hace poco, razonable– por la prestación del mismo, sin que pueda considerarse en modo alguno una subvención o ayuda del estado.

El Gobierno en su reforma eléctrica en curso, ha realizado modificaciones del régimen de interrumpibilidad que suponen una rebaja sustancial de la retribución que percibían las empresas por ese servicio. Una orden ministerial que UNESID ha recurrido.

La Comisión Europea aprobó ayer, día 9, el esquema de ayudas de Estado en materia de energía y medio ambiente que incluye la posibilidad de que los estados miembros excluyan del pago de las energías renovables a los grandes consumidores eléctricos, como ya ocurre en Francia y Alemania.

Lamentablemente, en España el asunto ni se ha planteado. Aquí los consumidores eléctricos pagan la factura de las energías renovables incluida en el paquete de “peajes de acceso a la red” que incluye conceptos que nada tienen que ver con dicha nominación. Al igual que el resto de los consumidores españoles, las industrias soportan el régimen de ayudas a las energías renovables españolas, el más generoso de la Unión Europea y posiblemente de toda la OCDE.

La industria siderúrgica española supone el 4,6% del PIB industrial. En 2012 produjo 13,6 millones de toneladas de acero bruto. El consumo aparente de productos siderúrgicos en 2012 fue de 10,6 millones de toneladas. El sector es netamente exportador (71% de la producción), alcanzando el 4% de las exportaciones españolas de bienes.

Innovación, eficiencia, sostenibilidad y seguridad laboral son principios que rigen la estrategia del sector, que se reconoce como un factor fundamental de la nueva economía verde. Cada tonelada producida conlleva 7 euros en inversiones medioambientales. La industria siderúrgica realiza un uso eficiente de los recursos hasta aprovechar casi el 80% de los residuos y subproductos que genera en el proceso.

UNESID es la asociación empresarial de la siderurgia española, que aglutina 46 empresas, que emplean a 60.000 personas –además de las 20.000 que intervienen en la recolección de chatarra- y facturan en su conjunto 13.000 millones de euros.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar