Economia y Politica

Urge AMFE una mayor coordinación entre banca y fondos de fomento

19 de Enero de 2017.- Enrique Bojórquez Valenzuela fue reelegido como Presidente de la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE) para el 2017, informó hoy el organismo.

Añadió que este será su tercer año a cargo, luego de recibir el voto unánime de sus asociadas y en cumplimiento con sus estatutos.

Asimismo, las afiliadas ratificaron e incorporaron en el Consejo Directivo de la Asociación a Directores Generales de las entidades financieras especializadas más destacadas en el país, por lo que harán mancuerna con Enrique Bojórquez -consejero propietario de Financiera Agropecuaria-, en las vicepresidencias: Automotriz, Rafael Portillo Larrazolo de NR Finance México; Empresarial, María Fernanda de Allende de la Corporación Financiera de América del Norte; Agroindustrial, Roberto Ureña Rangel de Finox,; de Créditos Personales, Alejandro Martí Bolaños Cacho de Provident; Inmobiliaria, Antonio Dávila Uribe de Adamantine y en la Secretaría del Consejo el abogado financiero Carlos Provencio Muñoz.

Tras la elección Bojórquez señaló la urgencia de que la banca y los fondos de fomento se coordinen para ejercer un rol fundamental ante la difícil situación económica que vive el país, en congruencia con las medidas postuladas en el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar.

Dijo, además, que el mandato de la banca de desarrollo es fundamental ante la disminución de la actividad económica del país, la incertidumbre económica internacional y nacional, la depreciación del peso y el aumento en el costo de la energía.

«Como nunca antes, el sector financiero público y privado debemos ser el motor de nuestra economía interna, con acciones concretas que apoyen a los empresarios y consumidores de todas las ramas productivas y servicios en el país», afirmó.

Las afiliadas a la AMFE coordinan acciones para mantener e incrementar su participación en el Producto Interno Bruto de México, que a cifras a septiembre de 2016 se sitúa en el 2.2%, o bien activos por más de 319 mil 704 millones de pesos; un capital contable que asciende a 41 mil 939 millones de pesos y una cartera total mayor a 211 mil 310 millones de pesos.

La capacidad económica de las entidades financieras afiliadas a la Asociación, aseguró, en coordinación con acciones eficientes de la banca de desarrollo y fondos de fomento, propiciará las condiciones necesarias para mantener un ritmo de crecimiento mínimo en nuestra economía.

El presidente de la AMFE comentó también que las regulaciones recientes promovidas por FIRA, en relación a la diversificación forzosa para las entidades financieras especializadas, lo que implica al menos contar con una línea de fondeo de la banca comercial, y para la cual inclusive se planteó una garantía FEGA, es ineficaz.

La banca comercial local no tiene interés en financiar a entidades que puedan eventualmente representar una competencia, o bien, concentran los recursos captados del público en productos financieros de mayor rendimiento. Hay casos en los que las instituciones inclusive desconocen el Programa.

FIRA, entidad que concentra ya la mitad de sus recursos con la banca comercial, impone cada día requisitos cuyo resultado evidente hasta ahora, parece detener el crecimiento de buenos intermediarios no bancarios con los que venían operando desde hace tiempo, y ello en beneficio de solo un pequeño número de bancos comerciales que tienen productos para el sector agroindustrial del país, el cual no encuentra los niveles de financiamiento que requiere para asegurar medianamente la producción local de los productos de la canasta básica primaria en México. ¿Por qué cambiar las condiciones cuando las mismas no mostraban signos de agotamiento?

Tratándose del programa de garantías el cual tiene como objetivo apoyar a los intermediarios en su proceso de participar en el mercado de valores, no ha podido concretarse, toda vez que:

El porcentaje máximo de garantía de parte de FIRA en este programa es del 50%, cuando el porcentaje debiera ser igual al de la banca comercial, es decir, que pueda llegar hasta el 90%.

FIRA pretende que la cartera que se origine con los recursos de la emisión, sea totalmente dirigida a operaciones elegibles para esta institución. «Consideramos que esto no es correcto y acota los esfuerzos de diversificación de cartera y riesgos que deben tratar de llevar a cabo las instituciones financieras.

“En todo caso proponemos que con los recursos de la emisión se genere cartera elegible para FIRA hasta por un importe igual a la garantía que otorgue, y el resto de la cartera sea canalizada a operaciones que le interesen desarrollar a cada intermediario”, concluyó el nuevo presidente de AMFE.

 

Staff Reportacero

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba