Lo Más Nuevo

Vuelve oro a ser activo de refugio en 2019

31 de diciembre de 2019.- De acuerdo con Banco Base, el precio del oro retomó su propiedad como activo refugio en 2019, llevándolo a cerrar el año con ganancias, ante el incremento en la incertidumbre comercial, política y económica.

La escalada en la guerra comercial llevó a la desaceleración de la economía global, lo que a su vez elevó el riesgo de una recesión. Lo anterior causó que los principales bancos centrales mostraran una postura más acomodaticia.

El 2019 se caracterizó por la incertidumbre política y comercial, así como por escenarios que impulsaron la volatilidad y aversión al riesgo en los mercados financieros globales, llevando al precio del oro a un máximo de $1,557.11 dólares por onza el 4 de septiembre, precio no visto desde abril de 2013.

Cabe señalar que el precio del oro ha mostrado una tendencia al alza desde el mínimo de agosto de 2018, cuando se ubicó en $1,160.27 dólares por onza, debido a que el metal recuperó su propiedad como activo refugio.

Aunque la guerra comercial entre Estados Unidos y China comenzó en marzo del 2018, no fue hasta que la economía global comenzó a mostrar signos de desaceleración, que la demanda por oro como activo refugio comenzó a elevarse.

En el año, la demanda por activos libres de riesgo como el oro se elevó ante las tensiones comerciales entre EUA y China, y el incremento en la probabilidad de una recesión económica global. Aunque ambos países mostraron disposición para negociar, se observó un escalamiento de la guerra comercial, ya que la administración de Trump impuso aranceles a la mayoría de los bienes importados desde China.

A la fecha, EUA ha impuesto aranceles a importaciones con un valor de $550,000 millones de dólares. Lo anterior causó que el gobierno del gigante asiático tomara medidas de represalia.

Debido a los riesgos a la baja para el crecimiento económico global como consecuencia de la guerra comercial, varios bancos centrales adoptaron una postura más acomodaticia, recortando su tasa de interés de referencia. Entre los principales bancos centrales que recortaron su tasa de referencia durante el año se encuentran la Reserva Federal, el Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Australia, el Banco de la India, el Banco de Nueva Zelanda, el Banco de México y los Bancos Centrales de Turquía, Rusia y Brasil. En el año, la Reserva Federal redujo en tres ocasiones la tasa de interés de referencia de un rango entre 2.25% y 2.50% a uno entre 1.50% y 1.75%.

Asimismo, en el año, la Fed inició un programa con el objetivo de inyectar liquidez en el corto plazo en los mercados financieros estadounidenses. Por su parte, el BCE recortó la tasa de interés sobre depósitos en 10 puntos base, pasando a -0.50%, mientras que en noviembre reinició su programa de compra de activos, el cual permitirá inyectar al sistema financiero hasta 20 mil millones de euros mensuales.

Las posturas acomodaticias de los bancos centrales benefician la demanda por oro como activo refugio y elevan la demanda por commodities como activos de inversión, ya que se reduce el costo de oportunidad de los inversionistas de abandonar otros activos que generan rendimientos.

Además de la guerra comercial y las amenazas a la baja para el crecimiento económico, hubo otros factores que elevaron la demanda por oro. En Europa se observaron varios episodios de nerviosismo por el proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea y el riesgo de que ocurriera un “hard Brexit”, el cual se disminuyó hacia el cierre del año.

Por su parte, las tensiones geopolíticas en el Medio Oriente, principalmente entre Irán con Estados Unidos, el Reino Unido y Arabia Saudita, aumentaron el riesgo y la demanda por activos refugio. Cabe recordar que las tensiones en la región se intensificaron luego que Trump reimpuso las sanciones a Irán, tras abandonar el acuerdo nuclear en mayo del 2018, llevando al gobierno iraní a amenazar con cerrar el Estrecho de Ormuz, el cual se considera esencial para la transportación de hidrocarburos, pues el flujo entre el oriente y occidente representa cerca del 21% del consumo mundial de petróleo líquido.

Los factores mencionados llevaron a las tenencias de inversión o ETF’s respaldados por oro a un máximo anual de 82.29 millones de onzas troy en noviembre, máximo histórico en registro.

Hacia el cierre del año comenzaron a observarse presiones a la baja sobre el precio del petróleo, debido a que China y EUA mostraron disposición para llegar a un acuerdo comercial “fase uno”, del cual sólo se han dado detalles parciales, mientras que el dólar estadounidense se ha fortalecido, a pesar de los recortes de la tasa de referencia de la Fed. Lo anterior, fue uno de los principales factores que redujo la percepción de riesgo en el año y llevó al Indicador Base de Percepción de riesgo global (IBP) a mostrar un promedio de -23 unidades en el año. Asimismo durante el 2019 el IBP muestra que el 42% de los días registró percepción de riesgo y el 58% apetito de riesgo.

Ante esto, el precio del oro cerró el año con un aumento de 18.62% o 238.8 dólares por onza, cotizando en 1521.29 dólares por onza. En el año, el oro tocó un precio máximo de 1,557.11 dólares por onza en septiembre y un mínimo de 1,266.35 dólares por onza el mes de mayo.

Hacia adelante, el mercado continuará atento al desarrollo económico, político y comercial a nivel global, pues se espera que acontecimientos tales como el Brexit, el proceso de juicio político de Trump, las elecciones presidenciales en Estados Unidos, así como la relación comercial entre Estados Unidos y sus principales socios comerciales, continúen causando volatilidad en los mercados financieros y episodios de percepción de riesgo. Ante esto, el precio del oro podría cotizar en 2020 en 1,430 dólares por onza, siempre y cuando se observe estabilidad política y comercial que lleve al crecimiento económico global a repuntar. De lo contrario el precio del oro podría verse presionado al alza hacia el nivel de 1,650 dólares por onza.

Reportacero

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar