INTERNACIONALES

Después de 51 años los siderúrgicos le hablan al país

Caracas Ven., 9 de julio de 2013.- Desde sus inicios, en su fase inicial de exploración y en el desarrollo de la Industria Siderúrgica, primero como un proyecto adelantado por el Instituto Venezolano del Hierro y del Acero y luego propiamente con personalidad jurídica como Sidor, nuestra mayor empresa de producción de acero ha sido un tema polémico tanto en el ambiente político como en el económico e industrial.

Desde el ala de la izquierda mas radical connotados intelectuales como Salvador De La Plaza atacaban el proyecto y Domingo Alberto Rangel lo tildaba como “la siderúrgica venezolana de estirpe colonialista” (Diario La Esfera). Igualmente el ilustre Dr. Arístides Calvani del partido Socialcristiano COPEI comento que le resultaba difícil entender como una población de guaiqueries podía dedicarse a la producción de acero.

También fue publico y notorio después de la primera colada el 9 de Julio del año 1962 la opinión editorial del respetable diario El Nacional a través de su mancheta “Esa colada es mucho camisón pa’ Petra”.

Lo cierto, lo tangible, lo palpable fue que un grupo de hombres y mujeres de nuestro país, en su mayoría analfabetas provenientes de la costa del Orinoco y de los estados orientales, campesinos y pescadores pudieron con su inteligencia y capacidad de asimilación e ingenio poner a producir una empresa que tiene hoy una capacidad instalada para producir 4.3 millones de toneladas de acero al año.

Muy bien lo dijeron los pioneros siderúrgicos en el año 2002, nosotros hemos hecho en 40 años lo que otros tardaron 100 años. Si bien es cierto, nosotros instalamos una planta que fue diseñada en el extranjero, no es menos cierto que pudimos operarla con nuestra gente y además incorporarle técnicas y tecnologías propias del talento venezolano. En el año 1970 por primera vez asomamos con mucha timidez como país exportador de acero con 15.000 TN y luego en el 2002 superar el récord histórico de exportaciones: 2,3 millones de toneladas; y récord mensual de exportaciones: más de 200.000 toneladas, hasta situarnos en el 2007 como el primer productor de acero del mercado andino y el cuarto de America Latina.

Ahora bien. ¿Qué ha pasado?

La Siderúrgica del Orinoco «Alfredo Maneiro» (Sidor) volvió a niveles de los años 60 sin presencia en los mercados internacionales, tras restringir las exportaciones para abastecer la demanda nacional de productos siderúrgicos. Sin embargo, clientes nacionales tienen que recurrir a productores de Brasil, Colombia, México y Argentina.

En el año 2012 la producción de acero disminuyó, alcanzando 1.72 millones de toneladas, 63,7% de su meta de producción anual modificada de 2,7 millones de toneladas y continuando por debajo de los 4.3 millones de toneladas que se produjeron bajo la administración privada en el 2007, último año de la misma antes de la estatización. En lo que va del año 2013 los 51 años de la primera colada de acero en Sidor nos encuentra con una producción de 960 mil 940 toneladas de acero en los primeros seis meses del año, una cifra que proyecta una producción menor a la meta anual reprogramada de 3 millones de toneladas.

Es pertinente la reflexión. ¿Qué ha pasado?

Los trabajadores proclamamos el deber cumplido, nos preparamos, fuimos a la escuela, hemos colocado nuestro esfuerzo, pero ha podido más el populismo, el clientelismo político, el desconocimiento a la meritocracia y un profundo rechazo a quienes durante años se formaron para dirigir nuestra empresa siderúrgica y hoy han sido desplazados por leales a un régimen que nos lleva rumbo al caos y la destrucción.

http://www.analitica.com/enfoqueeconomico/8555663.asp

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar