Colaborador Invitado

Delfina o mentir no cuesta nada

Delfina Gómez Álvarez es el típico colaborador de Andrés Manuel López Obrador, como René Bejarano, los hermanito, Eva Cadena y una fila de corrupción cada día más larga, porque primero los sobres….

ACCIONES Y RAZONES/Efraín Klériga/Enero 14, 2022

La Secretaria de Educación de México Delfina Gómez Álvarez es un producto típico de la Cuarta Transformación: Miente constantemente, roba dónde puede y traiciona su palabra.

Tiene los requisitos para formar parte del Gabinete de la segunda parte del sexenio de López Obrador: Mentirosa, ignorante, tiene 10 por ciento de capacidad y es 90 por ciento obediente al amo.

Ha mentido en forma constantemente y por ejemplo, los currículos oficiales que ha hecho circular, tienen serias fallas tanto en las fechas como en todos los estudios que presume.

“La maestra Delfina es una mujer honesta, no es una potentada, (…) es una mujer honesta”, dijo hoy López Obrador: y ya en el colmó del cinismo: “¿Cómo se oculta si una gente llega a un cargo y se roba dinero?» agregó.

Pero en el mundo real, Delfina es corrupta y mentirosa: Se arroga dos maestrías y solamente tiene una, una licenciatura que no tiene, e hizo la Normal en siete años, comenzó en 1982 y la terminó en 1989

En el formato que ella mismo llenó para el Sistema de Información Legislativa, dice que tiene una licenciatura y dos maestrías, pero las fechas y las cédulas no coinciden.

Asegura que tiene una licenciatura en Educación Básica terminada en 1986, un master en Pedagogía de 1994, y una Maestría en Administración de Instituciones Educativas por el ITESM, de 2001.

La biografía que entregó a la prensa cuando fue candidata a gobernadora del Estado de México, afirma que ella dio clases en varias primarias, como la “Doctor Gustavo Baz”, en Chiconcuac, entre 1982 a 1987.

Según el Registro Nacional de Profesionistas, Delfina obtuvo su cédula como Profesor en Educación Primaria, por la Normal de Texcoco en 1989, o sea dio, clase sin título o no dio clase.

Y Delfina no es licencia en Educación Básica, y aunque ser maestro normalista sea un equivalente, la realidad es que la licenciatura es un escalón arriba del título de profesor.

Hay una cédula profesional de la UPN pero no de 1986 sino de 1992, la 755673, y no es por una “Maestría en Pedagogía”, sino por la Licenciatura en Educación Básica

Y la maestría en el ITESM sí es del 2001, pero ella tiene dos licenciaturas y una maestría y resulta que dio clases en educación básica sin haber terminado la carrera.

El asunto no es cualquier cosa porque ya no se trata de una presidenta municipal de Texcoco ni tampoco de una legisladora federal, sino de la persona a cargo de la educación pública en México

Y también está reprobada en Geografía de México, porque según lo dijo en su comparecencia en el Senado de la República, Hermosillo y Cananea, están en el estado de Jalisco.

Pero también y cómo “nadien” está reprobada en Español… No es posible pasar ese error en una secretaria de Educación. Ya sería grave en un legislador, pero en la persona a cargo de la educación pública, es trágico.

Pero lo mejor son sus uñas largas al menos a favor del Presidente: “Si robas para AMLO, no hay cárcel, hay premio. Y para muestra, un botón: Delfina”, acus+ó Lilly Tellez en Twitter.

En 2017, cuando era candidata a gobernadora del Estado de México, el PAN denuncio que entre 2013 y 2015, a descontó 10 por ciento de su salario a empleados del municipio de Texcoco para darlo a Morena.

Las retenciones pudieron haber sobrepasado los 13 millones de pesos y además hay acusaciones que también desvío el dinero que el DIF municipal recaudaba de pensiones alimenticias de padres.

“No, no doy nada de opinión, somos muy respetuosos y lo que determine el tribunal, en su momento lo hablaremos”, dijo la todavía Secretaria de Educación que hace lucir como gigante moral a Fausto Alzati.

User007@mxpress.mx

Por favor acceder para comentar.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba